Em­ma­nuel la lía

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

No. No pien­sen en la sen­sual Syl­via Kris­tel, Em­ma­nue­lle. Qué tiem­pos. La opro­bio­sa nos la ve­tó en su día. Ad­vino en 1979. Me in­ten­té co­lar jun­to con mi pan­da del ins­ti­tu­to en el Sa­lón Tea­tro com­pos­te­lano y me pi­die­ron el DNI. Aún no lo te­nía­mos. La co­la era im­pre­sio­nan­te, sobre to­do de bi­go­tu­dos con pan­ta­lo­nes Lois de cam­pa­na. No. Aquí me re­fie­ro al otro Em­ma­nuel. Ma­cron. Ya sa­ben qué sig­ni­fi­ca Em­ma­nuel: Dios en­tre no­so­tros. Pa­ra los de­va­lua­dos ma­no­los his­pa­nos que un ga­lo ha­ga ga­la de es­te nom­bre es to­do un so­plo de or­gu­llo. Des­de que Em­ma­nuel es nues­tro sal­va­dor ya no me in­tere­sa otro más mo­derno en una fu­tu­ra vi­da te­rre­nal o ex­tra­te­rre­nal. Ma­nuel mo­la.

Pe­ro Em­ma­nuel no es Dios y, por tan­to, no es om­nis­cien­te ni om­ni­po­ten­te. Ni tam­po­co la fla­mí­ge­ra lla­ma se ha po­sa­do sobre su cabeza, un­gién­do­lo con di­vi­na sa­bi­du­ría. Per­dón por el pleo­nas­mo. Él, Em­ma­nuel, lo ig­no­ra, pe­ro así es. En la cum­bre del G20 de Ham­bur­go, un pér­fi­do cro­nis­ta le pre­gun­tó que qué opi­na­ba de un Plan Marshall pa­ra Áfri­ca y Em­ma­nuel con­tes­tó sin des­pei­nar­se que eso no va­lía pa­ra na­da, por­que el pro­ble­ma afri­cano es —ojo al tér­mino— «ci­vi­li­za­cio­nal». ¿Y qué quie­re de­cir es­to? Pues, se­gún Em­ma­nuel, que co­mo las afri­ca­nas tie­nen sie­te u ocho ra­pa­ces per cá­pi­ta, ja­más van a pro­gre­sar con unos mi­les de millones de eu­ros.

Hom­bre, Em­ma­nuel. Mu­chas se­ño­ras de Áfri­ca, sobre to­do mu­sul­ma­nas, tie­nen tantos chu­rum­be­les por­que es­tán sub­yu­ga­das co­mo no han es­ta­do las eu­ro­peas des­de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Ade­más, tie­nen ve­da­dos los an­ti­con­cep­ti­vos. Y, por si fue­ra po­co, sus hi­jos son la úni­ca Se­gu­ri­dad So­cial que co­no­cen pa­ra la ve­jez. ¿Quie­res ayu­dar­las? Pues prio­ri­za a las mu­je­res. Da­les vi­sas pre­fe­ren­tes de en­tra­da en la UE pa­ra que pue­dan ca­pi­ta­li­zar­se y re­gre­sar a sus pue­blos con un di­ne­ro que las ha­rá lí­de­res en sus co­mu­ni­da­des. In­vier­te en los or­fa­na­tos de niñas o pro­mue­ve su adop­ción eu­ro­pea pa­ra que no cai­gan en el cir­cui­to in­fer­nal. Pe­ro, Em­ma­nuel, cul­pa­bi­li­zar a las mu­je­res afri­ca­nas del desas­tre de esos paí­ses no es jus­to ni ho­nes­to. Fo­men­ta que sur­jan mi­lla­res de Em­me­li­nes Goul­den-Pank­hurst y to­do me­jo­ra­rá.

En la fran­co­fo­nía afri­ca­na se mon­tó el lío. Di­cen que Em­ma­nuel es un crip­to­rra­cis­ta y que co­mo no tie­ne hi­jos se cree que to­dos de­ben ser co­mo él, pri­mer pre­si­den­te Kin­der­los de la V Re­pú­bli­ca, ya que Pom­pi­dou al me­nos adop­tó un ra­paz. Pom­pi­dou, por cier­to, tam­bién exem­plea­do de la ban­ca Roths­child. Ma­cron es lo me­jor que nos ha po­di­do su­ce­der en Eu­ro­pa, vis­to el de­sola­dor pa­no­ra­ma cir­cun­dan­te, pe­ro cri­ti­car de es­ta for­ma sin ofre­cer so­lu­cio­nes re­sul­ta im­pro­pio de una per­so­na tan cul­ta e in­te­li­gen­te. No se pue­de pre­su­mir de leer a Bau­de­lai­re y po­sar en la fo­to ofi­cial cual em­pe­ra­dor con Stend­hal, Gi­de y las Memorias de gue­rra de De Gau­lle pa­ra lue­go sol­tar es­ta pi­fia o bu­ta­de sobre las del to­do ad­mi­ra­bles se­ño­ras afri­ca­nas, co­mo las mal­ga­ches que re­clu­ta­ron pa­ra los cé­li­bes pai­sa­nos bre­to­nes. Je me sou­viens, me acuer­do, co­mo los que­be­quen­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.