«Lo que quie­ro es no te­ner do­lor, ya me da igual que me sa­quen las trom­pas»

La ga­lle­ga Su­sa­na San­ta­ma­ri­ña es una de las afec­ta­das por el an­ti­con­cep­ti­vo Es­su­re

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - E. ÁLVAREZ

La aso­cia­ción de afec­ta­das es­ti­ma que hay más de mil mu­je­res en Es­pa­ña con pro­ble­mas El Ser­gas dio el avi­so de la re­ti­ra­da a las ge­ren­cias, pe­ro ase­gu­ra que no ha re­ci­bi­do que­jas

Con dos hi­jas de­ci­dió plan­tar­se y op­tar por un an­ti­con­cep­ti­vo de­fi­ni­ti­vo. Su­sa­na San­ta­ma­ri­ña acu­dió a su ma­tro­na pa­ra so­li­ci­tar una li­ga­du­ra de trom­pas, y le pro­pu­sie­ron Es­su­re, ya que evi­ta la ci­ru­gía y tie­ne una efec­ti­vi­dad si­mi­lar. Se tra­ta del pro­duc­to que Sa­ni­dad ha re­ti­ra­do del mer­ca­do tem­po­ral­men­te por ca­re­cer del cer­ti­fi­ca­do CE. No obs­tan­te, la Agen­cia Es­pa­ño­la del Me­di­ca­men­to ase­gu­ra que los es­tu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos no cues­tio­nan la re­la­ción en­tre ries­go y be­ne­fi­cio, por lo que no se acon­se­ja nin­gún cam­bio en las mu­je­res que ya lle­van es­te im­plan­te.

No obs­tan­te, des­de ha­ce tiempo han sur­gi­do vo­ces sobre los efec­tos se­cun­da­rios y las mo­les­tias de es­te an­ti­con­cep­ti­vo de­fi­ni­ti­vo, has­ta el pun­to de que en Bra­sil se ha re­ti­ra­do y en Es­pa­ña hay una aso­cia­ción de afec­ta­das. En el ca­so de Su­sa­na, que vi­ve en Ca­rral, las mo­les­tias co­men­za­ron a los cinco días y la lle­va­ron a ur­gen­cias. Fue a prin­ci­pios de julio del pa­sa­do año. Le ex­pli­ca­ron que el cuer­po se es­ta­ba adap­tan­do al im­plan­te —una es­pe­cie de mue­lle que se co­lo­ca en las trom­pas—, por lo que no era ex­tra­ño te­ner do­lor. Se fue con ibu­pro­feno y pa­ra­ce­ta­mol in­ter­ca­la­do, pen­dien­te de la re­vi­sión a los tres me­ses.

No aguan­tó ese pla­zo y vol­vió en mes y me­dio. La eco­gra­fía es­ta­ba bien, y cuan­do re­gre­só pa­ra la re­vi­sión pac­ta­da le ex­pli­ca­ron que no es­ta­ba bien ci­ca­tri­za­do. Las mo­les­tias no pa­ra­ron. Ca­lam­bres y ti­ran­tez cuan­do pi­sa el em­bra­gue a fon­do, ibu­pro­feno y pa­ra­ce­ta­mol, y do­lor cuan­do quie­re co­ger a su hi­ja pe­que­ña, de año y me­dio. En febrero se plan­tó en el mé­di­co de ca­be­ce­ra. «Ya le di­je que no aguan­ta­ba más y di­rec­ta­men­te me die­ron ci­ta en el Ven­to­rri­llo. Les ex­pli­qué que lle­va­ba me­di­cán­do­me des­de ha­cía más de sie­te me­ses sin so­lu­ción», cuen­ta es­ta jo­ven.

Fi­nal­men­te vol­vió al Ma­terno de A Co­ru­ña y tras ha­cer­le una eco­gra­fía le di­je­ron que había que sa­car las trom­pas. «Me da igual que me sa­quen las trom­pas, lo que quie­ro es una so­lu­ción y que me sa­quen el do­lor», ex­pli­ca. Cuen­ta que los sa­ni­ta­rios vie­ron que ha­ce un par de años había te­ni­do una in­fec­ción en las trom­pas de Fa­lo­pio, por lo que esa zo­na po­dría es­tar irri­ta­da y de ahí el do­lor. Su­sa­na es­tá aho­ra pen­dien­te de la ope­ra­ción pa­ra que le ex­tir­pen las trom­pas, ya hi­zo el preope­ra­to­rio y con­fía en pa­sar por qui­ró­fano en el mes de sep­tiem­bre. «Me ex­pli­ca­ron en qué con­sis­tía, se­rá con la­pa­ros­co­pia y la re­cu­pe­ra­ción se­rá más o me­nos de un mes. Si­go to­man­do Neo­bu­frén y pa­ra­ce­ta­mol, y sobre to­do si co­jo a mi hi­ja no­to bas­tan­te do­lor», con­clu­ye.

El de Su­sa­na es uno de los ca­sos de mu­je­res que op­ta­ron por es­te an­ti­con­cep­ti­vo pa­ra evi­tar la li­ga­du­ra pe­ro que han te­ni­do com­pli­ca­cio­nes con él. Des­de la aso­cia­ción de afec­ta­das ase­gu­ran que hay más de mil en Es­pa­ña. No obs­tan­te, el pro­duc­to, de Ba­yer, no se ha re­ti­ra­do por los efec­tos se­cun­da­rios, sino que se sus­pen­de su uso de for­ma tem­po­ral has­ta el 2 de noviembre del 2017 por la au­sen­cia de cer­ti­fi­ca­do. La Agen­cia del Me­di­ca­men­to úni­ca­men­te ex­pli­có en un co­mu­ni­ca­do que las mu­je­res que ten­gan al­gu­na mo­les­tia de­ben con­sul­tar a su mé­di­co, mien­tras que las que es­tén a la es­pe­ra de una im­plan­ta­ción, de­ben valorar con los fa­cul­ta­ti­vos otros mé­to­dos.

El Ser­gas afir­mó es­ta se­ma­na ha­ber tras­la­da­do a to­das las ge­ren­cias la sus­pen­sión de es­te pro­duc­to y no te­ner que­jas has­ta el mo­men­to, ni de fa­cul­ta­ti­vos ni de usua­rias, por es­te mé­to­do.

El res­pon­sa­ble del ser­vi­cio de gi­ne­co­lo­gía del com­ple­jo ou­ren­sano, Jo­sé Luis Do­val, se­ña­la­ba que es un sis­te­ma que al me­nos en la ex­pe­rien­cia que han te­ni­do en Ou­ren­se pre­sen­ta me­nos com­pli­ca­cio­nes que otros y, por ejem­plo, se re­ti­ran pro­por­cio­nal­men­te más DIU por pro­ble­mas pa­ra to­le­rar­lo. Hay que re­cor­dar que no es un mé­to­do re­ver­si­ble, es de­cir, es pa­ra mu­je­res que ha­yan de­ci­di­do no te­ner más hi­jos.

¿Qué es?

La pro­pia So­cie­dad Es­pa­ño­la de Gi­ne­co­lo­gía y Obs­te­tri­cia ha ela­bo­ra­do una guía sobre có­mo ac­tuar cuan­do una pa­cien­te re­fie­re mo­les­tias y re­cuer­da que Es­su­re es un mé­to­do de con­tra­cep­ción per­ma­nen­te, de­fi­ni­ti­vo e irre­ver­si­ble, que con­sis­te en la obs­truc­ción de las trom­pas de Fa­lo­pio al co­lo­car un mue­lle ex­pan­si­ble de cua­tro cen­tí­me­tros de lon­gi­tud en el interior de las mis­mas, lo que im­pi­de el em­ba­ra­zo. El pro­ce­so de co­lo­ca­ción sue­le du­rar unos diez mi­nu­tos.

El do­lor que su­fre Su­sa­na no le de­ja aban­do­nar el Neo­bu­frén

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.