M. G. REIGOSA

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes -

El fút­bol se ha con­ver­ti­do en el im­pe­rio de los caprichos de quie­nes lo jue­gan y lo ges­tio­nan. Co­mo siem­pre, las ge­ne­ra­li­za­cio­nes aca­rrean in­jus­ti­cias, por­que hay ejem­plos de ju­ga­do­res y di­ri­gen­tes que se mue­ven por los cau­ces de la se­rie­dad. Pe­ro pa­san inad­ver­ti­dos por­que lo ha­bi­tual es que unos ha­gan lo que les da la ga­na, los otros tam­bién. Y, ade­más, to­dos se que­jan. Pe­ro por­fían.

En la NBA es im­pen­sa­ble un es­ce­na­rio de con­tra­tos con me­jo­ras sa­la­ria­les re­pe­ti­das y cam­bios en la du­ra­ción tem­po­ral an­tes de que ex­pi­ren. Curry se con­vir­tió en el gran re­fe­ren­te de los Gol­den Sta­te Wa­rriors las tres úl­ti­mas cam­pa­ñas. El pa­sa­do cur­so, sus emo­lu­men­tos, do­ce mi­llo­nes de dó­la­res, es­ta­ban por de­ba­jo de lo que per­ci­bían com­pa­ñe­ros de equi­po co­mo Ke­vin Du­rant (me­nos de la mi­tad), Clay Thom­pson o Dray­mond Green. Ni pro­tes­tó ni le so­bre­vino la tris­te­za. Sabía que los pac­tos en la NBA son sa­gra­dos, des­de que se fir­man has­ta que ex­pi­ran. El club in­clu­so pue­de in­cluir a sus ju­ga­do­res en tras­pa­sos sin te­ner que con­sul­tar­les si es­tán de acuer­do con cam­biar de ai­res, sal­vo con­ta­dí­si­mas ex­cep­cio­nes. Es­te ve­rano Curry fir­mó su nue­vo com­pro­mi­so, que le re­por­ta­rá dos­cien­tos mi­llo­nes en los pró­xi­mos cin­co años. Y es tan in­to­ca­ble co­mo el an­te­rior.

La re­gla­men­ta­ción del fút­bol es otra. Pe­ro bas­ta­ría con que los clu­bes fue­sen res­pe­tuo­sos los unos con los otros pa­ra evi­tar tan­to vai­vén, sal­vo pa­go de las cláu­su­las de res­ci­sión, cuan­do las hay. ¿Que pa­sa­ría si ma­ña­na al­guien pu­sie­se so­bre la me­sa tres­cien­tos mi­llo­nes eu­ros por Mes­si y el ar­gen­tino se qui­sie­se ir?

Los flir­teos de Griez­mann tu­vie­ron co­mo pre­mio una me­jo­ra de con­tra­to. Cris­tiano Ro­nal­do lle­va mu­do to­do el ve­rano, pe­ro de­jó caer su dis­gus­to y su de­seo de cam­biar de le­gis­la­ción. Dem­be­lé y Cou­tin­ho es­tán en una si­tua­ción cer­ca­na a la re­bel­día. Las más de las ve­ces, los fut­bo­lis­tas ha­cen y di­cen lo que les da la ga­na. Es di­fí­cil, si no im­po­si­ble, en­con­trar un pa­ra­le­lis­mo en cuan­to al con­sen­ti­mien­to de tan­to ca­pri­cho.

Al fi­nal, el ba­lón es­tá por en­ci­ma de to­do. Los re­sul­ta­dos dis­tor­sio­nan cual­quier aná­li­sis. A las afi­cio­nes, en úl­ti­ma ins­tan­cia, so­lo les preo­cu­pa que la pe­lo­ta en­tre. Y el fút­bol rue­da, pue­de con to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.