Una brú­ju­la pa­ra Guy Rit­chie

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - MI­GUEL AN­XO FER­NÁN­DEZ

Se­ría muy có­mo­do atri­buir es­te des­a­gui­sa­do a los pro­duc­to­res — War­ner en­tre ellos— y al di­rec­tor, el an­ta­ño re­fres­can­te Guy Rit­chie y aho­ra un ti­po ne­ce­si­ta­do de brú­ju­la pa­ra re­cu­pe­rar su nor­te crea­ti­vo. Pe­ro Rit­chie tam­bién es­tá en el guion, con lo cual ha­brá que em­pi­to­nar­lo por va­rias ra­zo­nes. Por ha­ber­se to­ma­do a chi­ri­go­ta la ma­no­sea­da le­yen­da del rey Arturo, ex­pri­mi­da por el cine has­ta el mo­ño, con lo cual uno es­pe­ra­ba que, al me­nos, le die­ra un re­vol­cón. Por ha­ber des­pil­fa­rra­do 170 millones de dó­la­res, ofre­cien­do un pro­duc­to ya vis­to mu­chas ve­ces en lo que va de XXI. Por ha­ber man­ga­do con des­ca­ro se­cuen­cias y looks de fran­qui­cias pre­vias co­mo El se­ñor de los ani­llos —in­clu­so de El Hob­bit—, Jue­go de tro­nos e in­clu­so Harry Pot­ter, que al me­nos apos­ta­ban por la ori­gi­na­li­dad y la ho­nes­ti­dad mains­tream. Aquí to­do sue­na a ven­ta­jis­ta, y uno la­men­ta que es­te fra­ca­so de ta­qui­lla —que ya lo es en me­dio mun­do— lle­ve a los apo­ca­líp­ti­cos a re­afir­mar­se en que el cine

pa­ra pan­ta­lla gran­de ya no va­le la pena. Una des­fa­cha­tez.

La fal­sa creen­cia de su­po­ner que ga­ran­ti­zar un buen es­pec­tácu­lo pa­sa por asi­mi­lar las con­ven­cio­nes de los vi­deo­jue­gos es otro error. Rey Arturo: la le­yen­da

de Ex­ca­li­bur tam­bién cae en esa tram­pa, tan­to en su con­cep­ción del ritmo, en lo es­que­má­ti­co de sus per­so­na­jes, en su aca­ba­do visual —has­ta abu­sa del slow-mo­tion, léa­se cámara len­ta— y en su renuncia a sor­pren­der. Re­gre­se­mos a los per­so­na­jes, el ma­lo­ma­lí­si­mo que en­car­na Ju­de Law es de tra­ca, qui­zá el peor re­gis­tro de su ca­rre­ra, aun­que se­gu­ra­men­te muy sa­bro­so pa­ra su bol­si­llo. El pro­pio Arturo es un mos­tren­co du­ran­te más de me­dia pe­lí­cu­la, sin una de­fi­ni­ción cla­ra. Se cría en­tre fu­la­nas en Lon­do­nium —¡co­mo pa­ra fu­si­lar a los guio­nis­tas!—, re­par­te man­do­bles a po­rri­llo y al fi­nal, ha­la, la es­pa­da de ma­rras… De guin­da, sa­le Beck­ham, aquel ga­lác­ti­co de Flo­ren­tino, un fut­bo­lis­ta de apro­ba­do que aho­ra pi­de a gri­tos diez años en el Ac­tor’s Stu­dio… Ah sí, la mú­si­ca muy guay. Pe­ro o al­guien se vuelve lo­co, o es­te Arturo ya no se­gui­rá en otras cinco en­tre­gas co­mo ha­bían pre­vis­to. Pe­ni­ta, pena.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.