Juan Car­los Quer: «Si pi­de per­dón y se reha­bi­li­ta, se­ré el pri­me­ro en apo­yar que sal­ga li­bre»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

El pa­dre de Dia­na Quer, Juan Car­los Quer, en de­cla­ra­cio­nes a la ca­de­na Cope, ase­gu­ró ayer que, a pe­sar de lo que se ha co­men­ta­do en las úl­ti­mas se­ma­nas, no se mue­ve por ins­tin­to de ven­gan­za. De­cla­ró que, en reali­dad, si Jo­sé En­ri­que Abuín Gey, el Chi­cle, «pi­de per­dón y se reha­bi­li­ta de mo­do efec­ti­vo», se­rá el pri­me­ro en apo­yar que sal­ga en li­ber­tad: «Lo ha­ré por­que tie­ne una hi­ja y es­ta ne­ce­si­ta un pa­dre a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias, no a la que es­tá en es­tos mo­men­tos».

En sus de­cla­ra­cio­nes, Juan Car­los Quer reite­ró que no se pue­de le­gis­lar en ca­lien­te so­bre la ca­de­na per­ma­nen­te re­vi­sa­ble: «No es una ca­de­na per­pe­tua. Lle­va dos años y un úni­co con­de­na­do, que fue un hom­bre que pa­só por la sie­rra a sus hi­jas, el cri­men de Moraña». El ma­dri­le­ño reite­ró tam­bién que lo que no tie­ne sen­ti­do es so­li­ci­tar un re­cur­so al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y que, an­tes de que es­te se pro­nun­cie, se in­ten­te eli­mi­nar es­ta pe­na.

Quer va­lo­ró tam­bién las de­cla­ra­cio­nes de los pa­dres de Gabriel: «Son una lec­ción de dig­ni­dad. Qué men­sa­je tan bo­ni­to, ele­va­do y man­da­do a nues­tros re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos. Qué ca­ta­du­ra mo­ral tan al­ta te­ne­mos los ciu­da­da­nos pa­ra exi­gir que nues­tros re­pre­sen­tan­tes se­pan es­tar a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. La vi­da de las per­so­nas más inocen­tes no pue­de ser un ca­la­de­ro de vo­tos».

Po­ner en va­lor

Juan Car­los Quer mos­tró su ma­les­tar con Po­de­mos y el PSOE, cu­yos lí­de­res no lo re­ci­bie­ron pa­ra de­ba­tir so­bre la cues­tión de la pri­sión per­ma­nen­te. «Lo que que­re­mos es que se pon­ga en va­lor la vi­da y la tra­ge­dia de es­tas ni­ñas y ni­ños que fue­ron asesinados, y evi­tar así que que­den nue­vos ca­dá­ve­res en­ci­ma de la me­sa. Es lo úni­co que pue­de mi­ti­gar nues­tro do­lor. Por eso hi­ci­mos ese lla­ma­mien­to a los ciu­da­da­nos, tan so­lo en­tre cua­tro fa­mi­lias, y con­se­gui­mos dos mi­llo­nes y me­dio de fir­mas».

A su vez afir­mó que no se pa­ra­rá pa­ra in­ten­tar blin­dar la ca­de­na per­ma­nen­te re­vi­sa­ble: «Es la ra­zón de nues­tras vi­das. Es­to ja­más lo va­mos a de­jar de la­do has­ta que se pon­gan por par­te de nues­tros po­lí­ti­cos las me­di­das pa­ra pro­te­ger a los ciu­da­da­nos más vul­ne­ra­bles de nues­tra so­cie­dad». El pa­dre de la jo­ven ase­si­na­da en A Po­bra afir­mó que «es ne­ce­sa­ria una pe­na a la al­tu­ra del de­li­to». «Nues­tra pe­na es per­pe­tua, no nos la qui­ta na­die. Hay que san­cio­nar pe­nal­men­te a la al­tu­ra del de­li­to», aña­dió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.