«Me fu­mé un ci­ga­rri­llo, co­gí la pa­la y lo en­te­rré», de­cla­ra la ase­si­na de Gabriel

El juez pro­rro­ga la de­ten­ción po­li­cial tras el ha­llaz­go del ha­cha utilizada en el cri­men

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - M. SAIZ-PARDO, F. GAVILÁN

Ana Ju­lia Que­za­da vol­ve­rá hoy a los juz­ga­dos de Almería. El juez Ra­fael So­riano acor­dó ayer, tras ape­nas dos ho­ras de la pri­me­ra de­cla­ra­ción en se­de ju­di­cial de la ase­si­na con­fe­sa del ni­ño Gabriel Ruz, sus­pen­der el in­te­rro­ga­to­rio y pro­rro­gar la de­ten­ción de la acu­sa­da pa­ra or­de­nar nue­vas di­li­gen­cias po­li­cia­les. Se­gún in­for­ma­ron fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción, en­tre es­tas di­li­gen­cias es­tán los aná­li­sis pe­ri­cia­les del ha­cha con la que la mu­jer gol­peó al pe­que­ño en la ca­be­za de­ján­do­lo in­cons­cien­te an­tes de as­fi­xiar­lo con sus pro­pias ma­nos. El es­tu­dio de es­ta ar­ma, cla­ve en el ca­so, no ha­bía si­do re­mi­ti­do al juz­ga­do por­que los efec­ti­vos de la Uni­dad Cen­tral Ope­ra­ti­va (UCO) de la Guar­dia Ci­vil la en­con­tra­ron al fi­lo de las 11 de la ma­ña­na de ayer. La he­rra­mien­ta fue ha­lla­da en la fin­ca La Ca­ña­da de la So­le­dad, de Rol­dal­qui­lar (Almería), pro­pie­dad de la fa­mi­lia del pa­dre del ni­ño don­de la ase­si­na con­fe­sa ma­tó al me­nor el 27 de fe­bre­ro.

LA OCUL­TA­CIÓN «En­te­rré el ca­dá­ver por­que no que­ría ha­cer da­ño a Ángel». So­bre la in­com­ple­ta de­cla­ra­ción ju­di­cial de Que­za­da no tras­cen­dió na­da, aun­que fuen­tes ju­rí­di­cas ade­lan­ta­ron que la in­ten­ción de Ana Ju­lia es ra­ti­fi­car­se en la ver­sión au­to­ex­cul­pa­to­ria de los he­chos que dio a la Guar­dia Ci­vil el mar­tes por la tar­de cuan­do con­fe­só que ma­tó al pe­que­ño. Ayer tras­cen­die­ron nue­vos de­ta­lles de los ates­ta­dos de la Guar­dia Ci­vil so­bre esa de­cla­ra­ción, que la UCO con­si­de­ra in­ve­ro­sí­mil. Esos pa­pe­les revelan que la ase­si­na adu­jo que hi­zo des­apa­re­cer el cuer­po del pe­que­ño pa­ra aho­rrar­le a Ángel Cruz, pa­dre del ni­ño y su pa­re­ja, el do­lor de sa­ber que su no­via ha­bía ma­ta­do a su úni­co hi­jo. «En­te­rré el ca­dá­ver por­que no que­ría ha­cer da­ño a Ángel. Así, él no sa­bría nun­ca lo que ha­bía pa­sa­do», lle­gó a afir­mar en un mo­men­to de su de­cla­ra­ción. «Cuan­do es­ta­ba muer­to, me di cuen­ta de que te­nía un problema im­por­tan­te. Sa­qué el pa­que­te de ta­ba­co y me fu­mé un ci­ga­rri­llo, co­gí una pa­la y lo en­te­rré», son otras de las fra­ses pro­nun­cia­das por la ase­si­na.

EL CRI­MEN «El ni­ño me in­sul­tó y me di­jo que no era su ma­dre y que no le man­da­ba». Se­gún su re­la­to, se lle­vó a la fin­ca de Ro­dal­qui­lar al ni­ño por­que Gabriel no lle­gó a en­trar en ca­sa de sus pri­mos aquel 27 de fe­bre­ro, tal y co­mo ha­bía anun­cia­do la pro­pia víc­ti­ma. Que­za­da afir­mó que cuan­do iba en co­che, tras sa­lir de la ca­sa de la abue­la del pe­que­ño, se en­con­tró al me­nor «ju­gan­do so­lo en la ca­lle con un pa­li­to». En La Ca­ña­da de la So­le­dad, afir­mó, se pu­so a pintar el ex­te­rior de la ca­sa de la fin­ca, que ella y Ángel es­ta­ban re­for­man­do pa­ra ha­bi­tar­la tras me­ses en al­qui­ler. El ni­ño se que­dó den­tro de la vi­vien­da. «Me aso­mé y vi que es­ta­ba ju­gan­do con un ha­cha». Ana Ju­lia sos­tu­vo an­te los guar­dias que le re­cri­mi­nó que es­tu­vie­ra ju­gan­do con la he­rra­mien­ta y que in­ten­tó qui­tár­se­la. «El ni­ño me in­sul­tó y me di­jo que no era su ma­dre y que no le man­da­ba», apun­tó. Du­ran­te el for­ce­jeo, con­fe­só, le qui­tó el ha­cha. La de­te­ni­da no se pa­ró a dar de­ta­lles en la pri­me­ra par­te de su de­cla­ra­ción de có­mo fue el gol­pe con la par­te roma del ha­cha. En una se­gun­da par­te fue cuan­do ha­bló de que, efec­ti­va­men­te, le ha­bía da­do un «mal gol­pe» en la ca­be­za al ni­ño, aun­que de for­ma ac­ci­den­tal.

TRAS­LA­DO DEL CA­DÁ­VER «Me pu­se ner­vio­sa cuan­do me pi­die­ron la lla­ve de la fin­ca pa­ra ins­pec­cio­nar­la». En su de­cla­ra­ción tam­bién se re­fi­rió a la tram­pa que le ten­die­ron los agen­tes de la UCO pa­ra for­zar­la a mo­ver el ca­dá­ver, aun­que en ese mo­men­to la Guar­dia Ci­vil to­da­vía al­ber­ga­ba la es­pe­ran­za de que el ni­ño es­tu­vie­ra vi­vo y cus­to­dia­do por una se­gun­da per­so­na. Se pu­so ner­vio­sa cuan­do le pi­die­ron la lla­ve de la fin­ca pa­ra ins­pec­cio­nar­la, revelan los ates­ta­dos del ins­ti­tu­to ar­ma­do.

LA CA­MI­SE­TA Pa­ra des­pis­tar y pa­ra in­cri­mi­nar a su ex­no­vio. Otro de los as­pec­tos cla­ve tra­ta­dos en la com­pa­re­cen­cia fue la ro­pa. Tras en­te­rrar al pe­que­ño se lle­vó la ro­pa a la ca­sa de la abue­la y la es­con­dió allí, re­la­tó. Ana Ju­lia re­co­no­ció que de­jó la ca­mi­se­ta en los jun­cos de la de­pu­ra­do­ra de Las Ne­gras «pa­ra des­pis­tar» y que ti­ró el res­to de las pren­das en un con­te­ne­dor de vi­drio «fren­te a un ho­tel» (en la ur­ba­ni­za­ción Re­ta­mar, a 30 ki­ló­me­tros de la fin­ca del ase­si­na­to). El pan­ta­lón y la su­da­de­ra fue­ron re­cu­pe­ra­dos el mar­tes. So­bre la ca­mi­se­ta de Gabriel ha­lla­da por ella mis­ma en Las Ne­gras, la Guar­dia Ci­vil cree que la in­ten­ción de Que­za­da no era so­lo des­pis­tar, sino in­ten­tar in­cri­mi­nar a su ex­pa­re­ja bur­ga­le­sa, Ser­gio, con quien se tras­la­dó ha­ce cua­tro años a vi­vir a Almería y con el que ha­bía re­gen­ta­do un bar. La ca­mi­se­ta de ha­lló a so­lo 300 me­tros de la ca­sa del ex­no­vio, con quien Ana Ju­lia ha­bía aca­ba­do con muy ma­la re­la­ción tras el fra­ca­so de la aven­tu­ra hos­te­le­ra. La aho­ra de­te­ni­da in­clu­so lle­gó a se­ña­lar­lo co­mo sos­pe­cho­so cuan­do la Guar­dia Ci­vil en los pri­me­ros días le pre­gun­tó so­bre las per­so­nas del círcu­lo cer­cano a la fa­mi­lia de Gabriel que po­drían te­ner mo­ti­vos pa­ra ha­cer­le da­ño.

RI­CAR­DO GAR­CÍA EFE

Ocho ho­ras en los juz­ga­dos en­tre gri­tos de «ase­si­na». La sa­li­da de los juz­ga­dos de Ana Ju­lia Que­za­da obli­gó a la po­li­cía a rea­li­zar ver­da­de­ros es­fuer­zos pa­ra evi­tar que una mul­ti­tud in­ter­cep­ta­ra la furgoneta de la Guar­dia Ci­vil que tras­la­da­ba a la de­te­ni­da de re­gre­so a la co­man­dan­cia tras pres­tar de­cla­ra­ción y per­ma­ne­cer ocho ho­ras en la se­de ju­di­cial. Un cen­te­nar de per­so­nas se agol­pa­ron en la puer­ta del juz­ga­do es­pe­rán­do­la pa­ra lan­zar­le gri­tos de «ase­si­na».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.