Ma­du­ro pro­mue­ve una ley que cas­ti­ga más los es­cra­ches que los ho­mi­ci­dios

La Cons­ti­tu­yen­te pro­mo­ve­rá una «co­mi­sión de la ver­dad» pa­ra juz­gar las ma­ni­fes­ta­cio­nes de los úl­ti­mos me­ses

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTE­RO

El pre­si­den­te ve­ne­zo­lano, Ni­co­lás Ma­du­ro, en­tre­gó a la cues­tio­na­da Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te, con­tro­la­da por sus afi­nes, un pro­yec­to de ley con­tra el odio que per­mi­ti­rá sen­ten­cias de en­tre 15 y 25 años de cár­cel a las per­so­nas que ha­gan es­cra­ches con­tra fun­cio­na­rios, pe­nas ma­yo­res a las que tie­ne el Có­di­go Pe­nal por el de­li­to de ho­mi­ci­dio.

El man­da­ta­rio afir­mó que «es ne­ce­sa­rio pa­rar las ma­ni­fes­ta­cio­nes de odio y de in­to­le­ran­cia», mien­tras la pro­pia Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te (que el jue­ves se arro­gó la po­tes­tad de con­tro­lar to­dos los de­más po­de­res y re­for­mar to­do el sec­tor pú­bli­co), anun­ció la crea­ción de una «co­mi­sión de la ver­dad», con ca­pa­ci­dad pa­ra juz­gar a la opo­si­ción por los cua­tro me­ses de pro­tes­tas que ha vi­vi­do el país.

Ma­du­ro en­ca­be­zó un ac­to de la Cons­ti­tu­yen­te en el he­mi­ci­clo del Par­la­men­to en el que se­ña­ló, en re­la­ción a las re­cien­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes, que «tie­ne que lle­gar la jus­ti­cia, jus­ti­cia se­ve­ra con los ase­si­nos. No im­por­ta el nom­bre, no im­por­ta el ape­lli­do, no im­por­ta el car­go, que va­ya a la cár­cel quien lla­mó a la vio­len­cia y a la muer­te, cár­cel pa­ra ellos», agre­gan­do que im­pul­sa­rá un diá­lo­go con la opo­si­ción, que se­rá «por las bue­nas o por las ma­las».

In­me­dia­ta­men­te des­pués de su in­ter­ven­ción, Ta­rek Wi­lliam Saab, el fis­cal ge­ne­ral de­sig­na­do por la Cons­ti­tu­yen­te (aun­que no lo re­co­no­cen Es­ta­dos Uni­dos, la Unión Eu­ro­pea ni 17 na­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas) anun­ció que se «in­ves­ti­ga­rán to­dos los ca­sos de muer­tes du­ran­te las pro­tes­tas», aun­que la fis­cal ge­ne­ral des­ti­tui­da, Lui­sa Or­te­ga Díaz, ha se­ña­la­do que de to­dos los ho­mi­ci­dios re­gis­tra­dos du­ran­te los más de 120 días de pro­tes­tas, so­lo tres son de fun­cio­na­rios y prác­ti­ca­men­te to­dos pue­den atri­buir­se a la Guar­dia Na­cio­nal, a la Po­li­cía Na­cio­nal o a los co­lec­ti­vos pa­ra­mi­li­ta­res al ser­vi­cio del Go­bierno ve­ne­zo­lano.

Mien­tras, Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, aler­tó sobre un «nue­vo y ate­mo­ri­zan­te in­cre­men­to de la re­pre­sión en Ve­ne­zue­la», orien­ta­do, jus­ta­men­te, con­tra la opo­si­ción po­lí­ti­ca. «Al quitar a fun­cio­na­rios de sus pues­tos sin nin­gún mo­ti­vo le­gí­ti­mo, la Ad­mi­nis­tra­ción de Ma­du­ro es­tá cru­zan­do una lí­nea muy de­li­ca­da», di­jo Eri­ka Gue­va­ra-Ro­sas, di­rec­to­ra pa­ra las Amé­ri­cas de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, en alu­sión a la de­ten­ción de cinco al­cal­des opo­si­to­res y los jui­cios por «desaca­to» a de­ci­sio­nes del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia con­tra otros on­ce que rá­pi­da­men­te pu­die­ran se­guir el mis­mo des­tino.

«El Go­bierno de Ma­du­ro es­tá in­ten­tan­do im­po­ner un con­trol ex­tre­mo sobre cual­quier for­ma de di­si­den­cia», in­di­có Gue­va­ra-Ro­sas, pre­gun­tán­do­se «¿has­ta dón­de es­tá dis­pues­to a lle­gar el Go­bierno ve­ne­zo­lano pa­ra si­len­ciar a quie­nes pien­san di­fe­ren­te? La res­pues­ta es ate­rra­do­ra».

Se­gún la oe­ne­gé Fo­ro Pe­nal Ve­ne­zo­lano, ya son 626 los pre­sos po­lí­ti­cos en Ve­ne­zue­la, cuan­do en abril había cien; más de cinco mil per­so­nas han si­do pri­va­das ile­gí­ti­ma­men­te de su li­ber­tad du­ran­te es­tos cinco me­ses.

Des­de Ma­drid, Fer­nan­do Pa­la­cios, pre­si­den­te del Par­ti­do Na­cio­nal Li­be­ral Cu­bano, in­di­có que el Go­bierno de Ma­du­ro «co­pia los mé­to­dos cu­ba­nos. Quien go­bier­na Ve­ne­zue­la es el Go­bierno cu­bano».

Ma­du­ro com­pa­re­ció ayer ante la Cons­ti­tu­yen­te en la se­de de la Asam­blea Na­cio­nal pa­ra ser ra­ti­fi­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.