Car­tas iné­di­tas de la viu­da de Ar­tu­ro Ba­rea ilu­mi­nan la vi­da y la obra del au­tor

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - AL­FRE­DO VA­LEN­ZUE­LA

Una co­lec­ción de car­tas de la tra­duc­to­ra y pe­rio­dis­ta aus­tría­ca Il­sa Ba­rea-Kulc­sar cuan­do era viu­da de Ar­tu­ro Ba­rea ofre­cen da­tos so­bre la vi­da del es­cri­tor y sus ideas li­te­ra­rias, así co­mo de la pro­pia Il­sa, quien di­fun­dió la obra de es­cri­to­res es­pa­ño­les en el ex­tran­je­ro. Se tra­ta de una se­rie de sie­te car­tas es­cri­tas en­tre 1958 y 1959, ca­si to­das me­ca­no­gra­fia­das, la que ocu­pa más es­pa­cio de seis ho­jas, que con­ser­va quien fue su co­rres­pon­sal en Se­vi­lla, Ignacio Dar­nau­de, eco­no­mis­ta de 85 años, quien di­ce con­ser­var­las a dis­po­si­ción de los in­ves­ti­ga­do­res.

Il­sa y Ar­tu­ro Ba­rea se co­no­cie­ron en el Madrid si­tia­do de la Gue­rra Ci­vil cuan­do am­bos tra­ba­ja­ban en la ofi­ci­na de cen­su­ra de pren­sa ex­tran­je­ra, se enamo­ra­ron —él mis­mo lo cuen­ta en La for­ja

de un re­bel­de—, ella le acom­pa­ñó al exi­lio en el Reino Uni­do, y no se se­pa­ra­ron has­ta la muer­te del es­cri­tor en 1957. En­tre 1958 y 1959, Ba­rea-Kulc­sar tra­du­cía a Fran­cis­co Aya­la y a Ri­car­do Fer­nán­dez de la Re­gue­ra, man­te­nía con­tac­to con Juan Goy­ti­so­lo y Je­sús Fer­nán­dez San­tos y es­cri­bía so­bre Sen­der pa­ra el Ti­mes Li­te­rary Su­ple­ment, se­gún cuen­ta en es­tas car­tas, en las que so­bre es­te úl­ti­mo tra­ba­jo es­cri­be: «Ra­món es­tá muy con­ten­to, al me­nos me lo ha es­cri­to». Tam­bién se re­fie­re a «una co­lec­ción de cuen­tos de Ar­tu­ro que es­toy pre­pa­ran­do pa­ra una edi­ción es­pa­ño­la ¡den­tro de Es­pa­ña!» y alu­de a los pro­ble­mas que en­con­tra­rá con la cen­su­ra por in­cluir re­la­tos so­bre la Gue­rra Ci­vil.

Ma­tri­mo­nio y Or­well

So­bre su re­la­ción ma­tri­mo­nial, en otra car­ta, di­ce: «Lo her­mo­so era que en nues­tro ma­tri­mo­nio nun­ca fal­ta­ba la ten­sión in­ter­na que man­te­nía el an­sia de com­pe­ne­trar­se mu­tua­men­te. Dios, có­mo nos pe­leá­ba­mos a ve­ces... To­do aque­llo me ha de­ja­do una sen­sa­ción de ca­lor y ple­ni­tud in­te­rio­res que ni aún el frío de la muer­te y so­le­dad ín­ti­ma han po­di­do aho­gar».

En otra car­ta alu­de a la ad­mi­ra­ción de Geor­ge Or­well por la obra de su ma­ri­do: «Era uno de los pri­me­ros en In­gla­te­rra pa­ra pro­pa­gar­la»; aun­que de Or­well di­ce que era «con­tra­pues­to» a Ba­rea y que «a la lar­ga no ha­brían con­ge­nia­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.