Una cam­pa­ña mar­ca­da por la des­apa­ri­ción de un lí­der ma­pu­che y el ve­to a Me­nem

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

La au­sen­cia de un de­ba­te elec­to­ral ca­ra a ca­ra en­tre los prin­ci­pa­les lí­de­res del país no ha en­fria­do el cli­ma po­lí­ti­co en las ca­lles. Las ho­ras pre­vias a las pri­ma­rias es­tu­vie­ron mar­ca­das por la des­apa­ri­ción de Santiago Mal­do­na­do ha­ce dos se­ma­nas. Mi­les de per­so­nas se ma­ni­fes­ta­ron el vier­nes en la pla­za de Ma­yo pa­ra exi­gir la apa­ri­ción con vi­da del jo­ven, que des­apa­re­ció tras par­ti­ci­par en una se­rie de pro­tes­tas de la co­mu­ni­dad in­dí­ge­na ma­pu­che en la pro­vin­cia de Chu­but, en el sur del país.

Va­rios gru­pos de de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos ins­ta­ron al Go­bierno a po­ner en mar­cha las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra en­con­trar a Mal­do­na­do, un ar­te­sano de 28 años, que po­dría ha­ber si­do de­te­ni­do por ha­ber par­ti­ci­pa­do en las ma­ni­fes­ta­cio­nes.

Has­ta aho­ra, el Go­bierno no ha da­do nin­gún ti­po de in­for­ma­ción so­bre el ca­so. La mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad del país, Pa­tri­cia Bull­rich, afir­mó re­cien­te­men­te que «no hay nin­gún in­di­cio» de que las fuer­zas de se­gu­ri­dad de­tu­vie­ran a Mal­do­na­do ni de que él hu­bie­ra estado si­quie­ra en el lu­gar de los he­chos.

Pen­dien­te de sen­ten­cia

Otro de los nom­bres pro­pios de la cam­pa­ña elec­to­ral ha si­do el del ex­pre­si­den­te ar­gen­tino Carlos Me­nem (1989-1999), con­de­na­do en dos opor­tu­ni­da­des a pe­nas de pri­sión pe­ro que se en­cuen­tra en li­ber­tad, no po­drá com­pe­tir co­mo as­pi­ran­te al Se­na­do por fal­ta de ido­nei­dad mo­ral, se­gún un tri­bu­nal de jus­ti­cia elec­to­ral. «Cuan­to ma­yor sea la je­rar­quía del em­pleo o de la fun­ción, ma­yor de­be ser el gra­do de mo­ra­li­dad a exi­gir­se», sos­tu­vo la Cá­ma­ra Na­cio­nal Elec­to­ral.

El ex­man­da­ta­rio ar­gen­tino, de 86 años, te­nía pre­vis­to pre­sen­tar­se co­mo pre­can­di­da­to a se­na­dor na­cio­nal en re­pre­sen­ta­ción de la pro­vin­cia de La Rio­ja, su tie­rra na­tal, en la que se desem­pe­ñó co­mo go­ber­na­dor en tres pe­río­dos en las dé­ca­das de los 70 y los 80 y por la que es ac­tual­men­te se­na­dor des­de el 2011. En­ton­ces aún no te­nía con­de­nas fir­mes.

Vo­tan­tes in­fil­tra­dos

La úl­ti­ma de las po­lé­mi­cas apa­re­ció ayer mis­mo al anun­ciar el Go­bierno un re­fuer­zo de las fron­te­ras pa­ra evi­tar hoy la en­tra­da ma­si­va de vo­tan­tes «tru­chos» (fal­sos) pro­ce­den­tes del ex­te­rior. En Ar­gen­ti­na es obli­ga­to­rio vo­tar. Los que no lo ha­gan son san­cio­na­dos con una mul­ta de 50 dó­la­res y la im­po­si­bi­li­dad de ha­cer ges­tio­nes an­te las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas du­ran­te un año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.