Un am­bu­lan­te ven­día to­da cla­se de ar­mas prohi­bi­das en San­xen­xo

Se le in­ves­ti­ga por un de­li­to que im­pli­ca has­ta 3 años de cár­cel

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - LÓ­PEZ PENIDE

Un ar­se­nal de ar­mas blan­cas prohi­bi­das. Es­to es lo que te­nía ex­pues­to pa­ra su ven­ta al pú­bli­co un am­bu­lan­te en uno de los pues­tos de la fe­ria mul­ti­sec­to­rial de Por­to­no­vo, en el mu­ni­ci­pio pon­te­ve­drés de San­xen­xo. Su res­pon­sa­ble, una mu­jer con pa­sa­por­te de Ru­ma­nía, ha si­do in­ves­ti­ga­da —fi­gu­ra equi­pa­ra­ble a la de impu­tada— por la Guardia Civil co­mo su­pues­ta au­to­ra de un de­li­to de te­nen­cia y ven­ta de ar­mas prohi­bi­das.

En la ma­dru­ga­da del jue­ves pa­sa­do, agen­tes ads­cri­tos a la Pa­tru­lla Fis­cal y Fron­te­ras de Vi­la­gar­cía, en co­la­bo­ra­ción con una do­ta­ción de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na del pues­to de es­ta lo­ca­li­dad arou­sa­na, lle­va­ron a ca­bo una ins­pec­ción ru­ti­na­ria en los dis­tin­tos es­tands que con­for­man la fe­ria. De es­te mo­do, los guar­dias com­pro­ba­ron que en uno de los pues­tos, en­tre otros ob­je­tos que se ex­hi­bían, ha­bía cer­ca de un cen­te­nar de lla­ves de pu­gi­la­to, cu­ya ven­ta y te­nen­cia es­tá ti­pi­fi­ca­da y pe­na­da por el vi­gen­te Có­di­go Pe­nal, pre­ci­sa­ron ayer des­de la Co­man­dan­cia de Pontevedra.

Se tra­ta de un de­li­to que la le­gis­la­ción española cas­ti­ga en la ac­tua­li­dad con una pe­na que se mue­ve en­tre el año de pri­sión y los tres de cár­cel. No obs­tan­te, el pro­pio Có­di­go Pe­nal de­ja abier­ta la po­si­bi­li­dad de que los jue­ces, a ins­tan­cia de lo que sos­ten­gan las acu­sa­cio­nes y la defensa, re­ba­jen tal con­de­na en un gra­do siem­pre y cuan­do, «por las cir­cuns­tan­cias del he­cho y del cul­pa­ble, se evi­den­cie la fal­ta de in­ten­ción de usar las ar­mas con fi­nes ilí­ci­tos».

Una lin­ter­na-pu­ñal

De igual mo­do, en es­te ope­ra­ti­vo, la Guardia Civil se in­ter­vino de ca­si me­dio cen­te­nar de pu­ños ame­ri­ca­nos —con­cre­ta­men­te, eran 46—, dos do­ce­nas de na­va­jas ti­po ma­ri­po­sa, vein­tio­cho es­ti­le­tes, com­pues­tos a su vez por tres cu­chi­llos, así co­mo una lin­ter­na que en su me­ca­nis­mo es­con­de un pu­ñal.

In­me­dia­ta­men­te, se pro­ce­dió por par­te de los agen­tes del ins­ti­tu­to ar­ma­do a iden­ti­fi­car a la mu­jer que es­ta­ba al fren­te de es­te ne­go­cio, al tiem­po que se le no­ti­fi­có su con­di­ción de in­ves­ti­ga­da co­mo pre­sun­ta au­to­ra del ci­ta­do ilí­ci­to pe­nal. Pa­ra­le­la­men­te, se pro­ce­dió al de­co­mi­so de to­das las ar­mas prohi­bi­das que te­nía a la ven­ta, las cua­les fue­ron tras­la­da­das esa mis­ma ma­dru­ga­da has­ta el cuar­tel que la Guardia Civil tie­ne en Vi­la­gar­cía.

En es­tas de­pen­den­cias del ins­ti­tu­to ar­ma­do arou­sano que­da­ron en de­pó­si­to a dis­po­si­ción del Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia e Ins­truc­ción nú­me­ro tres de Cam­ba­dos, cu­yo ti­tu­lar es el ins­truc­tor de la cau­sa ju­di­cial abier­ta. La Guardia Civil ya ha re­mi­ti­do, igual­men­te, las di­li­gen­cias abier­tas al juez, an­te el que tam­bién tendrá que pres­tar de­cla­ra­ción, cuan­do así le sea re­que­ri­do, la in­ves­ti­ga­da acom­pa­ña­da por su re­pre­sen­tan­te le­gal.

GUARDIA CIVIL

Un agen­te com­prue­ba la ma­yor par­te de las ar­mas prohi­bi­das in­ter­ve­ni­das en Por­to­no­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.