Bei­ras, ¡por una vez!, tie­ne ra­zón

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - EL OJO PÚ­BLI­CO RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

La lar­ga vi­da po­lí­ti­ca de Xo­sé Ma­nuel Bei­ras, lí­der his­tó­ri­co del na­cio­na­lis­mo, se ha ca­rac­te­ri­za­do so­bre to­do por su be­rro­que­ña con­tu­ma­cia en el error. Bei­ras se opu­so a la tran­si­ción, de cu­ya mano lle­gó la de­mo­cra­cia; a la Cons­ti­tu­ción de 1978, que ha ga­ran­ti­za­do la me­jor eta­pa de la his­to­ria es­pa­ño­la des­de 1812; al Es­ta­tu­to ga­lle­go, gra­cias al cual tu­vi­mos por pri­me­ra ¡y úni­ca vez! au­to­no­mía; a la en­tra­da en la CEE, ele­men­to cla­ve pa­ra la eu­ro­pei­za­ción de Es­pa­ña y, den­tro de ella, de Ga­li­cia; y a la Cons­ti­tu­ción Eu­ro­pea, que hu­bie­ra con­ver­ti­do a nues­tro con­ti­nen­te en la pri­me­ra unión con­fe­de­ral de Es­ta­dos de­mo­crá­ti­cos.

Con so­lo esos cin­co dis­pa­ra­tes, que ha­rían de Bei­ras un pro­fe­sio­nal del des­va­río, ha­bría bas­ta­do pa­ra ex­pli­car por qué el na­cio­na­lis­mo ga­lle­go no ha lle­ga­do a go­ber­nar, co­mo en el País Vas­co o Ca­ta­lu­ña. Pe­ro nues­tro mar­xis­ta de pa­zo y piano, se­gún lo de­fi­nía aquí Luís Pou­sa en un ar­tícu­lo me­mo­ra­ble (Iz­quier­dis­tas del gan­che­te de la oli­gar­quía), ha di­ri­gi­do una fuer­za que se opu­so tam­bién, en po­lí­ti­ca me­nu­da, a cual­quier im­pul­so ha­cia la mo­der­ni­za­ción: de la au­to­pis­ta a So­ga­ma, pa­san­do por las gran­des su­per­fi­cies co­mer­cia­les o la ne­ce­sa­ria re­con­ver­sión de los sec­to­res agrí­co­la y pes­que­ro.

Pues bien. Tras tan­tos años de erro­res ga­rra­fa­les, Bei­ras se al­za al fin con la ra­zón, cuan­do, ha­blan­do de Ca­ta­lu­ña, pro­cla­ma que «es­ta­mos an­te un es­ta­do de ex­cep­ción non de­cla­ra­do». ¡Qué gran ver­dad!, se­gún lo des­ta­ca­ba, tam­bién en es­tas pá­gi­nas, Tino No­voa en una mag­ní­fi­ca co­lum­na (Fran­quis­mo).

En Ca­ta­lu­ña es­ta­mos, en efec­to, an­te un es­ta­do de ex­cep­ción no de­cla­ra­do, por vir­tud del cual las au­to­ri­da­des au­to­nó­mi­cas se es­tán sal­tan­do a la to­re­ra la Cons­ti­tu­ción y las le­yes que de­ben cum­plir y ha­cer cum­plir; un es­ta­do de ex­cep­ción que ha con­ver­ti­do al Par­la­men­to ca­ta­lán en el hu­mi­lla­do mam­po­rre­ro del Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat; un es­ta­do de ex­cep­ción, que ha lle­va­do a ese Go­bierno no so­lo a dic­tar de­cre­tos ile­ga­les, en abier­ta desobe­dien­cia a las re­so­lu­cio­nes de los tri­bu­na­les, sino in­clu­so a or­de­nar a los al­cal­des de Ca­ta­lu­ña que pre­va­ri­quen y mal­ver­sen los cau­da­les que los ciu­da­da­nos po­nen en sus ma­nos; un es­ta­do de ex­cep­ción que ha co­lo­ca­do los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pú­bli­cos au­to­nó­mi­cos al ser­vi­cio de la es­tra­te­gia se­di­cio­sa del na­cio­na­lis­mo; un es­ta­do de ex­cep­ción, en fin, que po­dría aca­bar lle­van­do a Ca­ta­lu­ña a su ma­yor rup­tu­ra de la con­vi­ven­cia ci­vil y al ma­yor desas­tre po­lí­ti­co que ha su­fri­do Es­pa­ña des­de que en 1977 se re­cu­pe­ró la de­mo­cra­cia.

Bei­ras ani­ma a re­be­lar­se con­tra ese es­ta­do de ex­cep­ción y por eso, de­mos­tran­do de nue­vo la in­dis­cu­ti­ble ca­pa­ci­dad pa­ra acer­tar que ha mar­ca­do su lar­ga tra­yec­to­ria, pro­cla­ma que par­ti­ci­pa­rá en la cam­pa­ña a fa­vor del re­fe­ren­do. Es de­cir, que apo­ya­rá el es­ta­do de ex­cep­ción que el na­cio­na­lis­mo ha de­cre­ta­do en Ca­ta­lu­ña. Sí se­ñor: ge­nio y fi­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.