Jua­na Ri­vas, más allá del cu­le­brón

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

Co­mo soy ple­na­men­te cons­cien­te de que es­te es uno de esos ar­tícu­los com­ple­jos que pue­den po­ner en pie de gue­rra a la CIELAR (Coor­di­na­do­ra de In­sul­tos en la Red), co­men­za­ré por de­jar cla­ro que en­tien­do el tre­men­do di­le­ma que afec­ta a Jua­na Ri­vas, la ma­dre que es­tá hui­da de la Jus­ti­cia con sus hi­jos pa­ra no te­ner que cum­plir la or­den ju­di­cial de en­tre­gar­los a su ex­pa­re­ja, un ita­liano con­de­na­do ha­ce ocho años por mal­tra­tar­la y a quien Jua­na Ri­vas vol­vió a de­nun­ciar en ju­lio del 2016 por idén­ti­cos mo­ti­vos.

Aho­ra bien, mi com­pren­sión ha­cia una ma­dre que se­gu­ro ac­túa con­ven­ci­da de es­tar ha­cien­do lo me­jor pa­ra su hi­jos, no me im­pi­de ver con cla­ri­dad que una so­cie­dad ci­vi­li­za­da no pue­de fun­cio­nar a ba­se de que ca­da cual se to­me la jus­ti­cia por su mano, in­cum­plien­do las sen­ten­cias ju­di­cia­les si aque­llas no coin­ci­den con sus in­tere­ses, sus con­vic­cio­nes o sus gus­tos.

Por eso, creo que la des­gra­cia­da pro­ta­go­nis­ta de es­ta tra­ge­dia con­ver­ti­da frí­vo­la­men­te en cu­le­brón ha­ría bien en se­guir el con­se­jo del abo­ga­do que la ha ase­so­ra­do pa­ra acu­dir al TCE: pre­sen­tar­se an­te los jue­ces, de­fen­der allí su cau­sa con los ar­gu­men­tos que es­tá per­sua­di­da de te­ner y cum­plir con la sen­ten­cia de la Au­dien­cia de Gra­na­da en tan­to no se re­suel­va el re­cur­so pre­sen­ta­do an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra que es­te la am­pa­re en los de­re­chos que la re­cu­rren­te cree que los jue­ces le han vio­la­do.

Pe­ro, sien­do fá­cil en teo­ría la cues­tión que aca­bo de apun­tar, hay otra que lo es sin em­bar­go mu­cho me­nos: la de si un pa­dre con­de­na­do por mal­tra­to de­be per­der de por vi­da el de­re­cho a la tu­te­la so­bre los hi­jos que ha te­ni­do con la mu­jer mal­tra­ta­da o el de­re­cho a vi­si­tar­los.

Así lo es­tán so­li­ci­tan­do al­gu­nos gru­pos fe­mi­nis­tas, aso­cia­cio­nes de pro­tec­ción de los de­re­chos de las mu­je­res mal­tra­ta­das o de lu­cha con­tra la re­pul­si­va la­cra del mal­tra­to, gru­pos to­dos so­bre cu­yas bue­nas in­ten­cio­nes no ten­go du­da al­gu­na.

Cual­quier ju­ris­ta es cons­cien­te, sin em­bar­go, de la gra­ví­si­ma con­se­cuen­cia que se de­ri­va­ría de la adop­ción de tal sis­te­ma.

Por­que pri­var pa­ra siem­pre a los pa­dres con­de­na­dos por mal­tra­to —es de­cir, al mar­gen del tiem­po trans­cu­rri­do des­de la sen­ten­cia con­de­na­to­ria— de la po­si­bi­li­dad de ver a sus hi­jos o de ac­ce­der a su tu­te­la sig­ni­fi­ca­ría, de he­cho, la in­tro­duc­ción de una pe­na per­pe­tua no re­vi­sa­ble, la úni­ca que pa­sa­ría a exis­tir en el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co es­pa­ñol.

Co­mo ni soy cri­mi­nó­lo­go, ni psi­quia­tra, ni psi­có­lo­go, no co­me­te­ré la osa­día de opi­nar so­bre si tal pri­va­ción per­pe­tua es­tá o no jus­ti­fi­ca­da en es­tu­dios cien­tí­fi­cos pro­pios de sus cam­pos res­pec­ti­vos.

Me li­mi­to a sub­ra­yar, co­mo ju­ris­ta, que to­da pe­na per­pe­tua no re­vi­sa­ble es­tá en abier­ta con­tra­dic­ción con un va­lor esen­cial que nun­ca de­be de­jar de pon­de­rar­se: el de la re­in­ser­ción de quie­nes un día fue­ron con­de­na­dos.

Pri­var pa­ra siem­pre a los pa­dres con­de­na­dos por mal­tra­to de la po­si­bi­li­dad de ver a sus hi­jos o de ac­ce­der a su tu­te­la sig­ni­fi­ca­ría la in­tro­duc­ción de una pe­na per­pe­tua no re­vi­sa­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.