Ca­da ca­rril guía al con­duc­tor a una sa­li­da con­cre­ta

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz De Ourense -

La di­fe­ren­cia en­tre las tur­bo­rro­ton­das y las con­ven­cio­na­les ra­di­ca en que ca­da ca­rril guía al vehícu­lo a una sa­li­da con­cre­ta. De es­ta ma­ne­ra se pre­ten­de eli­mi­nar lo más po­si­ble las co­li­sio­nes la­te­ra­les y las con­fu­sio­nes que to­da­vía tie­nen al­gu­nos con­duc­to­res res­pec­to a la pre­fe­ren­cia de pa­so. El úni­co la­do ne­ga­ti­vo de la me­di­da —ade­más del au­men­to del rui­do de trá­fi­co por la ve­lo­ci­dad— es que si uno se equi­vo­ca de ca­rril no pue­de sa­lir y de­be­rá to­mar una sa­li­da que no desea­ba y re­gre­sar de nue­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.