Al­fre­do Gar­cía: «Siem­pre he estado de­fen­dien­do los in­tere­ses de mis ciu­da­da­nos»

El re­gi­dor bar­quen­se di­ce que sus co­le­gas del PP no se que­jan del re­par­to de fon­dos en la Dipu­tación por dis­ci­pli­na de par­ti­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz De Ourense - MI­GUEL ASCÓN

El al­cal­de de O Bar­co y presidente de la Fegamp, Al­fre­do Gar­cía, se ga­nó la re­pro­ba­ción del go­bierno po­pu­lar de la Dipu­tación ou­ren­sa­na por li­de­rar la mo­vi­li­za­ción de un gru­po de una vein­te­na de re­gi­do­res pa­ra reivin­di­car an­te la ins­ti­tu­ción pro­vin­cial un re­par­to jus­to de sus fon­dos. Los al­cal­des, se­gún di­ce el so­cia­lis­ta, no ce­ja­rán en su em­pe­ño.

—Las crí­ti­cas al sis­te­ma de la Dipu­tación ou­ren­sa­na pa­ra dis­tri­buir sus fon­dos no son nin­gu­na no­ve­dad, ¿por qué aho­ra es­ta mo­vi­li­za­ción?

—Es que el mo­de­lo ya ha cam­bia­do en to­das las dipu­tacio­nes. Al prin­ci­pio pa­sa­ba so­lo con los de A Co­ru­ña, que cuan­do te con­ta­ban lo que re­ci­bían se te po­nían los dien­tes lar­gos. Pe­ro aho­ra son to­dos... Es ver­dad que la fi­nan­cia­ción de las dipu­tacio­nes tam­po­co es la co­rrec­ta por­que se pri­ma fun­da­men­tal­men­te la po­bla­ción y no es lo mis­mo la de Co­ru­ña que la Ou­ren­se o la de Lu­go. Pe­ro cuan­do ya la de Lu­go, que tie­ne un pre­su­pues­to si­mi­lar, tam­bién da un pa­so al fren­te y tam­bién po­ne vein­te millones pa­ra sus con­ce­llos, vol­ve­mos a echar cuen­tas y ve­mos lo que su­ce­de. Ahí se ve que el Con­ce­llo de Sa­rria, con me­nos po­bla­ción, re­ci­be 500.000 euros y O Bar­co es­tá re­ci­bien­do unos 165.000 o 170.0000 euros al año. El di­ne­ro que de­ja­mos de per­ci­bir los con­ce­llos ou­ren­sa­nos es un dis­pa­ra­te.

—Sien­do Bal­tar un presidente que di­ce que­rer es­tar a la van­guar­dia en po­lí­ti­ca, ¿por qué no en es­to? ¿Qué le apor­ta su mo­de­lo?

—Na­da, por­que es­te ti­po de mo­de­los ter­mi­na dan­do pro­ble­mas a quien los prac­ti­ca por­que la so­cie­dad ya no co­mul­ga con rue­das de mo­lino. Po­co a po­co, al final tendrá que dar mar­cha atrás y lo úni­co que es­tá es que­dan­do en evi­den­cia. A mí me ha sor­pren­di­do mu­chí­si­mo por­que yo ha­ce me­ses ya se lo plan­teé y, an­te la nu­la res­pues­ta, le vol­ví a in­sis­tir cuan­do coin­ci­di­mos en un ac­to. Recuerdo que me di­jo que le hi­cie­ra una pro­pues­ta por es­cri­to y así fue. Has­ta hoy. Ha si­do in­via­ble ha­blar de es­te te­ma y al final se pro­du­jo un mo­vi­mien­to de to­dos los al­cal­des en­tre in­de­pen­dien­tes, BNG y PSOE. An­te esa te­si­tu­ra yo en­ten­dí, aun­que to­do es dis­cu­ti­ble, que era ne­ce­sa­rio dar­le for­ma­li­dad des­de la Fegamp y abrir una vía pa­ra in­ten­tar con­se­guir el re­sul­ta­do final. Al final se pro­du­jo el efec­to con­tra­rio y es­to aca­bó en el pleno del otro día, pe­ro eso no qui­ta que, de­jan­do a un la­do las for­mas, el de­ba­te es el que es.

—Aun­que son los al­cal­des de la opo­si­ción los mo­vi­li­za­dos, la pro­pues­ta tam­bién be­ne­fi­cia­ría a la ma­yor par­te de los con­ce­llos del PP...

—[Al­fre­do Gar­cía in­te­rrum­pe la pre­gun­ta] No, no, no, no. A to­dos. Y yo he echa­do cuen­tas.

—¿Y por qué ellos no se movilizan tam­bién?

—Bueno, pues por­que ló­gi­ca­men­te no se lo per­mi­ten por dis­ci­pli­na del par­ti­do. Yo creo que a lo lar­go de mis años co­mo al­cal­de de O Bar­co he estado siem­pre de­fen­dien­do los in­tere­ses de mis ciu­da­da­nos y, cuan­do go­ber­na­ba el PSOE, tam­bién. Y, por tan­to, pue­do de­cir lo que pue­do de­cir. Aún con el mo­de­lo de Lu­go, que son 20 millones en to­tal y un mí­ni­mo de 100.000 euros por con­ce­llo, to­dos los con­ce­llos ou­ren­sa­nos ga­na­rían y aún que­da­ría mar­gen su­fi­cien­te pa­ra de­ter­mi­na­do ti­po de sub­ven­cio­nes no­mi­na­ti­vas, con­ve­nios, et­cé­te­ra, et­cé­te­ra, que ya da­mos co­mo un mal me­nor. Pe­ro no hay ma­ne­ra.

—Us­te­des de­fien­den un plan úni­co y que los con­ce­llos de­ci­dan a qué des­ti­nar el di­ne­ro. ¿Por qué ese sis­te­ma es me­jor que el de va­rios pla­nes es­pe­cí­fi­cos pa­ra dis­tin­tos co­me­ti­dos?

—Yo no sé si tie­ne que ser un plan úni­co o no. Lu­go, por ejem­plo, ha co­gi­do to­do lo que da­ba pa­ra el plan de obras, pa­ra em­pleo, pa­ra ser­vi­cios so­cia­les o pa­ra de­por­tes, lo ha jun­ta­do to­do, ha me­ti­do más di­ne­ro y ha di­cho: «Ahí os va y aho­ra os ad­mi­nis­tráis vo­so­tros». Co­ru­ña tie­ne más va­ria­bles y en­ton­ces tie­ne más pla­nes. Yo creo que eso es lo de me­nos. Lo que no pue­de ser es que en el plan de em­pleo se re­par­ta a to­do el mun­do 10.000 euros. ¿Por qué? ¿Por qué re­ci­be igual di­ne­ro un con­ce­llo que tie­ne vein­te pa­ra­dos que otro que tie­ne mil? Un plan de em­pleo no es pa­ra los al­cal­des, es pa­ra los ve­ci­nos que es­tán en el pa­ro y, en­ton­ces, tendrá que ha­ber una pro­por­cio­na­li­dad. Y, co­mo ese ejem­plo, el de las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, que so­lo sub­ven­cio­na tres en ca­da con­ce­llo, sin im­por­tar có­mo sea ca­da con­ce­llo. Lo que tie­ne que ha­ber es de­ter­mi­nar una can­ti­dad im­por­tan­te de di­ne­ro pa­ra re­par­to con cri­te­rios ob­je­ti­vos y lue­go, que va­ya en un plan úni­co o en va­rios pla­nes, es dis­cu­ti­ble.

SANDRA ALON­SO

Gar­cía fue re­pro­ba­do por el go­bierno pro­vin­cial del PP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.