El con­flic­to con Co­rea del Nor­te des­ta­pa la cri­sis del De­par­ta­men­to de Es­ta­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

El con­flic­to con Co­rea del Nor­te es ac­tual­men­te el ma­yor re­to en política ex­te­rior pa­ra el Go­bierno de Do­nald Trump. En mo­men­tos co­mo es­te es in­dis­pen­sa­ble el De­par­ta­men­to de Es­ta­do, pe­ro la ins­ti­tu­ción que di­ri­ge Rex Ti­ller­son se en­cuen­tra su­mi­da en su pro­pia cri­sis.

En el pa­sa­do ya aflo­ra­ron en va­rias oca­sio­nes las di­fe­ren­cias de opi­nión en­tre Trump y Ti­ller­son y la im­pre­de­ci­bi­li­dad del pre­si­den­te pu­so en apuros a su se­cre­ta­rio de Es­ta­do. Uno de los úl­ti­mos ejem­plos fue la ame­na­za de Trump de que res­pon­de­ría con «fue­go y fu­ria» a las pro­vo­ca­cio­nes mi­li­ta­res de Piong­yang.

Las de­cla­ra­cio­nes del man­da­ta­rio sor­pren­die­ron in­clu­so a Ti­ller­son, que tu­vo que apla­car los áni­mos y ase­gu­rar a los es­ta­dou­ni­den­ses que po­dían dor­mir tran­qui­los.

El De­par­ta­men­to de Es­ta­do se en­cuen­tra en una si­tua­ción de­sola­do­ra. Hay pues­tos im­por­tan­tes va­can­tes en el De­par­ta­men­to y en re­pre­sen­ta­cio­nes en el ex­tran­je­ro y al­gu­nos fun­cio­na­rios ex­pe­ri­men­ta­dos di­mi­tie­ron o se die­ron por ven­ci­dos al no te­ner­se en cuen­ta su opi­nión ni su tra­ba­jo. Sus lla­ma­das o in­for­mes no ob­tu­vie­ron res­pues­ta des­de las más al­tas es­fe­ras. Se­gún la Fo­reign Po­licy As­so­cia­tion (Aso­cia­ción de Política Ex­te­rior), en la ac­tua­li­dad hay unos 50 paí­ses y or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les sin em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se. En­tre ellos es­tá Co­rea del Sur. Ade­más, fal­tan di­rec­to­res de de­par­ta­men­to en sec­to­res tan im­por­tan­tes co­mo el con­trol de ar­ma­men­to, la no pro­li­fe­ra­ción de ar­mas de des­truc­ción ma­si­va o en el Pa­cí­fi­co y el sud­es­te asiá­ti­co.

Cul­pa­bles

Pe­ro, ¿de quién es la cul­pa? Trump ha se­ña­la­do reite­ra­da­men­te ha­cia el Con­gre­so, es­pe­cial­men­te ha­cia los de­mó­cra­tas, a quie­nes acu­sa de ha­ber in­ten­ta­do aco­rra­lar­le y de re­tra­sar la con­fir­ma­ción de em­ba­ja­do­res. Pe­ro tam­bién es­tán va­can­tes mu­chos pues­tos pa­ra los que no es ne­ce­sa­ria la apro­ba­ción del Con­gre­so. El pro­pio Ti­ller­son se ha que­ja­do de que la Ca­sa Blan­ca re­cha­zó a va­rios candidatos pro­pues­tos por él. Los tra­ba­ja­do­res del de­par­ta­men­to di­cen que «el pre­si­den­te y su Go­bierno me­nos­pre­cian su tra­ba­jo, lo so­ca­van o que ni si­quie­ra se to­man la mo­les­tia de en­ten­der­lo y que es­tá en ries­go el le­ga­do de dé­ca­das de di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se». Ti­ller­son se vio in­clu­so obli­ga­do re­cien­te­men­te a des­men­tir que es­tu­vie­se pen­san­do en di­mi­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.