«Lo prio­ri­ta­rio es cui­dar la fa­ce­ta emo­cio­nal»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - F. U.

Pau­la Ca­sa­do, la téc­ni­co de Cruz Ro­ja que coor­di­na es­te pro­yec­to, ex­pli­ca que el pro­gra­ma se ha es­truc­tu­ra­do prio­ri­zan­do el bie­nes­tar del cui­da­dor y co­lo­can­do en se­gun­do lu­gar las en­se­ñan­zas téc­ni­cas pa­ra ayu­dar­les a afron­tar las di­ver­sas ta­reas que sue­len te­ner que aco­me­ter.

—¿Por qué lo or­ga­ni­za­ron así?

—Por­que la par­te emo­cio­nal es, en es­tas per­so­nas, muy im­por­tan­te. Cui­dar de un fa­mi­liar que no es­tá bien es un tra­ba­jo que li­mi­ta mu­cho y una car­ga que aca­ba ab­sor­bién­do­les. De re­pen­te cam­bia su vi­da ra­di­cal­men­te, in­clu­so de­jan su tra­ba­jo y de re­la­cio­nar­se con su en­torno. Cen­tran su vi­da en ellos anu­lan­do com­ple­ta­men­te la su­ya. Es im­por­tan­te que esas per­so­nas apren­dan que es im­por­tan­te te­ner tam­bién mo­men­tos pa­ra ellas y pa­ra cui­dar­se a sí mis­mos, por­que si tú no es­tás bien mal pue­des ocu­par­te de esa otra per­so­na.

—¿Có­mo ha si­do la res­pues­ta de los cui­da­do­res ou­ren­sa­nos?

—Muy bue­na. Em­pe­za­mos con una char­la so­bre cui­dar al cui­da­dor y vi­nie­ron una do­ce­na de per­so­nas; la si­guien­te fue so­bre el ma­ne­jo del es­trés, en­se­ñán­do­les téc­ni­cas de re­la­ja­ción y tu­vi­mos 26. Tam­bién ha­bla­mos en su­ce­si­vas ci­tas so­bre tras­tor­nos del sue­ño, al­go tam­bién bas­tan­te co­mún en quie­nes afron­tan es­ta ta­rea ya que aca­ban acu­mu­lan­do tan­tas preo­cu­pa­cio­nes en la cabeza que no les per­mi­ten des­can­sar. Y dor­mir es esen­cial pa­ra pre­ser­var su sa­lud. Tam­bién in­cor­po­ra­mos ta­lle­res de in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, por­que tam­bién es muy im­por­tan­te sa­ber iden­ti­fi­car las emo­cio­nes pa­ra po­der con­tro­lar­las y que no nos su­peren.

—¿Cuál es el prin­ci­pal es­co­llo que hay que su­pe­rar?

—Que se ha­bi­túen a pen­sar que no es ne­ce­sa­rio es­tar pe­ga­dos las 24 ho­ras al de­pen­dien­te y que no va a pa­sa na­da por­que sal­gan a ha­cer una com­pra o a la far­ma­cia o a to­mar un ca­fé con una ami­ga, o a ha­cer al­go de de­por­te o a un ta­ller de pin­tu­ra o de me­mo­ria. Cui­dar la fa­ce­ta emo­cio­nal es pa­ra es­tas per­so­nas es­pe­cial­men­te im­por­tan­te. Mu­chas no co­men­tan lo que sien­ten en ca­sa por­que en­tien­den que ya el res­to de la fa­mi­lia tam­bién es­tá vi­vien­do la si­tua­ción y les afec­ta. Creen que si cuen­tan sus du­das o sus preo­cu­pa­cio­nes es­tán so­bre­car­gan­do al res­to. Se lo guar­dan to­do pa­ra ellos. No ha­blan con na­die de lo que les an­gus­tia o de có­mo se sien­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.