Puig­de­mont de­be­ría que­dar­se quie­to

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo -

En las au­to­nó­mi­cas del 2015 Ca­ta­lu­ña se in­de­pen­di­za­ría si ga­na­ban Junts pel Sí y la CUP, por lo que en esos co­mi­cios no fal­ta­ron vo­tos: el 77,44 % de par­ti­ci­pa­ción del cen­so en aque­llas elec­cio­nes nie­ga la exis­ten­cia de vo­lú­me­nes ocul­tos de cons­ti­tu­cio­na­lis­tas que, ex­pre­sán­do­se aho­ra en las ur­nas, con­se­gui­rían más es­ca­ños que los in­de­pen­den­tis­tas. Por­que es ra­zo­na­ble su­po­ner que el 21D au­men­ta­rá la par­ti­ci­pa­ción res­pec­to del 27S, pe­ro so­lo unos tres pun­tos o has­ta al­can­zar el 80 %. Lo que sig­ni­fi­ca que PP, PSC, C’s y los Co­mu­nes pue­den su­mar unos cien mil vo­tos más, pe­ro re­par­ti­dos en­tre cua­tro con­ten­dien­tes y en cua­tro cir­cuns­crip­cio­nes, que son in­su­fi­cien­tes pa­ra vol­tear el re­sul­ta­do en tér­mi­nos de es­ca­ños.

De he­cho, las en­cues­tas coin­ci­den en se­ña­lar que PDECat, ERC y CUP su­ma­rían al me­nos 68 de los 135 es­ca­ños. Por lo tan­to, la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes en Ca­ta­lu­ña so­lo tra­ta de mi­ni­mi­zar el tiem­po de in­ter­ven­ción de la au­to­no­mía o no res­pon­de a cálcu­lo elec­to­ral al­guno, aun­que fía su suer­te a la mo­vi­li­za­ción de una ma­yo­ría si­len­cio­sa que no exis­te. In­clu­so vo­tan­do un 80,4 % del cen­so se­gui­ría ga­nan­do ERC (27,5 %), con 42 ac­tas, mien­tras que el PDECat (12,9 %) con­se­gui­ría 19 es­ca­ños, que su­ma­dos a los 9 de la CUP (7 %) to­ta­li­zan el 46,9 % de los vo­tos vá­li­dos y 70 dipu­tados de iden­ti­dad na­cio­nal ca­ta­la­na. En el otro la­do, Ciu­da­da­nos (17 %) re­ba­sa­ría el um­bral de los se­te­cien­tos mil vo­tos pa­ra lo­grar 24 es­ca­ños, se­gui­do por su ri­val más di­rec­to en es­ta con­tien­da, que es el PSC (14 %), con 17 ac­tas, y más dis­tan­cia­dos el PP (9,5 %), con 13, dos más que los Co­mu­nes, que con­si­guen 11 con el mis­mo por­cen­ta­je. Es­to to­ta­li­za el 49,0 % de los vo­tos vá­li­dos y 65 es­ca­ños que son con­tra­rios a la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, y to­dos es­tos nú­me­ros son muy pa­re­ci­dos a los del 27S. So­bre la cam­pa­ña, los au­tos de pri­sión de los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas des­tru­ye­ron cual­quier plan­tea­mien­to de diá­lo­go, lo que su­po­ne una con­tien­da en dos fren­tes que com­pli­ca es­pe­cial­men­te a Xa­vier Do­mé­nech con los Co­mu­nes. Sin em­bar­go, Car­les Puig­de­mont pue­de abrir es­te es­pa­cio si su can­di­da­tu­ra, Junts per Ca­ta­lun­ya, que ca­mu­fla al PDECat, se pre­sen­ta en for­ma­to UE, al­go tan sim­ple co­mo el res­pe­to a las ma­yo­rías y las so­lu­cio­nes ne­go­cia­das; por­que ocho de ca­da diez quie­ren re­fe­ren­do, pe­ro seis de ca­da diez son con­tra­rios a la uni­la­te­ra­li­dad en Ca­ta­lu­ña y omi­tir cual­quie­ra de los dos da­tos se sa­le de las nor­mas de la zo­na. Si, por el con­tra­rio, Puig­de­mont plan­tea su can­di­da­tu­ra co­mo un ple­bis­ci­to que nos le­gi­ti­ma­rá y tal y tal y tal, re­sul­ta­rá ab­sur­do, por­que ya es­tá to­do más que di­cho, vis­to y apren­di­do y no apor­ta­rá más que con­fu­sión y fra­ca­so elec­to­ral fren­te a ERC. De­be­ría que­dar­se quie­to Car­les Puig­de­mont, por­que ya es­ta­mos en cam­pa­ña y es exac­ta­men­te al re­vés, el can­di­da­to a lo que le di­gan, no de­trás de él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.