La ca­ra so­li­da­ria de In­ter­net

Or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias apro­ve­chan las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra lan­zar nue­vas apli­ca­cio­nes que lu­chan con­tra la mu­ti­la­ción ge­ni­tal o con­tra el ham­bre

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición - YOHANA SIL­VA, R. R.

na­ció In­ter­net, na­die ima­gi­nó has­ta qué pun­to for­ma­ría par­te de la so­cie­dad en el 2017. Se ha con­ver­ti­do en una he­rra­mien­ta bá­si­ca del día a día sin la que la ma­yo­ría de la gen­te ya no es­ta­ría dis­pues­ta a vi­vir, pe­ro que tam­bién ha da­do lu­gar a pe­li­gros que obli­gan a ex­tre­mar las pre­cau­cio­nes cuan­do uno se de­ci­de a na­ve­gar por aguas di­gi­ta­les. Las ad­ver­ten­cias so­bre el la­do os­cu­ro de In­ter­net pro­li­fe­ran, pe­ro di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes tam­bién apro­ve­chan sus re­cur­sos pa­ra in­ten­tar me­jo­rar el mun­do.

Hoy en día las apps, apli­ca­cio­nes ge­ne­ral­men­te ins­ta­la­das en dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, son la «per­so­ni­fi­ca­ción» más po­pu­lar de la co­ne­xión di­gi­tal. Su uso se ha in­te­gra­do en la vi­da co­ti­dia­na, con Fa­ce­book, Ins­ta­gram y What­sApp co­mo las más des­car­ga­das y las más po­pu­la­res. Pe­ro no son las úni­cas.

Más allá de es­tas pla­ta­for­mas ge­ne­ral­men­te orien­ta­das al ocio y a la so­cia­bi­li­za­ción, hay quien ve en la Red y en sus he­rra­mien­tas más po­pu­la­res su la­do so­li­da­rio. Son las apps que se crean pa­ra pro­mo­ver un com­por­ta­mien­to o un ob­je­ti­vo de ca­rác­ter al­truis­ta y con­tri­buir a la crea­ción de una so­cie­dad me­jor. Es­tas son al­gu­nas:

I-CUT La apli­ca­ción que con­cien­cia con­tra la mu­ti­la­ción ge­ni­tal fe­me­ni­na.

Fue crea­da por cin­co chi­cas ado­les­cen­tes de Ke­nia co­mo pro­yec­to pa­ra un con­cur­so tec­no­ló­gi­co or­ga­ni­za­do por Goo­gle y Na­cio­nes Uni­das. Co- nec­ta a las ni­ñas con cen­tros de asis­ten­cia y ofre­ce ayu­da mé­di­ca y le­gal a las mu­je­res que ya han si­do mu­ti­la­das. Ofre­ce tam­bién ser­vi­cios de ayu­da, asis­ten­cia, de­nun­cia, in­for­ma­ción y re­co­gi­da de do­na­cio­nes.

MY LI­FE AS A REFUGEE So­bre los que hu­yen de la gue­rra .

Di­se­ña­da por ACNUR, la pla­ta­for­ma fun­cio­na de mo­do se­me­jan­te a un jue­go en el que ca­da uno de los usua­rios de­be de po­ner­se en la piel de un re­fu­gia­do y re­sol­ver si­tua­cio­nes si­mi­la­res a las que es­tos se han de en­fren­tar a dia­rio en su bús­que­da de una vi­da me­jor. Bus­ca des­per­tar las con­cien­cias de los ciu­da­da­nos y que es­tos com­pren­da la si­tua­ción real que aque­llos es­tán vi­vien­do.

LA­ZO SO­LI­DA­RIO Una lu­cha con­tra el cáncer de ma­ma.

Es­ta apli­ca­ción fun­cio­na en dos sen­ti­dos que se com­ple­men­tan. Una vez des­car­ga­da lo úni­co que hay que ha­cer es es­cri­bir un men­sa­je de alien­to pa­ra las mu­je­res que lu­chan o han lu­cha­do con­tra la en­fer­me­dad. A me­di­da que se si­guen los pa­sos, to­dos los clics que se ha­gan en la pu­bli­ci­dad ha­rán que se apor­te di­ne­ro a la cau­sa.

CHA­RITY MI­LES Ser so­li­da­rio co­rrien­do o yen­do en bi­ci es po­si­ble.

El pro­pó­si­to de es­ta apli­ca­ción es que por ca­da mi­lla (1,6 km) re­co­rri­da en bi­ci se ga­nen 10 cén­ti­mos de eu­ro y por ca­da mi­lla ca­mi­nan­do o co­rrien­do se ga­nen 25 cén­ti­mos de eu­ro. Lo re­cau­da­do por el usua­rio se do­na­rá a una or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca de su elec­ción.

SHARE THE MEAL La pla­ta­for­ma de la ONU pa­ra com­ba­tir el ham­bre en el mun­do.

Desa­rro­lla­da por el Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos que di­ri­ge la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das, es­ta pla­ta­for­ma tie­ne co­mo ob­je­ti­vo me­jo­rar el es­ta­do en el que es­tán to­dos aque­llos que no tie­nen ac­ce­so a ali­men­tos. Con tan so­lo la do­na­ción de 0,40 cén­ti­mos de eu­ro pue­de con­se­guir­se que un ni­ño es­té ali­men­ta­do du­ran­te to­do un día. Pue­den, ade­más, pro­gra­mar­se do­na­cio­nes con ca­rác­ter mensual. Des­pués, bas­ta con ha­cer clic en la op­ción «com­par­tir una co­mi­da».

MI­GUEL VILLAR

ACNUR se apo­ya en las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra dar a co­no­cer la si­tua­ción de los re­fu­gia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.