UNA AC­TUA­CIÓN EJEM­PLAR

Los agen­tes de Tráfico del fue­go de Ve­rín di­cen que «la si­tua­ción era dra­má­ti­ca»

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - CÁNDIDA AN­DA­LUZ

Ha­ce una se­ma­na que Galicia vi­vió el ma­yor in­cen­dio en lo que va de año. Fue en Ve­rín y ar­die­ron 1.372 hec­tá­reas. Con la vis­ta pues­ta en la tra­ge­dia lu­sa de Pe­dro­gao —fa­lle­cie­ron más de se­sen­ta per­so­nas—, la Guar­dia Ci­vil de Tráfico ya pre­pa­ra un in­for­me de su ac­tua­ción pa­ra que se con­vier­ta en un ma­nual de in­ter­ven­ción ope­ra­ti­va en si­tua­cio­nes si­mi­la­res. No so­lo por su ac­tua­ción, que tam­bién, sino por los re­sul­ta­dos que dio la coor­di­na­ción de los dis­tin­tos ser­vi­cios en­car­ga­dos de la ex­tin­ción de in­cen­dios en el Pues­to de Man­do Avan­za­do, que era la pri­me­ra vez que se po­nía en mar­cha en Galicia.

Al fren­te del ope­ra­ti­vo en­car­ga­do de ve­lar por la se­gu­ri­dad en las vías te­rres­tres (A-52 y N-525) es­tu­vo el je­fe del des­ta­ca­men­to de Tráfico de Ve­rín, Juan Car­los No­guei­ras Igle­sias, res­pon­sa­ble de acon­se­jar al ca­pi­tán de la Guar­dia Ci­vil so­bre las me­di­das a adop­tar. «La si­tua­ción era dra­má­ti­ca. Re­sul­ta­ba so­bre­co­ge­dor ver las co­lum­nas de hu­mo con una al­tu­ra de dos ki­ló­me­tros. El fue­go era co­mo un mons­truo que ab­sor­bía y li­be­ra­ba ener­gía. Se pro­du­cían unas co­rrien­tes tér­mi­cas que so­lo se ven en los gran­des in­cen­dios fo­res­ta­les», re­su­me una se­ma­na des­pués No­guei­ras.

El 3 de agos­to a las 16.30 ho­ras co­men­zó el in­cen­dio en la pa­rro­quia de Vi­la­maior y, me­dia ho­ra más tar­de, se re­qui­rió la pre­sen­cia de la Guar­dia Ci­vil de Tráfico. Las lla­mas avan­za­ban rá­pi­da­men­te ha­cia Quei­ru­gás y a las seis de la tar­de ya es­ta­ba de­cla­ra­do el ni­vel 2. A par­tir de ahí co­men­zó el caos. Una pa­tru­lla del des­ta­ca­men­to de Tráfico de Ve­rín se des­pla­zó a la zo­na y cor­tó la N-525. La co­mu­ni­ca­ción fue cla­ra: «Se pro­ce­de a ce­rrar el tráfico en la ca­rre­te­ra N-525 (...) por la pro­xi­mi­dad de un in­cen­dio fo­res­tal pró­xi­mo a la pla­ta­for­ma de la vía, de­bi­do a que la cer­ca­nía de las lla­mas y la pre­sen­cia de hu­mo im­pi­den el trán­si­to de vehícu­los». Se de­cla­ró lo que se de­no­mi­na «ni­vel ne­gro».

A las sie­te me­nos cuar­to de la tar­de se en­ten­día que el fue­go es­ta­ba con­tro­la­do en la zo­na. La pa­tru­lla en Quei­ru­gás in­for­ma­ba de que no ne­ce­si­ta­ba apo­yo: «En­tre el com­pa­ñe­ro y yo nos va­mos arre­glan­do, hay mu­cha pre­sen­cia de me­dios de ex­tin­ción tra­ba­jan­do en la zo­na». Pe­ro a las 19.55 ho­ras se re­ci­bió un men­sa- je de aler­ta: «El fue­go se ha des­con­tro­la­do y es­tá a pun­to de so­bre­pa­sar la au­to­vía A-52». En ese mo­men­to, la de­ci­sión de los man­dos fue cla­ra. La pa­tru­lla de Tráfico que es­ta­ba en la N-525 se des­pla­zó ur­gen­te­men­te a la A-52 pa­ra com­pro­bar la si­tua­ción, mien­tras lle­ga­ban re­fuer­zos, y se so­li­ci­ta­ba el apo­yo del sub­sec­tor de Zamora, que en­vió una pa­tru­lla del des­ta­ca­men­to de Pue­bla de Sa­na­bria pa­ra in­ter­ve­nir en el otro sen­ti­do de la au­to­vía. Mien­tras, en Quei­ru­gás, una pa­tru­lla de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na se­guía vi­gi­lan­do el cor­te de la vía. Eran las ocho de la tar­de cuan­do el in­cen­dio al­can­zó un ta­lud de la au­to­vía. En un pri­mer mo­men­to se de­ci­dió ir des­pla­zan­do el tráfico ha­cia el ca­rril iz­quier­do, ya que en aquel mo­men­to se po­día tran­si­tar par­cial­men­te por la vía.

Cie­rre de la au­to­vía

Pe­ro de re­pen­te to­do cam­bió. «Ino­pi­na­da­men­te y con­tra to­do pro­nós­ti­co las lla­mas del in­cen­dio so­bre­vo­la­ron la au­to­vía y pren­die­ron fue­go en el ta­lud del otro sen­ti­do», co­men­ta No­guei­ras. En ese mo­men­to se ce­rró la A-52. «Una pa­tru­lla cor­tó com­ple­ta­men­te el sen­ti­do de cir­cu­la­ción cre­cien­te for­man­do una ba­rre­ra con el vehícu­lo pa­tru­lla cru­za­do so­bre am­bos ca­rri­les, al tiem­po que sa­ca­ban la cir­cu­la­ción por la sa­li­da 151 y la vol­vían a re­in­cor­po­rar a la mis­ma vía, pe­ro en sen­ti­do con­tra­rio. Mien­tras tan­to, la otra pa­tru­lla del des­ta­ca­men­to cor­ta­ba la cir­cu­la­ción en el otro sen­ti­do, or­de­nan­do los vehícu­los pe­sa­dos en el ca­rril de­re­cho, los tu­ris­mos so­bre el ca­rril cen­tral, pro­cu­ran­do de­jar li­bre el ter­cer ca­rril pa­ra que los ser­vi­cios emer­gen­cia pu­die­sen lle­gar a la zo­na del in­cen­dio», ex­pli­ca No­guei­ras. Cuan­do pa­re­cía que ya no ha­bía lla­mas, se aden­tró en la zo­na cor­ta­da pa­ra com­pro­bar que no exis­tía nin­gún pe­li­gro. Así, se abrió de nue­vo el tráfico de for­ma len­ta pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes. Pa­sa­ban las nue­ve de la no­che. La N-525 si­guió cor­ta­da has­ta las cua­tro de la ma­dru­ga­da. Tras un re­le­vo de pa­tru­llas, la Guar­dia Ci­vil de Tráfico per­ma­ne­ció to­da la no­che en la zo­na.

ÁL­VA­RO VA­QUE­RO

Los Guar­dias Ci­vi­les de Tráfico, en la zo­na en don­de se cen­tró el gran in­cen­dio de Ve­rín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.