La he­mo­glo­bi­na de la llu­via

«Tem­po» de Isa­bell Sei­del, acua­re­las y tin­tas en el Mu­seo Mu­ni­ci­pal.

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - TAREIXA TA­BOA­DA

«Soy del ti­po de mu­jer que si quie­ro la lu­na me la ba­jo yo so­li­ta», F. Kah­lo. La ar­tis­ta ale­ma­na Isa­bell Sei­del ilu­mi­na las tres salas del Mu­seo Mu­ni­ci­pal con

Tem­po, una ex­po­si­ción que pre­sen­ta no­ven­ta y una es­ce­nas en las que la ex­per­ta acua­re­lis­ta vi­si­bi­li­za rin­co­nes de nues­tro Ou­ren­se a tra­vés de la pers­pec­ti­va del pai­sa­je con va­lor afec­ti­vo y la tre­pi­da­ción acuo­sa y má­gi­ca de la llu­via que ha visto na­cer a sus dos hi­jos.

Tiem­po pa­ra la con­tem­pla­ción, pa­ra la es­pe­ra, pa­ra el amor. Lu­ces con som­bras tran­si­ta­das, es­qui­vas co­mo es­pec­tros. Fi­gu­ras abo­ce­ta­das, gó­ti­cos y fran­cis­ca­nos aus­te­ros en el co­lor y es­cue­tos en el tra­zo son la síntesis del ser hu­mano. Si­len­cio­sos avan­zan pro­yec­tán­do­se so­bre un es­pa­cio atem­po­ral, re­la­cio­nán­do­se en­tre sí o en un re­co­gi­mien­to ca­si mís­ti­co, co­mo le­vi­tan­do. Se­res en trán­si­to, via­je­ros del tiem­po pe­ral­ta­dos so­bre sus ex­tre­mi­da­des de in­sec­to que se hi­per­tro­fian con un sen­ti­do de tras­cen­den­cia, con una in­fi­ni­tud del ser que los con­vier­te en es­truc­tu­ras, tes­ti­gos de la di­men­sión del in­fi­ni­to.

Ar­qui­tec­tu­ras co­no­ci­das, es­pa­cios vi­vi­dos, trán­si­to com­par­ti­do.

La su­per­po­si­ción de pla­nos y el do­mi­nio de la luz se con­vier­ten en agen­tes de una at­mós­fe­ra en­vol­ven­te que tras­cien­de a una atem­po­ra­li­dad que sub­ra­ya el as­pec­to anó­ni­mo de los in­di­vi­duos sin in­te­rés por sin­gu­la­ri­zar. El su­je­to en trán­si­to es el co­lec­ti­vo hu­mano, la pro­pia hu­ma­ni­dad, gen­te en sus des­pla­za­mien­tos ur­ba­nos. Es­ta­ble­cien­do una apro­xi­ma­ción en el len­gua­je y com­pren­sión de los es­pa­cios re­co­no­ci­bles y un dis­tan­cia­mien­to afec­ti­vo y psi­co­ló­gi­co en la am­bi­güe­dad de los per­so­na­jes y el des­pre­cio de la anéc­do­ta con­tem­po­rá­neo. Lo ha­ce me­dian­te la su- pre­sión de la re­la­ción emo­cio­nal en­tre su­je­tos, ob­je­tos y la res­ti­tu­ción de una vi­si­bi­li­dad enig­má­ti­ca de lo real con un ma­tiz nietzs­cheano de an­gus­tia y dra­má­ti­co exis­ten­cia­lis­mo que ex­po­ne la so­le­dad e in­co­mu­ni­ca­ción de la so­cie­dad ac­tual en las pre­sen­cias su­ge­ri­das co­mo se­res mar­ca­dos por las con­tra­dic­cio­nes en la bús­que­da por ha­llar el sen­ti­do de la vi­da.

Una pin­tu­ra sen­so­rial

Pai­sa­jes acuo­sos y ur­ba­nos que des­ve­lan en es­ta eta­pa la in­fluen­cia del blan­co y ne­gro de la pin­tu­ra de Óscar Ca­ba­na. Am­plian­do el ta­ma­ño del so­por­te plás­ti­co, su mi­ni­ma­lis­mo cro­má­ti­co y los va­lo­res ex­pre­si­vos y at­mos­fé­ri­cos que a tra­vés del pai­sa­je ur­bano, ex­pe­ri­men­ta. Sin em­bar­go, Isa­bell apor­ta su mi­ra­da en fe­me­nino, hu­ma­ni­zan­do el pai­sa­je des­de la es­ca­la. Asi­mi­la los va­lo­res es­pa­cia­lis­tas y ar­qui­tec­tó­ni­cos con una ex­pre­sión de la luz y la som­bra que pro­yec­ta muy con­tras­ta­da en vio­len­tos pla­nos que irra­dian va­lo­res si­nes­té­ti­cos. Una pin­tu­ra sen­so­rial ba­jo el con­cep­to me­ta­fí­si­co que en ella sub­ya­ce co­mo re­ve­la­do­ra de la be­lle­za la­ten­te de lo co­ti­diano y hu­mil­de ame­na­za­do por las ga­rras de la apa­rien­cia y lo ar­ti­fi­cial.

Atra­vie­san sus per­so­na­jes el tiem­po, ági­les en la es­truc­tu­ra que ar­ti­cu­la el es­que­má­ti­co esqueleto de su esen­cia con su­til re­fi­na­mien­to. Apun­ta­la­dos y en si­len­cio deam­bu­lan tran­si­tan­do el efec­to de la luz en los cuer­pos geo­mé­tri­cos en las pla­zas, lle­nan­do de es­cue­ta al­ga­ra­bía las ca­lles, las ca­sas, los em­pla­za­mien­tos hu­mec­tan­tes que trans­for­man pig­men­tos y co­lo­res en char­cos y re­fle­jos de es­pe­jos de llu­via que de­vuel­ven la ima­gen in­ver­ti­da en sus des­te­llos ace­ra­dos, en­som­bre­ci­dos por unas nu­bes de tor­men­ta y nos­tal­gia que afren­tan a la luz del sol co­mo hoz in­can­des­cen­te so­bre el tiem­po y el te­rri­to­rio del ve­rano.

Lo su­bli­me ex­pan­de el sig­ni­fi­ca­do del Ro­man­ti­cis­mo es­té­ti­co en la obra de la Sei­del co­mo una sa­cu­di­da del pai­sa­je en la me­mo­ria en la tre­pi­da­ción del sus­pi­ro en el ins­tan­te en el que la ima­gen evo­ca la ap­nea del re­cuer­do a tra­vés de una di­so­lu­ción de las for­mas que va del tra­zo ex­pre­sio­nis­ta a la man­cha abs­trac­ta es­truc­tu­ral pa­ra trans­for­mar en es­pa­cios ha­bi­ta­dos los lu­ga­res, el apre­mio de los pa­sos ba­jo la llu­via en el cla­qué sor­do­mu­do de las ca­lles mo­ja­das y el re­fle­jo de la luz in­vir­tien­do imá­ge­nes.

Isa­bell, co­mo en los Su­mi-e ja­po­ne­ses, ha­ce que la tin­ta res­ba­le y en sus san­gra­dos sal­pi­que con­tor­nean­do el di­bu­jo trans­for­ma­do en man­cha mul­ti­cro­má­ti­ca por los efec­tos del agua y am­bien­tal de los abi­ga­rra­dos ce­la­jes de Tur­ner ex­pan­dien­do una pin­ce­la­da que se apro­xi­ma a la for­ma lí­qui­da, sur­co y ca­nal de la abs­trac­ción.

La ar­tis­ta par­te de un diá­lo­go plás­ti­co ba­sa­do en la ac­ción di­rec­ta con la reali­dad co­mo Ur­ban Sket­cher y un in­ti­mis­mo ex­pre­si­vo que mo­de­la as­pec­tos emo­cio­na­les en el pai­sa­je. Ago­ra­fo­bia en los es­pa­cios en blan­co que ma­ne­ja con sol­tu­ra sin el vér­ti­go del va­cío. Cro­nis­ta de un tiem­po in­de­fi­ni­do, de esa va­rie­dad emo­cio­nal en la que el ins­tan­te se per­pe­tua pa­ra siem­pre.

MI­GUEL VILLAR

Isa­bell Sei­del, a la de­re­cha, or­ga­ni­za vi­si­tas guia­das a la ex­po­si­ción del Mu­seo Mu­ni­ci­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.