El otro re­fe­ren­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Si hay un pro­ble­ma, lo pri­me­ro es diag­nos­ti­car­lo, lo se­gun­do re­sol­ver­lo. Pa­ra diag­nos­ti­car­lo, ha­ce fal­ta co­no­ci­mien­to, me­jor cien­tí­fi­co. Hay un pro­ble­ma ca­ta­lán, de­bi­do a un desafío se­ce­sio­nis­ta, que ha de­ri­va­do en una cri­sis de Es­ta­do; aun­que hay quien pien­sa que el pro­ble­ma es Es­pa­ña, no Ca­ta­lu­ña. An­te la fal­ta de co­no­ci­mien­to ve­ri­fi­ca­do, ca­da cual in­ter­pre­ta la reali­dad a su ma­ne­ra, ti­ran­do a me­nu­do de su­pues­tos sin com­pro­ba­ción em­pí­ri­ca. Ejem­plos de su­pues­tos ve­ri­fi­ca­dos: Puig­de­mont co­bra el do­ble que Ra­joy, en las es­cue­las ca­ta­la­nas los li­bros de tex­to pre­sen­tan a Ca­ta­lu­ña y Es­pa­ña co­mo na­cio­nes con­fron­ta­das, el re­fe­ren­do fue ile­gal, la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia tam­bién. Ejem­plos de su­pues­tos no ve­ri­fi­ca­dos: la ma­yo­ría apo­ya el de­re­cho a de­ci­dir, la ma­yo­ría si­len­cio­sa no lo apo­ya, la ma­yo­ría del pue­blo quie­re vo­tar. An­te la fal­ta de co­no­ci­mien­to em­pí­ri­co, mu­chos se arro­gan la re­pre­sen­ta­ción de la ma­yo­ría. Pop­per ad­vier­te de que la ma­yo­ría tam­bién pue­de es­tar equi­vo­ca­da. Pop­per es una au­to­ri­dad en cuan­to al co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co, me­dian­te el cual diag­nos­ti­ca pro­ble­mas, des­mon­ta teo­rías in­con­sis­ten­tes y doc­tri­nas fal­sas.

Los ci­ta­dos ejem­plos no ve­ri­fi­ca­dos son, no obs­tan­te, ve­ri­fi­ca­bles. Otra co­sa es que in­tere­se. Los que pi­den a Ra­joy que apli­que el 155, sus­pen­da la au­to­no­mía ca­ta­la­na y con­vo­que elec­cio­nes allí, lo ha­cen por opor­tu­nis­mo y por­que tie­nen ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to elec­to­ral. Unas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas apor­ta­rían co­no­ci­mien­to so­bre el pe­so del in­de­pen­den­tis­mo y del es­pa­ño­lis­mo, así co­mo una me­jor pon­de­ra­ción de la ma­yo­ría si­len­cio­sa. Ha­bría ga­ran­tía de más co­no­ci­mien­to so­bre la reali­dad po­lí­ti­ca, pe­ro no ga­ran­tía de cam­bios po­lí­ti­cos sus­tan­cia­les; in­clu­so los pro­mo­to­res po­drían lle­var­se la sor­pre­sa de un au­men­to del po­der de la coa­li­ción so­be­ra­nis­ta. En cual­quier ca­so, se tra­ta­ría de una so­lu­ción le­gal, aun­que du­ra.

Hay otra so­lu­ción le­gal de ma­yor di­men­sión y du­re­za: apli­car los ar­tícu­los 155 y 92. To­dos coin­ci­di­mos en que nos ha­lla­mos an­te un pro­ble­ma que re­quie­re una de­ci­sión po­lí­ti­ca de es­pe­cial tras­cen­den­cia. Ca­si to­dos nos cree­mos con de­re­cho a par­ti­ci­par de tal de­ci­sión. El ar­tícu­lo 92 es­ta­ble­ce que una de­ci­sión po­lí­ti­ca de es­pe­cial tras­cen­den­cia po­dría ser so­me­ti­da a re­fe­ren­do con­sul­ti­vo de to­dos los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les. Que fue­se con­sul­ti­vo, y no vin­cu­lan­te, ten­dría di­fe­ren­tes con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas, pe­ro per­mi­ti­ría ve­ri­fi­car va­rios de los su­pues­tos apun­ta­dos. Que la con­sul­ta fue­se rea­li­za­da a es­ca­la na­cio­nal no im­pe­di­ría des­glo­sar los re­sul­ta­dos en Ca­ta­lu­ña. Los da­tos apor­ta­rían con­clu­sio­nes so­cio­ló­gi­cas so­bre la ca­ta­la­no­fo­bia y con­clu­sio­nes po­lí­ti­cas so­bre el mo­de­lo te­rri­to­rial. El re­fe­ren­do ha­bría de ser con­vo­ca­do por el Rey, me­dian­te pro­pues­ta del pre­si­den­te del Go­bierno, pre­via au­to­ri­za­ción del Con­gre­so.

En tér­mi­nos de co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co, la si­tua­ción se cla­ri­fi­ca­ría; en tér­mi­nos po­lí­ti­cos, qui­zás tam­bién. Sin em­bar­go, los en­tu­sias­tas de­fen­so­res de la le­ga­li­dad vi­gen­te echa­rían mano del ar­tícu­lo 2, el de la pa­tria co­mún e in­di­vi­si­ble, pa­ra im­pe­dir que se ce­le­bra­se ese re­fe­ren­do le­gal y cien­tí­fi­co.

La po­lí­ti­ca fic­ción es a la po­lí­ti­ca lo que la cien­cia fic­ción es a la cien­cia. Puig­de­mont y Ra­joy de­be­rían pa­sar de la fic­ción a la po­lí­ti­ca, apli­cán­do­se la má­xi­ma de Pop­per de que, es­tan­do uno equi­vo­ca­do y otro te­nien­do la ra­zón, con al­go de es­fuer­zo, am­bos po­drían acer­car­se a la ver­dad.

Di­jo San Ig­na­cio que «en tiem­po de de­sola­ción nun­ca ha­cer mu­dan­za». Ra­zón te­nía, pues­to que en esos mo­men­tos la men­te no es­tá lú­ci­da. No obs­tan­te, esos tiem­pos de tri­bu­la­ción han de ser­vir­nos pa­ra apren­der de los erro­res y rec­ti­fi­car en lo que fue­re ne­ce­sa­rio.

El con­flic­to de Ca­ta­lu­ña, en­tre otras cues­tio­nes, ha pues­to de ma­ni­fies­to las con­se­cuen­cias de que en Es­pa­ña no ten­ga­mos una au­tén­ti­ca Po­li­cía Ju­di­cial. Por­que lla­mar Po­li­cía ju­di­cial a agen­tes que so­la­men­te de­pen­den fun­cio­nal­men­te del Po­der Ju­di­cial, man­te­nien­do la de­pen­den­cia or­gá­ni­ca del Po­der Eje­cu­ti­vo, no es lla­mar a las co­sas por su nom­bre.

Efec­ti­va­men­te con los acon­te­ci­mien­tos de Ca­ta­lu­ña,

To­dos aque­les que aín­da crean na cau­sa da Poe­sía te­ñen un­ha ci­ta a se­ma­na que vén, no Li­ceo de Ou­ren­se, con seis gran­des vo­ces poé­ti­cas his­pa­nas. En reali­da­de, son dúas ci­tas con­cre­tas: a pri­mei­ra, o luns, día 16, e a se­gun­da, o xo­ves, 19, día es­te no que se lle tri­bu­ta­rá un­ha ho­me­na­xe a un poe­ta ex­cel­so das no­sas Le­tras: a Víc­tor Cam­pio Pe­rei­ra (Ga­ra­bás, Ma­si­de, 15-7-1928).

Xa cum­pri­dos os 89 anos, aín­da é poe­ta pou­co co­ñe­ci­do en­tre os le­tra­fe­ri­dos e moi pou­co pre­sen­te nos ám­bi­tos es­co­la­res, ám­bi­tos on­de poe­tas ga­le­gos de en­ti­da­de e den­si­da­de me­no­res soan moi­to máis. Víc­tor Cam­pio, ci­da­dán ca­la­do e nu­la­men­te re­cha­man­te, ig­no­ra o ter­mo pro­mo­ción e a re­tó­ri­ca da es­ce­ni­fi­ca­ción. É cer­to que con­ta cun­ha mi­no­ría de lec­to­res —for­zo­sa­men­te ad­mi­ra­do­res— no sol­por,

Así pues, aho­ra que tan­to se les lle­na la bo­ca a unos y otros con la le­ga­li­dad, es ne­ce­sa­rio que, de una vez por to­das, pa­sa­dos es­tos mo­men­tos de tri­bu­la­ción, se cons­ti­tu­ya la Po­li­cía Ju­di­cial pre­vis­ta en el ar­tícu­lo 126 de la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la, con de­pen­den­cia or­gá­ni­ca y fun­cio­nal del Po­der Ju­di­cial. Los jue­ces no pue­den con­ti­nuar de­pen­dien­do, pa­ra la ins­truc­ción, de los de­va­neos po­lí­ti­cos, ven­gan de don­de ven­gan. Hay que eli­mi­nar esa ne­fas­ta in­je­ren­cia, que tie­ne su ori­gen en el in­cum­pli­mien­to de lo dis­pues­to en la Cons­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.