La Voz en BARCELONA

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - MERCEDES LODEIRO

Unas 65.0000 per­so­nas, se­gún la Guar­dia Ur­ba­na de Barcelona, par­ti­ci­pa­ron ayer en una ma­ni­fes­ta­ción con­vo­ca­da por So­cie­tat Ci­vil Ca­ta­la­na (SCC) y otras en­ti­da­des con mo­ti­vo del Día de la Fies­ta Na­cio­nal y ba­jo el le­ma «Ca­ta­lu­ña sí, Es­pa­ña tam­bién», pa­ra pe­dir al pre­si­den­te ca­ta­lán, Car­les Puig­de­mont, que vuel­va al sen­ti­do co­mún, que «rec­ti­fi­que» y apro­ve­che el lu­nes «su opor­tu­ni­dad de oro». Ese día ter­mi­na el pla­zo que le ha da­do el Go­bierno pa­ra que acla­re si de­cla­ró la in­de­pen­den­cia o no.

La mar­cha, ce­le­bra­da con el trans­fun­do de la cri­sis ca­ta­la­na, ha si­do, con mu­cho, la más mul- ti­tu­di­na­ria de cuan­tas ha ha­bi­do en Ca­ta­lu­ña en un 12-O. En años an­te­rio­res nun­ca lle­ga­ban a 10.000 los asis­ten­tes, ex­cep­to en el 2014, se­ma­nas an­tes de la seu­do­con­sul­ta del 9N, en que par­ti­ci­pa­ron 38.000 per­so­nas.

Du­ran­te el re­co­rri­do se es­cu­cha­ron vi­vas a la Guar­dia Ci­vil, «Es­pa­ña es una y no cin­cuen­ta y una», «No nos en­ga­ñan, Ca­ta­lu­ña es Es­pa­ña», y le­mas contra la te­le­vi­sión ca­ta­la­na co­mo «TV3 ma­ni­pu­la­do­ra» y contra po­lí­ti­cos: «Puig­de­mont, a pri­sión» y «Ar­tur Mas, dón­de es­tás», si­mi­la­res a los es­cu­cha­dos el do­min­go.

El ac­to, que trans­cu­rrió en un am­bien­te fes­ti­vo co­mo la mul­ti­tu­di­na­ria del pa­sa­do día 8, des­de Pa­seo de Gra­cia has­ta pla­za de Ca­ta­lun­ya, es­ta­ba en­ca­be­za­da por po­lí­ti­cos de Ciu­da­da­nos co­mo Inés Arri­ma­das, Vi­lle­gas y Ca­rri­zo­sa; del PP, co­mo Alberto Fer­nán­dez Díaz; y el lí­der de SCC Ca­ta­lu­ña, Ma­riano Go­má. Fue la lí­der de la opo­si­ción en el Par­la­men­to ca­ta­lán la que con­quis­tó a los más cer­ca­nos: «Inés, gua­pa, pre­si­den­ta», se des­ga­ñi­ta­ba un gru­po. Pe­ro tras ellos, gen­te de to­das las eda­des, ju­bi­la­dos y jó­ve­nes, pe­ro tam­bién fa­mi­lias con ni­ños.

Al igual que el do­min­go pa­sa­do, pro­li­fe­ra­ron ban­de­ras de Es­pa­ña, de Ca­ta­lu­ña y otras blan­cas con un co­ra­zón par­ti­do en tres (ban­de­ra ca­ta­la­na, es­pa­ño­la y eu­ro­pea) , y tam­bién ca­mi­se­tas con men­sa­jes de «So­mos es­pa­ño­les. Ñ». Otros por­ta­ban pe­ga­ti­nas con eñes, le­tra que en ca­ta­lán no exis­te. Al­gu­nas per­so­nas ase­gu­ra­ron ser fie­les a es­te ac­to des­de ha­ce años, pe­ro otras con­fe­sa­ban que se ha­bían su­ma­do en es­ta oca­sión pa­ra de­fen­der la uni­dad de Es­pa­ña. Y re­co­no­cían que la gran ma­ni­fes­ta­ción del pa­sa­do do­min­go les ha­bía da­do va­lor y fuer­zas pa­ra ex­hi­bir sus ideas. «Era ho­ra de que pu­dié­ra­mos sa­lir no­so­tros a la ca­lle», co­men­tó una mu­jer des­pués de ase­gu­rar­se de que es­ta­ba ha­blan­do con una periodista de La Voz de Ga­li­cia y pre­gun­tar qué ano­ta­ción es­ta­ba rea­li­zan­do en el cua­derno. Es so­lo un re­fle­jo de la ten­sión en las ca­lles de la Ciu­dad Con­dal.

Los lí­de­res po­lí­ti­cos que par­ti­ci­pa­ron en la mar­cha, al igual que los au­to­res del ma­ni­fies­to, in­sis­tie­ron en que Puig­de­mont tie­ne que dar mar­cha atrás pa­ra no se­guir per­ju­di­can­do a Ca­ta­lu­ña. El se­cre­ta­rio de SCC, Ma­nuel Mi­ró, le exi­gió que de­je de ha­blar en nom­bre de to­dos los ca­ta­la­nes. «Nun­ca más. No nos re­pre­sen­ta. No en nues­tro nom­bre», di­jo. Uno de los con­vo­can­tes de la mar­cha, So­cie­dad Ci­vil Ca­ta­la­na (SCC) emi­tió un co­mu­ni­ca­do al fi­na­li­zar la ma­ni­fes­ta­ción en el que ad­vir­tió de que no re­co­no­ce­rá una even­tual re­pú­bli­ca ca­ta­la­na ni aca­ta­ría las le­yes que la am­pa­ran. Ade­más, con­si­de­ró «im­pro­ce­den­te» abrir la vía de la ne­go­cia­ción pa­ra so­lu­cio­nar el con­ten­cio­so en­tre el Go­bierno y la Ge­ne­ra­li­tat.

SCC afir­ma que el 10 de oc­tu­bre Ca­ta­lu­ña «vi­vió la pá­gi­na más ne­gra de su re­cien­te his­to­ria», des­pués de que el pre­si­den­te Car­les Puig­de­mont «de­cla­ra­ra la in­de­pen­den­cia en el Pleno del Par­la­men­to al tiem­po que sus­pen­día su efi­ca­cia y fir­ma­ba, jun­to con el res­to de dipu­tados in­de­pen­den­tis­tas, la de­cla­ra­ción de cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na».

Puig­de­mont tam­bién fue el pro­ta­go­nis­ta de los dis­cur­sos leí­dos, con an­te­rio­ri­dad, al fi­na­li­zar el ac­to de la Fies­ta Na­cio­nal. Cle­men­te Po­lo, pre­si­den­te de Re­ge­ne­ra­ción De­mo­crá­ti­ca y por­ta­voz de Es­pa­ña y Ca­ta­la­nes, ca­li­fi­có de «con­fu­sa pan­to­mi­ma, más pro­pia de pa­tio de co­le­gio que de se­de par­la­men­ta­ria», la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral que hi­zo Puig­de­mont en el pleno del día 10.

Te­re­sa Frei­xas, de Con­cor­dia Cí­vi­ca, re­cla­mó re­cu­pe­rar «los va­lo­res del Es­ta­do de de­re­cho» pa­ra que to­dos los ciu­da­da­nos ten­gan «los mis­mos de­re­chos y obli­ga­cio­nes en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal». Ma­nuel Mi­ró (SCC) pi­dió que Puig­de­mont vuel­va a la le­ga­li­dad, y Jo­sep Bou, pre­si­den­te de Em­pre­sa­rios de Ca­ta­lu­ña reivin­di­có su con­di­ción de ca­ta­lán y es­pa­ñol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.