¿Ca­fé pa­ra to­dos?

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Pro­duc­ti­vi­dad por ir a tra­ba­jar: ¿es le­gal? Es­te es el te­ma que ha cen­tra­do el de­ba­te en re­la­ción con la de­ci­sión del Ayun­ta­mien­to de Ponteareas, que ha apro­ba­do un com­ple­men­to de pro­duc­ti­vi­dad pa­ra aque­llos que asis­tan a su tra­ba­jo al me­nos un 90 % de la jor­na­da. Se tra­ta, se­gún ex­pli­can, de una me­di­da pa­ra lu­char con­tra el ab­sen­tis­mo la­bo­ral y me­jo­rar las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas de los em­plea­dos. Un ob­je­ti­vo en­ten­di­ble. Pe­ro la vía qui­zás no sea la más ade­cua­da. La pro­duc­ti­vi­dad de los em­plea­dos pú­bli­cos re­tri­bu­ye el gra­do de in­te­rés, ini­cia­ti­va o es­fuer­zo con que el fun­cio­na­rio desem­pe­ña su tra­ba­jo y el ren­di­mien­to o re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos, y no pa­re­ce que el sim­ple he­cho de ir a tra­ba­jar en­ca­je fá­cil­men­te con ello. Si­llas, me­sas y de­más en­se­res mu­ni­ci­pa­les tam­bién es­tán ahí los 365 días del año y no per­ci­ben com­ple­men­to al­guno. Pe­ro no cai­ga­mos en una vi­sión sim­plis­ta. Es­te te­ma de­be­ría ser­vir pa­ra abrir el pris­ma del de­ba­te so­bre el sis­te­ma re­tri­bu­ti­vo del em­pleo pú­bli­co y si es ade­cua­do a la ac­tual so­cie­dad y Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. El ac­tual mo­de­lo de em­pleo pú­bli­co pe­ca de múl­ti­ples de­fi­cien­cias en su di­se­ño, y el as­pec­to re­tri­bu­ti­vo es una más. Las li­mi­ta­cio­nes a las subidas sa­la­ria­les que es­ta­ble­ce el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co pre­ten­den sol­ven­tar­se, en oca­sio­nes, me­dian­te acuer­dos de du­do­so en­ca­je le­gal. Lo óp­ti­mo se­ría no te­ner que re­cu­rrir a es­te ti­po de acuer­dos, sino dis­po­ner de un sis­te­ma fle­xi­ble que per­mi­ta adap­tar las re­tri­bu­cio­nes de los em­plea­dos pú­bli­cos a un ren­di­mien­to efec­ti­vo, me­di­ble y com­pro­ba­do. La cues­tión es que ya exis­ten es­te ti­po de me­ca­nis­mos que per­mi­ten rom­per con el sis­te­ma ac­tual y re­co­no­cer a los em­plea­dos pú­bli­cos la re­tri­bu­ción que les co­rres­pon­da en aten­ción a su tra­ba­jo. Des­de el año 2007 la eva­lua­ción del desem­pe­ño per­mi­te va­lo­rar la con­duc­ta pro­fe­sio­nal y el ren­di­mien­to o lo­gro de re­sul­ta­dos.

Pe­ro su apli­ca­ción exi­ge va­len­tía por par­te de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra ex­plo­rar sus po­si­bi­li­da­des. Sin­di­ca­tos, po­lí­ti­cos y tra­ba­ja­do­res de­ben lle­gar a un con­sen­so vin­cu­lan­do in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos al cum­pli­mien­to de ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos, con la asig­na­ción de in­di­ca­do­res que mi­dan la ca­li­dad y la can­ti­dad de los ser­vi­cios pú­bli­cos. Sin em­bar­go, la au­sen­cia de in­di­ca­do­res ob­je­ti­vos en la ges­tión pú­bli­ca di­fi­cul­ta la ta­rea de me­dir las va­ria­bles aso­cia­das a la pro­duc­ti­vi­dad. Es pre­ci­so in­tro­du­cir in­cen­ti­vos al ren­di­mien­to ba­sa­dos en in­di­ca­do­res de ges­tión. Pa­ra ello, la cla­ve y el desafío es en­con­trar los in­di­ca­do­res co­rrec­tos, te­nien­do en cuen­ta la na­tu­ra­le­za y ob­je­ti­vo final de ca­da ser­vi­cio pú­bli­co; y, por su­pues­to, su­peran­do cri­te­rios me­ra­men­te eco­no­mi­cis­tas, pues en el sec­tor pú­bli­co es el va­lor y no el cos­te del ser­vi­cio lo que ha de te­ner­se en cuen­ta, de ahí que lo im­por­tan­te sea la ca­li­dad. El ca­so de Ponteareas no es el pri­me­ro ni se­rá el úl­ti­mo. Ca­fé pa­ra to­dos no de­be­ría ser una op­ción. Pa­gar más a quien rin­de más y me­jor es una má­xi­ma que tam­bién se de­be­ría apli­car a la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.