No pre­gun­tes el por­qué

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - EDUAR­DO GA­LÁN BLAN­CO

El cos­tum­bris­mo ha pro­por­cio­na­do mu­chos éxi­tos co­mer­cia­les al cine, siem­pre muy so­na­dos en la co­me­dia ita­lia­na. Des­de Don Ca­mi­lo, nos he­mos tra­ga­do mu­chas cró­ni­cas de un pue­blo, de las al­tu­ras Do­lo­mi­tas a la Ca­la­bria pro­fun­da. Bien­ve­ni­dos al Nor­te, se­ño­res. O Bien­ve­ni­dos al Sur. La ho­ra del cam­bio apli­ca la mis­ma fór­mu­la que sus pre­ce­den­tes, sin pre­gun­tar­se mu­cho, bus­can­do un éxi­to que en Ita­lia ha si­do cla­mo­ro­so. Se tra­ta de una pe­lí­cu­la pe­que­ña, sim­ple, des­pro­vis­ta de to­da en­jun­dia, pe­ro que di­vier­te. Y que pron­to ol­vi­da­rás.

Por sex­ta o sép­ti­ma vez, la pa­re­ja de có­mi­cos Sal­va­to­re Fi­ca­rra y Va­len­tino Pi­co­ne —muy cé­le­bres en su país— re­pi­ten el es­que­ma que ya le apli­ca­ron a éxi­tos co­mo An­dia­mo a aquel pae­se, Pre­gún­ta­me si soy fe­liz o Mu­je­res con­tra hom­bres. Co­mo en to­da co­me­dia de con­flic­to, sus per­so­na­jes son pu­ro con­tra­pun­to: uno es un egoís­ta y opor­tu­nis­ta, el otro ci­vi­li­za­do y con­cien­cia­do. Pe­ro se uni­rán, co­mo to­dos los elec­to­res de un pue­blo si­ci­liano, fren­te a la «ex­ce­si­va ur­ba­ni­dad» del nue­vo al­cal­de, bue­na per­so­na y ra­zo­na­ble, que ha ve­ni­do a com­ba­tir la co­rrup­ción, las co­mi­sio­nes, la de­sidia y el caos. Co­mo di­ji­mos, la pe­lí­cu­la jue­ga con los con­tras­tes, tam­bién en el fí­si­co an­ta­gó­ni­co de los sol­ven­tes ac­to­res. Fi­ca­rra tie­ne as­pec­to de apro­ve­cha­do, mien­tras que Pi­co­ne lu­ce ton­to­rrón. Vin­cen­zo Ama­to es un pul­cro y ho­nes­to nue­vo al­cal­de mien­tras que Tony Spe­ra­ne­do cla­va al de­pues­to, arro­gan­te y mal­edu­ca­do. Y así es to­do el re­par­to, so­bre­sa­lien­do el gran se­cun­da­rio Leo Gu­llot­ta de cu­ra fac­to­tum que es un ho­me­na­je al fa­lle­ci­do Leo­pol­do Tries­te, im­pla­ca­ble cen­sor de be­sos en Ci­ne­ma Paradiso.

Al guion le fal­ta ma­la uva y le so­bra co­rrec­ción. Es­tá re­co­rri­do de chis­tes fa­ci­lo­nes —«¡Vo­ta Pa­ta­né y no pre­gun­tes por­qué!»—, y blan­dos ser­mo­nes, co­mo ese dis­cur­so des­de el bal­cón del buen al­cal­de que nos ha­ce año­rar los de Bien­ve­ni­do Mís­ter Mars­hall o El amor del ca­pi­tán Bran­do. Ahí es­cu­cha­mos: «La ho­nes­ti­dad no es so­lo una pa­la­bra bo­ni­ta o al­go que exi­gi­mos al ve­cino…». En fin, bue­nas in­ten­cio­nes, sin más. Eso sí, per­fec­tas pa­ra dar cla­ses de la ex­tin­ta y ne­ce­sa­ria edu­ca­ción a la ciu­da­da­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.