El Go­bierno quie­re una in­ter­ven­ción mí­ni­ma

Se­ña­la que no se ha­bría que­bra­do la ley si Puig­de­mont res­pon­de que no ha de­cla­ra­do la in­de­pen­den­cia Sán­chez pre­sio­na pa­ra que si se apli­ca el 155 sea so­lo pa­ra con­vo­car elec­cio­nes en Ca­ta­lu­ña

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - FRAN BALADO

Tan so­lo 24 ho­ras des­pués del anun­cio del Go­bierno de la pues­ta en mar­cha de los trá­mi­tes pa­ra re­cu­rrir al ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, tan­to des­de el Eje­cu­ti­vo co­mo des­de Fe­rraz desean que Puig­de­mont re­vo­que la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña den­tro de pla­zo pa­ra no te­ner que lle­gar a su apli­ca­ción. Los dos par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios tam­bién coin­ci­den en que, en el ca­so de que sea ne­ce­sa­rio, su im­pac­to sea el mí­ni­mo y que de­ri­ve en una con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas.

Ha­cía mu­chos años que el Día de la Fies­ta Na­cio­nal no te­nía tan­ta tras­cen­den­cia po­lí­ti­ca. Su lu­gar en el ca­len­da­rio coin­ci­dió en pleno desafío se­ce­sio­nis­ta, sin du­da el prin­ci­pal mo­ti­vo que mul­ti­pli­có la asis­ten­cia de pú­bli­co al tra­di­cio­nal des­fi­le. El pa­seo de la Cas­te­lla­na ex­pe­ri­men­tó un aba­rro­te de gen­te per­tre­cha­da con ban­de­ras es­pa­ño­las, y que fun­cio­nó co­mo una pro­lon­ga­ción de las ma­si­vas mar­chas a fa­vor de la uni­dad de Es­pa­ña que se ce­le­bra­ron el pa­sa­do fin de se­ma­na.

El des­fi­le, en el que par­ti­ci­pa­ron ca­si cua­tro mil sol­da­dos y que se ce­le­bró ba­jo el le­ma Or­gu­llo­sos de ser es­pa­ño­les, es­tu­vo pre­si­di­do por Fe­li­pe VI, quien fue vi­to­rea­do cons­tan­te­men­te por los asis­ten­tes con gri­tos de Vi­va el Rey y Vi­va la Co­ro­na, en re­co­no­ci­mien­to del tras­cen­den­tal pa­pel que desem­pe­ñó en la cri­sis. Los otros gran­des pro­ta­go­nis­tas fue­ron los cuer­pos de la Po­li­cía y de la Guar­dia Ci­vil, acla­ma­dos por su ac­tua­ción en de­fen­sa de la ley. Con Ma­riano Ra­joy a la ca­be­za, el equi­po de Go­bierno asis­tió al com­ple­to, con la úni­ca ex­cep­ción del mi­nis­tro Guin­dos, de via­je en el ex­tran­je­ro. La jor­na­da so­lo re­sul­tó em­pa­ña­da por la muer­te del ca­pi­tán Bor­ja Ay­bar, que se es­tre­lló con su avión de re­gre­so a Al­ba­ce­te tras ha­ber par­ti­ci­pa­do en el ac­to.

La re­cep­ción más con­cu­rri­da

Co­mo es tra­di­ción, al fi­na­li­zar la pa­ra­da mi­li­tar los re­yes ofre­cie­ron la ha­bi­tual re­cep­ción en Pa­la­cio, que tan­to Ra­joy co­mo Cos­pe­dal, mi­nis­tra de De­fen­sa, aban­do­na­ron an­tes de tiem­po pa­ra po­ner rum­bo a Al­ba­ce­te y dar el pé­sa­me a la fa­mi­lia del pi­lo­to muer­to en el ac­ci­den­te.

Es­te año la re­cep­ción re­sul­tó ex­cep­cio­nal­men­te con­cu­rri­da. Coin­ci­die­ron al­re­de­dor de 1.500 per­so­nas con una nu­tri­da re­pre­sen­ta­ción de au­to­ri­da­des, po­lí­ti­cos y los más des­ta­ca­dos em­pre­sa­rios del país. En­tre los in­vi­ta­dos des­ta­có la gran co­mi­ti­va so­cia­lis­ta, en­ca­be­za­da por Pe­dro Sán­chez e in­te­gra­da por una vein­te­na de ex­mi­nis­tros y ex­pre­si­den­tes del Go­bierno, co­mo Fe­li­pe Gon­zá­lez y Za­pa­te­ro, po­co ha­bi­tua­les en los úl­ti­mos años y cu­ya pre­sen­cia re­fle­ja la ex­cep­cio­na­li­dad del mo­men­to, el apo­yo a la Co­ro­na y a la vez que con­so­li­da el ca­rác­ter cons­ti­tu­cio­na­lis­ta de la for­ma­ción mar­ca­do re­cien­te­men­te por su se­cre­ta­rio ge­ne­ral tras ha­ber pac­ta­do con Ra­joy una re­vi­sión de la Car­ta Mag­na.

Con­fi­den­cias

En uno de los ha­bi­tua­les co­rri­llos con la pren­sa, Sán­chez re­co­no­ció que úl­ti­ma­men­te ha­bía te­ni­do que «mor­der­se mu­cho la len­gua» por las crí­ti­cas re­ci­bi­das, tan­to den­tro co­mo fue­ra del par­ti­do, que lo acu­sa­ron de po­ner­se de per­fil y de tras­la­dar un men­sa­je am­bi­guo en la cues­tión ca­ta­la­na: «En lo que es­ta­ba era en ne­go­ciar», se jus­ti­fi­có. Res­pec­to al re­que­ri­mien­to en­via­do a Puig­de­mont, el lí­der so­cia­lis­ta di­jo que de la res­pues­ta de es­te de­pen­de de que fi­nal­men­te se apli­que o no el 155. En el ca­so de que sea ne­ce­sa­rio, Sán­chez con­si­de­ra que la me­jor so­lu­ción se­ría la ce­le­bra­ción de unas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y mi­ni­mi­zar el im­pac­to de la in­ter­ven­ción del Eje­cu­ti­vo.

Una pos­tu­ra, la de mí­ni­ma in­ter­ven­ción, en la que tam­bién es­tá el Go­bierno.

Tras más de un mes asis­tien­do a una con­ti­nua es­ca­la­da de ten­sio­nes, des­de el acuer­do en­tre PP y PSOE el es­ce­na­rio se ha en­fria­do. Ayer vol­vie­ron a des­li­zar des­de el Eje­cu­ti­vo que con­fían en que Puig­de­mont res­pon­da sa­tis­fac­to­ria­men­te, y po­der re­gre­sar así al an­te­rior es­ce­na­rio, por­que, di­je­ron, si no ha de­cla­ra­do la in­de­pen­den­cia no ha que­bra­do la le­ga­li­dad. En la mis­ma lí­nea del lí­der so­cia­lis­ta, la in­ten­ción de Ra­joy es no te­ner que apli­car el 155, y que so­lo en ca­so de ver­se obli­ga­do, la me­jor ma­ne­ra se­ría con un pin­cel fino, y nun­ca a bro­cha­zos. Fuentes de la Mon­cloa re­co­no­cen que el pac­to ha su­pues­to un an­tes y un des­pués en el com­ba­te al se­ce­sio­nis­mo. «An­te una cri­sis de Es­ta­do, dos po­lí­ti­cos muy dis­tin­tos he­mos de­ja­do a un la­do nues­tras dis­cre­pan­cias». Al­bert Ri­ve­ra in­sis­tió en no per­der tiem­po en apli­car el 155.

La mi­nis­tra de De­fen­sa, Do­lo­res de Cos­pe­dal, con­fió en que no se­ría ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das en Ca­ta­lu­ña, aun­que, pre­ci­só, tie­nen la obli­ga­ción de «es­tar pre­pa­ra­das».

BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

El rey, que fue vi­to­rea­do en el trans­cur­so del des­fi­le, ob­ser­va las ma­nio­bras de las 78 ae­ro­na­ves que par­ti­ci­pa­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.