Trump da otro gol­pe al mul­ti­la­te­ra­lis­mo y re­ti­ra a Es­ta­dos Uni­dos de la Unes­co

Benjamin Ne­tan­yahu si­gue los pa­sos de su alia­do y tam­bién de­ja la or­ga­ni­za­ción

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - RO­SA PAÍNO

La Ad­mi­nis­tra­ción Trump vuel­ve a dis­tan­ciar­se de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal con la re­ti­ra­da ayer de Es­ta­dos Uni­dos de la Or­ga­ni­za­ción de la ONU pa­ra la Edu­ca­ción, la Cien­cia y la Cul­tu­ra (Unes­co) por «su ses­go en contra de Is­rael». Su sa­li­da es un du­ro gol­pe al mul­ti­la­te­ra­lis­mo y a una agen­cia en se­rios aprie­tos eco­nó­mi­cos. Po­co des­pués, Is­rael se­guía los pa­sos de su alia­do.

«Es­ta de­ci­sión no se to­mó a la li­ge­ra, y re­fle­ja la preo­cu­pa­ción de EE.UU. con los cre­cien­tes atra­sos en los pa­gos [de las con­tri­bu­cio­nes] a la Unes­co, la ne­ce­si­dad de una re­for­ma fun­da­men­tal y el con­ti­nuo ses­go en contra Is­rael», jus­ti­fi­có en un co­mu­ni­ca­do la por­ta­voz del De­par­ta­men­to de Es­ta­do, Heat­her Nauert. No obs­tan­te, apun­ta a que se­gui­rá co­mo Es­ta­do ob­ser­va­dor no miem­bro. La sa­li­da se ha­rá efec­ti­va el 31 de di­ciem­bre del 2018. An­tes de anun­ciar la sa­li­da de Is­rael, el pri­mer mi­nis­tro Benjamin Ne­tan­yahu acu­só a la Unes­co de ser «un tea­tro del ab­sur­do por­que en lu­gar de pre­ser­var la his­to­ria, la dis­tor­sio­na».

Mul­ti­la­te­ra­lis­mo

La di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Unes­co, Iri­na Bo­ko­va, con­si­de­ró que la re­ti­ra­da de EE.UU. es una «pér­di­da pa­ra el mul­ti­la­te­ra­lis­mo y pa­ra la fa­mi­lia de la ONU», en mo­men­tos en que «la lucha contra el ex­tre­mis­mo vio­len­to pi­de una in­ver­sión re­no­va­da en edu­ca­ción y en diá­lo­go in­ter­cul­tu­ral pa­ra pre­ve­nir el odio».

Es­ta­dos Uni­dos es uno de los paí­ses fun­da­do­res de la Unes­co (1946), pe­ro las ten­sio­nes han si­do con­tan­tes des­de ha­ce años. En 1984 aban­do­nó la or­ga­ni­za­ción, des­pués de que el en­ton­ces pre­si­den­te Ro­nald Rea­gan la acu­sa­ra de una ma­la ges­tión fi­nan­cie­ra y de man­te­ner un ses­go an­ti­ame­ri­cano en tiem­pos de la gue­rra fría. Su re­gre­so se pro­du­jo en oc­tu­bre del 2003 con Geor­ge W. Bush, pe­ro en el 2011 Ba­rack Oba­ma con­ge­ló la con­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca a raíz de la ad­mi­sión de Pa­les­ti­na co­mo Es­ta­do miem­bro. Des­de el 2013 tie­ne sus­pen­di­do el vo­to de­bi­do a sus deu­das.

El de­to­nan­te de la úl­ti­ma cri­sis se re­mon­ta a ju­lio cuan­do EE.UU. ame­na­zó con re­vi­sar sus re­la­cio­nes tras la de­ci­sión de la Unes­co de de­cla­rar la ciu­dad vie­ja de He­brón pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad de Pa­les­ti­na, que Washington no re­co­no­ce co­mo Es­ta­do. En He­brón se en­cuen­tra la Tum­ba de los Pa­triar­cas, el se­gun­do lu­gar más sa­gra­do de los ju­díos y co­no­ci­da por los mu­sul­ma­nes co­mo la mez­qui­ta de Abraham.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, An­tó­nio Gu­te­rres, la­men­tó la re­ti­ra­da de EE.UU., a la luz del gran pa­pel que ha te­ni­do en la Unes­co des­de su fun­da­ción». En la mis­ma lí­nea, el em­ba­ja­dor fran­cés an­te la ONU, François De­lat­tre, con­si­de­ró que en es­tos mo­men­tos es im­por­tan­te que EE.UU. man­ten­ga su com­pro­mi­so en cues­tio­nes in­ter­na­cio­na­les. El Krem­lin ca­li­fi­có la sa­li­da de una «no­ti­cia tris­te» y pi­dió «des­po­li­ti­zar la or­ga­ni­za­ción».

El anun­cio coin­ci­de con la vo­ta­ción en la se­de de Pa­rís pa­ra ele­gir al su­ce­sor de Bo­ko­va, en la que se es­tá vi­vien­do una re­ñi­da pug­na en­tre Ca­tar y Fran­cia. En la ter­ce­ra vo­ta­ción, el ex­mi­nis­tro de Cul­tu­ra ca­ta­rí Ha­mand Bin Ab­du­la­ziz al Ka­wa­ri y la ex­mi­nis­tra de Cul­tu­ra fran­ce­sa Au­drey Azou­lay em­pa­ta­ron a vo­tos, con 18 de los 58 en jue­go, sin al­can­zar los 30 ne­ce­sa­rios pa­ra ga­nar. Si hoy, en la cuar­ta ron­da nin­gún can­di­da­to ob­tie­ne la ma­yo­ría ab­so­lu­ta, se de­be­rá ele­gir en­tre los dos más vo­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.