«Al pa­sar de la poe­sía a la prag­má­ti­ca se vio que el “pro­cés” era un en­ga­ño» La Voz en BARCELONA

Cree que «más que adoc­tri­nar, se edu­ca en un mar­co vi­tal en el que Es­pa­ña o no exis­te o es ame­na­za­do­ra»

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - SARA CARREIRA

Jo­sé Ro­si­ñol (en ca­ta­lán sue­na Ru­si­ñol, por eso apa­re­ce de am­bas for­mas) es un em­pre­sa­rio que to­da­vía se sor­pren­de de con­ce­der en­tre­vis­tas, aun­que for­ma par­te de So­cie­dad Ci­vil Ca­ta­la­na des­de sus pri­me­ros pa­sos, en no­viem­bre del 2013. Des­de es­te mes es su pre­si­den­te. Al pre­gun­tar­le qué le pa­re­ce que aho­ra los se­ce­sio­nis­tas em­pie­cen a acep­tar no es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra la in­de­pen­den­cia, lo tie­ne cla­ro: «Al pa­sar de la poe­sía a la prag­má­ti­ca se vio que el pro­cés era un en­ga­ño», afir­ma. Se­gui­dor de John Stuart Mill, cree que So­bre la li­ber­tad de­be­ría en­se­ñar­se en el co­le­gio. Es­te res­pe­to a la in­di­vi­dua­li­dad lo lle­va a de­cir que «la pa­tria mo­der­na de­be per­mi­tir­me ser co­mo quie­ro ser siem­pre que cum­pla las le­yes».

—¿Ca­ta­lu­ña es el nue­vo fút­bol?

—Sí, y eso es muy bi­po­lar. Pa­re­ce que no pue­des ser del Ba­rça o del Madrid a la vez. Pe­ro aho­ra se han ro­to amis­ta­des, y cuan­do eres ami­go de al­guien no im­por­ta si es re­pu­bli­cano o mo­nár­qui­co... No hay que es­tar po­si­cio­nán­do­se cons­tan­te­men­te.

—Los in­de­pen­den­tis­tas se que­jan de que ellos or­ga­ni­zan ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­cí­fi­cas y en las cons­ti­tu­cio­na­lis­tas siem­pre hay en­fren­ta­mien­tos de ul­tras.

—Nues­tras ma­ni­fes­ta­cio­nes es­tán abier­tas a to­do el mun­do y so­lo po­ne­mos un lí­mi­te: no que- re­mos a na­die no cons­ti­tu­cio­na­lis­ta y no de­mó­cra­ta. Las ve­ces que ha ha­bi­do pro­ble­mas ha si­do al aca­bar la ma­ni­fes­ta­ción y por par­te de gru­púscu­los ul­tras, y no­so­tros lo con­de­na­mos in­me­dia­ta­men­te. Es co­mo si di­go que las de los in­de­pen­den­tis­tas son vio­len­tas por­que in­sul­tan, gri­tan y pi­tan a la pren­sa es­pa­ño­la, o por­que una vez un bus de la SCC en Lé­ri­da fue ata­ca­do y subie­ron a ame­na­zar de muer­te a to­dos los pre­sen­tes. Son epi­so­dios ais­la­dos y no pue­des con­ver­tir la anéc­do­ta en ge­ne­ra­li­za­ción.

—La pues­ta en es­ce­na in­de­pen­den­tis­ta es más cui­da­da: en­tre can­tar a Ma­no­lo Es­co­bar y ha­cer una fle­cha de luz con los mó­vi­les...

—En nues­tras ma­ni­fes­ta­cio­nes no hay nin­gu­na con­sig­na. Que­re­mos que la gen­te se ex­pre­se en li­ber­tad. Te­ne­mos le­mas, pe­ro son «Seny» o «Con­vi­ven­cia». Pa­ra no­so­tros no te­ner pre­pa­ra­da una co­reo­gra­fía, una per­for­man­ce, es un signo de ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca. Na­die tie­ne que ha­cer na­da.

—Di­ce que, si la par­ti­ci­pa­ción del 21D su­pera el 81 %, en­ton­ces es pro­ba­ble que go­bier­ne una lis­ta cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. Pe­ro en au­to­nó­mi­cas la par­ti­ci­pa­ción ha os­ci­la­do en­tre el 54 y el 77 %.

—El 81 % es mu­cho, es ver­dad [ri­sas]. En nues­tro gru­pos hay ca­te­drá­ti­cos que ha­cen es­tu­dios que di­cen que en­tre la par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les y las au­to­nó­mi­cas en Ca­ta­lu­ña hay una bre­cha de un 10 o 15 %, y ese vo­to es cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. Gen­te que no sien­te co­mo pro­pias las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas. Ca­ta­lu­ña no tie­ne ley elec­to­ral y si­gue la na­cio­nal, que tie­ne dos ca­rac­te­rís­ti­cas: bus­ca las ma­yo­rías y fa­vo­re­ce a las pro­vin­cias me­nos po­bla­das. Por eso cree­mos que una par­ti­ci­pa­ción del 81% ha­ría ga­nar a las lis­tas cons­ti­tu­cio­na­lis­tas, por­que com­pen­sa­ría la bre­cha y se­ría más re­pre­sen­ta­ti­va de la reali­dad ca­ta­la­na, que es mu­cho más plu­ral de lo que les gus­ta­ría a los in­de­pen­den­tis­tas.

—¿Si el 21D hay can­di­da­tos en la cár­cel lo la­men­ta­rá?

—La­men­ta­mos mu­cho ha­ber lle­ga­do has­ta es­te pun­to, que ha­ya pri­sión pre­ven­ti­va, cuan­do la Jus­ti­cia es­pa­ño­la es muy ga­ran­tis­ta. Pe­ro es el Es­ta­do de de­re­cho el que in­di­ca quién pue­de y quién no ser can­di­da­to.

—¿Y qué le pa­re­ce que la CUP no ten­ga a nin­gún impu­tado?

—Eso se lo ten­drá que pre­gun­tar me­jor a los se­ño­res Jun­que­ras y Puig­de­mont.

—¿Los co­le­gios adoc­tri­nan?

—Creo que se da una si­tua­ción mu­cho más su­til. Se edu­ca a los ni­ños en un mar­co vi­tal en el que Es­pa­ña no exis­te o, si exis­te, re­sul­ta ame­na­za­do­ra, le­ja­na, di­fe­ren­te. The New York Ti­mes pu­bli­có que en las se­ries de te­le­vi­sión ca­ta­la­nas los per­so­na­jes que sa­lían ha­blan­do es­pa­ñol eran pros­ti­tu­tas, bo­rra­chos, de­lin­cuen­tes... Siem­pre son «ellos» (Es­pa­ña) y «no­so­tros».

«Si el 21D par­ti­ci­pa el 81 % del elec­to­ra­do pue­den ga­nar los par­ti­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas»

He­cho a sí mis­mo. Na­ci­do en Ri­po­llet (Barcelona) en 1970, Jo­sé Ro­si­ñol re­cuer­da la epi­de­mia de he­roí­na en su ba­rrio, «una zo­na du­ra» del cin­tu­rón bar­ce­lo­nés. Tras pa­sar por el Ejér­ci­to se de­di­có a las ven­tas y aho­ra a la pu­bli­ci­dad, lo que le ha per­mi­tid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.