Su au­sen­cia en el 200 era un avi­so

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - Isi­do­ro Hor­ni­llos

Sal­vo en es­ta edi­ción de Londres, en el res­to de mun­dia­les y Jue­gos Olím­pi­cos en los que ac­túo Usain Bolt hu­bo ple­na coin­ci­den­cia de su me­jor es­ta­do de for­ma de la tem­po­ra­da con las fe­chas de ca­da even­to. Su pla­ni­fi­ca­ción de­por­ti­va ha es­ta­do muy bien di­se­ña­da por su en­tre­na­dor, Glen Mills.

Pe­ro por di­ver­sas cir­cuns­tan­cias, ha lle­ga­do a la ca­pi­tal del Reino Uni­do en ma­las con­di­cio­nes fí­si­cas y con un ba­jo es­ta­do de for­ma. Su re­nun­cia a par­ti­ci­par en el do­ble hec­tó­me­tro ya de­la­ta­ba su si­tua­ción. Ha­bía de­ma­sia­dos in­tere­ses en jue­go pa­ra que Bolt es­tu­vie­se en Londres. Fue va­lien­te, se arries­gó y le sa­lió mal. El he­cho de no es­tar en for­ma no de­be sig­ni­fi­car un pe­li­gro de le­sión, sal­vo que nos re­fi­ra­mos a un in­di­vi­duo des­en­tre­na­do y que in­ten­te des­pla­zar­se a la má­xi­ma ve­lo­ci­dad. No es el caso de Bolt. Le so­bra ex­pe­rien­cia pa­ra en­fren­tar­se a un re­tra­so de la com­pe­ti­ción y ser ca­paz de man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral en la cá­ma­ra de lla­ma­das.

Ade­más, no te­ne­mos que ol­vi­dar que ya co­rrió por la ma­ña­na la se­mi­fi­nal del re­le­vo. El múscu­lo da­ña­do for­ma par­te de los is­quio­ti­bia­les, que se ex­tien­den de for­ma an­ta­go­nis­ta cuan­do los cuá­dri­ceps se con­traen en la ex­ten­sión de la ro­di­lla. Es un pro­ble­ma tí­pi­co de los ve­lo­cis­tas. La ba­ja tem­pe­ra­tu­ra en el es­ta­dio a esa ho­ra con­tri­bu­yó a ello, sin des­car­tar que es­tu­vie­se ex­ce­si­va­men­te car­ga­do del es­fuer­zo ma­ti­nal.

Con to­do eso, Bolt tu­vo que ges­tio­nar un cóc­tel de emo­cio­nes y sen­sa­cio­nes du­ran­te su ca­len­ta­mien­to y en la sa­li­da a la pis­ta. Era su úl­ti­ma ca­rre­ra, su des­pe­di­da y, ade­más, te­nía que co­rrer y va­ciar­se pa­ra re­mon­tar la po­si­ción de Ja­mai­ca por las de­fi­cien­tes en­tre­gas y re­cep­cio­nes del re­le­vo, in­clui­da la su­ya. De­ma­sia­dos con­tras­tes afec­ti­vos y ex­ce­si­vas aten­cio­nes dis­per­sas. Al­guien pen­sa­rá que le ha so­bra­do un año en su di­la­ta­da ca­rre­ra de­por­ti­va y que en Río 2016 hu­bie­ra si­do el me­jor mo­men­to pa­ra re­ti­rar­se. Pe­ro hay que va­lo­rar su com­pro­mi­so con el es­pec­tácu­lo. So­lo fra­ca­san quie­nes no lo in­ten­tan. La le­yen­da del atle­tis­mo ha si­do gran­de has­ta en su des­pe­di­da. El cuar­to pues­to de Adel Me­chaal en el 1.500, a so­lo 18 cen­té­si­mas de la me­da­lla y el ré­cord de Es­pa­ña (3:01,42 se­gun­dos) del re­le­vo 4x400 que fue quin­to, fue­ron las me­jo­res no­ti­cias de la se­lec­ción es­pa­ño­la de atle­tis­mo, que por pri­me­ra vez se que­da sin me­da­llas en un Mun­dial. Ni la mar­cha, tra­di­cio­nal sal­va­do­ra pu­do im­pe­dir­lo. Ál­va­ro Mar­tín fue oc­ta­vo. Adel Me­chaal con­si­guió el me­jor re­sul­ta­do en­tre los 56 atle­tas es­pa­ño­les que par­ti­ci­pan en los Mun­dia­les de Londres con su cuar­to en la fi­nal de 1.500. El cam­peón de Es­pa­ña que­ría una ca­rre­ra rá­pi­da y los ke­nia­nos Eli­jah Ma­nan­goi y Ti­mothy Che­rui­yot —oro y pla­ta al fi­nal— se en­car­ga­ron de que fue­ra así.

La fal­ta de pe­ga­da en el es­print le de­jó sin me­da­lla. Los dos ke­nia­nos se ju­ga­ron el oro por de­lan­te, y atrás Me­chaal fue ga­nan­do te­rreno al no­rue­go, pe­ro len­ta­men­te, cen­tí­me­tro a cen­tí­me­tro, de for­ma que no re­ma­tó el tra­ba­jo. Los dos se arro­ja­ron a la me­ta y ga­nó In­ge­brigt­sen.

Por su par­te el re­le­vo 4x400 es­pa­ñol com­ple­tó su bue­na ac­tua­ción en los Mun­dia­les al con­cluir la fi­nal mas­cu­li­na en quin­ta po­si­ción ba­tien­do la plus­mar­ca de su país. El equi­po com­pues­to por Óscar Hu­si­llos, Lu­cas Búa, Dar­win Eche­verry y Sa­muel Gar­cía cum­plió con el ob­je­ti­vo que se ha­bía mar­ca­do y es­ta­ble­ció el nue­vo ré­cord de Es­pa­ña en 3:00,65 mi­nu­tos, ca­si un se­gun­do me­nos que el an­te­rior re­gis­tro, 3:01,42.

La mar­cha no pu­do res­ca­tar es­ta vez a Es­pa­ña en el medallero. No es­tu­vo le­jos Ál­va­ro Mar­tín en los 20 ki­ló­me­tros, rea­li­zan­do una bue­na pues­ta en es­ce­na que le lle­vó a fir­mar la oc­ta­va pla­za (pues­to de fi­na­lis­ta) des­pués de es­tar en el gru­po de ca­be­za de prin­ci­pio a fin. Mi­guel Án­gel Ló­pez, que de­fen­día tí­tu­lo, fue re­mon­tan­do po­si­cio­nes has­ta en­trar dé­ci­mo. En me­dio de ellos, el otro es­pa­ñol: Al­ber­to Amez­cua.

Ally­son Fe­lix, 16 me­da­llas

Por otra par­te Ally­son Fe­lix ra­ti­fi­có en Londres su con­di­ción de atle­ta más lau­rea­da en los Mun­dia­les al ob­te­ner su me­da­lla 16 tras la vic­to­ria del equi­po es­ta­dou­ni­den­se en el re­le­vo 4x400.

Fe­lix co­rrió la se­gun­da vuel­ta pa­ra su­mar su ter­ce­ra pre­sea en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca, don­de tam­bién ga­nó el re­le­vo 4x100 y el bron­ce en los 400 me­tros. Aho­ra, en su pal­ma­rés acu­mu­la 11 oros, tres pla­tas y un dos bron­ces pa­ra ex­ten­der a 16 me­da­llas su ré­cord co­mo la atle­ta más lau­rea­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.