El pro­ble­ma ca­ta­lán

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - DI­REC­CIÓN DE CO­RREO. Ave­ni­da da Pren­sa, 84 y 85. Sa­bón, 15143 Ar­tei­xo (A Co­ru­ña) Las car­tas no de­ben ex­ce­der de 20 lí­neas y se iden­ti­fi­ca­rán con el nom­bre, do­mi­ci­lio, DNI y te­lé­fono del au­tor. La Voz de Galicia se re­ser­va el de­re­cho de ex­trac­tar los text

Sien­to no com­par­tir el op­ti­mis­mo de al­gu­nas per­so­nas que en­tien­den que, con la de­cla­ra­ción de For­ca­dell an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo, a es­ta se­ño­ra se le abrie­ron los ojos co­mo a Sau­lo cuan­do ca­yó del ca­ba­llo, y que, por en­de, re­nun­cia a sus prin­ci­pios se­ce­sio­nis­tas. Más bien creo que, co­mo Ga­li­leo Ga­li­lei (aun­que, al con­tra­rio del as­tró­no­mo, ella es­té equi­vo­ca­da pa­ra to­dos me­nos pa­ra los de su sec­ta, in­clui­da la ban­da de la va­ra), pa­ra sal­var­se de la ho­gue­ra (va­mos, la pri­sión) ab­ju­re del he­lio­cen­tris­mo, sin per­jui­cio de que, por lo ba­ji­nis, si­ga di­cien­do: «Y sin em­bar­go, la Tie­rra se mue­ve». Por­que la se­ño­ra For­ca­dell ado­le­ce de lo que Or­te­ga y Gas­set lla­ma «na­cio­na­lis­mo par­ti­cu­la­ris­ta», que con­sis­te — ex­pli­ca el fi­ló­so­fo— en un sen­ti­mien­to de in­ten­si­dad va­ria­ble que se apo­de­ra de un pue­blo o co­lec­ti­vi­dad y que les ha­ce desear fer­vien­te­men­te vi­vir apar­te de los de­más». Y de ese bu­cle no se sa­le tan fá­cil. Por eso Or­te­ga sos­tie­ne que es­te pro­ble­ma hay que con­lle­var­lo, por­que no tie­ne so­lu­ción. De ahí que, pa­ra mí, sea mu­cho más creí­ble el va­ti­ci­nio del fi­ló­so­fo que la pro­me­sa de la po­lí­ti­ca, a quien se le su­po­ne que, pa­ra pre­si­dir el Parlament, ya ju­ró o pro­me­tió al­go que no hi­zo: «Cum­plir fiel­men­te las obli­ga­cio­nes del car­go con leal­tad al Rey y guar­dar y ha­cer guar­dar la Cons­ti­tu­ción co­mo nor­ma fun­da­men­tal del Es­ta­do». MA­NUEL GAR­CÍA CAS­TRO. de la que hoy en día se­rá un des­po­jo hu­mano. Se­gún la acu­sa­ción hu­bo (pre­sun­to) «fe­la­ción y se­xo anal y va­gi­nal». Se­gún los cálcu­los eran cin­co, así que mul­ti­pli­can­do por tres ac­tos ca­da uno (con­tan­do que el al­cohol in­hi­be bas­tan­te el ape­ti­to se­xual y que a nin­guno le die­ra por re­pe­tir) me sa­len 15 vio­la­cio­nes y 15 ase­si­na­tos (sí, ase­si­na­tos) pues me ima­gino que esa po­bre chi­ca se iría mu­rien­do ca­da vez que con­sen­tía ser usa­da pa­ra el dis­fru­te de La Ma­na­da. Ya sé que no es un te­ma prio­ri­ta­rio, pues hoy en día to­do es pro­cés, pe­ro yo le pe­di­ría al juez lo que apli­co en mi ne­go­cio (tra­ba­jo en un quios­co): tra­tar al clien­te co­mo te gus­ta­ría que te tra­ta­ran a ti, es de­cir, to­mar con­cien­cia real de es­ta si­tua­ción. Suer­te chi­ca, y nun­ca ol­vi­des que no to­dos los hom­bres so­mos igua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.