Po­de­mos: dos acier­tos y dos erro­res

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - XO­SÉ LUIS BA­RREI­RO RI­VAS

Los dos acier­tos que ex­pli­can la ful­gu­ran­te as­cen­sión de Po­de­mos fue­ron su sa­li­da a la are­na, y la ima­gen de mar­ca pro­yec­ta­da por sus lí­de­res. El año 2014, pri­mer acier­to, mar­có el pun­to cul­mi­nan­te de la in­dig­na­ción en Es­pa­ña, cuan­do un país, has­ta en­ton­ces mo­de­ra­do, se en­tre­gó con ar­mas y ba­ga­jes a la pos­ver­dad de una cri­sis que, des­cri­ta co­mo el re­sul­ta­do de unas me­di­das an­ti­cri­sis equi­vo­ca­das e in­ne­ce­sa­rias, con­vir­tió al Go­bierno de Ra­joy en el epi­cen­tro de to­dos los odios, en la en­car­na­ción de to­dos los ma­les, en el es­bi­rro an­ti­so­cial al ser­vi­cio de los ca­pi­ta­lis­tas, y en el ta­pón que nos im­pe­día en­trar en Jau­ja. Es de­cir, se fa­bu­ló un enemi­go es­per­pén­ti­co, pa­ra cu­ya crí­ti­ca no eran ne­ce­sa­rios ni el ri­gor, ni la ver­dad, ni la ra­cio­na­li­dad, ni las al­ter­na­ti­vas.

El ob­je­ti­vo era «echar a Ra­joy», y en esas tres pa­la­bras se re­su­mían to­dos los pro­gra­mas y alian­zas, to­dos los de­ba­tes so­bre la Cons­ti­tu­ción y la reali­dad de Es­pa­ña, y to­das las cla­ves pa­ra una re­ge­ne­ra­ción su­per­só­ni­ca. La ima­gen de par­ti­do an­ti­sis­te­ma, se­gun­do acier­to, que cues­tio­na­ba to­dos los pa­sa­dos y mo­no­po­li­za­ba to­dos los fu­tu­ros, con­vir­tió a Po­de­mos en la al­ter­na­ti­va ne­ce­sa­ria, ya que bas­ta­ba con no pa­re­cer­se al PP, y ne­gar­le a Ra­joy cual­quier atis­bo de bue­na vo­lun­tad, pa­ra ser la al­ter­na­ti­va desea­da por una in­dig­na­ción hi­per­tro­fia­da, mul­ti­for­me, ob­se­sio­na­da y mo­no­te­má­ti­ca. Y, co­mo con­se­cuen­cia de eso, aquel emer­gen­te Po­de­mos es­tu­vo a pun­to de ga­nar la li­ga en so­lo dos en­cuen­tros, po­nien­do a Es­pa­ña —es lo que yo pien­so— al bor­de del abis­mo. Pe­ro en los dos acier­tos iban im­plí­ci­tos —por­que la política es así— sus dos erro­res, de los que Igle­sias no es cons­cien­te, pe­ro Erre­jón sí. La cla­se política de Po­de­mos se fue tan pa­ra allá, en for­mas, ideas, es­ti­los y ex­pec­ta­ti­vas, que, la mis­ma ima­gen que an­tes les sir­vió de ca­ta­pul­ta fun­cio­na aho­ra —pri­mer error— co­mo te­cho in­fran­quea­ble, por lo que, pa­ra con­ver­tir­se en al­ter­na­ti­va, o pa­ra tra­ba­jar co­mo gru­me­tes de Sán­chez, ten­drían que re­vi­sar y re­ver­tir su ima­gen de mar­ca, y en­trar en pa­rá­me­tros de nor­ma­li­dad com­pa­ti­bles con esa cas­ta que con tan­ta sa­ña y de­ma­go­gia com­ba­tie­ron.

Y el se­gun­do de sus erro­res fue sa­cri­fi­car sus es­truc­tu­ras or­ga­ni­za­ti­vas y su cohe­ren­cia ideo­ló­gi­ca y política a la ur­gen­te for­ma­ción de una amal­ga­ma de par­ti­dos, es­tra­te­gias te­rri­to­ria­les, mo­de­los cons­ti­tu­cio­na­les, y dog­mas eco­nó­mi­cos y so­cia­les, que lle­na de con­tra­dic­cio­nes y fac­cio­nes lo que só­lo en su di­men­sión utó­pi­ca fun­cio­na co­mo un par­ti­do. Cla­ro que no son nue­vos en la pla­za. La an­ti­gua CiU ya es­ta­lló. Co­lau y En Ma­rea es­tán en­cen­dien­do la me­cha. E in­clu­so el PSOE ame­na­za con ha­cer­se pe­da­zos en el pró­xi­mo acan­ti­la­do. Por­que los par­ti­dos son he­rra­mien­tas, y, si no es­tán bien cons­trui­dos, son más pe­li­gro­sos que úti­les.

Por eso Es­pa­ña, la ca­ba­ña que hay que re­mo­zar, tie­ne tan mal pro­nós­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.