De­ba­tes en la to­rre de Ba­bel

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

Cuan­do la po­lí­ti­ca es­tá blo­quea­da, se pro­du­ce el pa­ra­dó­ji­co efec­to de que, cuan­to más se la agi­ta, más es­té­ril re­sul­ta. Y por eso me atre­vo puen­tear los en­quis­ta­dos de­ba­tes de es­tos días pa­ra ha­blar de los tres es­ce­na­rios o ni­ve­les de la po­lí­ti­ca, y pa­ra ha­cer una bre­ve re­fle­xión so­bre el Ba­bel que es­ta­mos cons­tru­yen­do. El pri­mer ni­vel se ge­ne­ra en los ba­res, en las so­bre­me­sas y en los gru­pos de ac­ción so­cial in­te­gra­dos por afec­ta­dos y co­lec­ti­vos de abai­xo­fir­man­tes. Su na­tu­ra­le­za —le­jos de es­tar re­fe­ri­da a la cul­tu­ra, la ri­que­za o la edad de los par­ti­ci­pan­tes— es­tá de­fi­ni­da por su ten­den­cia a abor­dar los pro­ble­mas de uno en uno, ais­la­dos del con­tex­to, y des­de una pers­pec­ti­va siem­pre in­tere­sa­da. Y esa es la ra­zón por la que es­te pri­mer ni­vel se ca­rac­te­ri­za por­que to­dos los pro­ble­mas son muy fá­ci­les de re­sol­ver, to­dos los aná­li­sis que se rea­li­zan son ob­vios y to­das aque­llas so­lu­cio­nes que se eje­cu­tan de­pen­den de un re­cur­so ba­ra­to e inago­ta­ble lla­ma­do «vo­lun­tad po­lí­ti­ca». La con­clu­sión en es­te ca­so es igual de cla­ra: la cul­pa de to­do lo que su­ce­de la tie­ne el Go­bierno, que mien­te más que ha­bla, y la úni­ca so­lu­ción es echar­lo de sus si­llo­nes.

El se­gun­do ni­vel re­si­de en los par­la­men­tos y cor­po­ra­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les y en los to­dó­lo­gos y ar­ti­cu­lis­tas que, co­mo yo, lle­nan de es­té­ri­les so­li­lo­quios las ter­tu­lias, las pan­ta­llas, las re­des so­cia­les y el pa­pel im­pre­so. Se tra­ta de un ni­vel un po­co más so­fis­ti­ca­do, por­que unos y otros se vi­gi­lan en­tre sí co­mo pis­to­le­ros de una pe­lí­cu­la de va­que­ros y por­que, da­do que to­das las pa­ri­das enun­cia­das que­dan re­gis­tra­das, per­mi­ten ha­cer ba­lan­ces y com­pa­ra­cio­nes pe­rió­di­cas que des­cu­bren y cas­ti­gan a los más can­ta­ma­ña­nas. El problema es que es­te ni­vel tam­bién per­mi­te tra­tar los pro­ble­mas de uno en uno, abor­dar­los con opor­tu­nis­mo y par­cia­li­dad, y con­cluir que ca­si to­do es ob­vio y fá­cil de arre­glar «si hay vo­lun­tad po­lí­ti­ca».

En el ter­cer ni­vel so­lo se en­cuen­tra el Go­bierno, que tie­ne que abor­dar to­dos los pro­ble­mas a la vez, asu­mir las con­tra­in­di­ca­cio­nes que hay en­tre las so­lu­cio­nes po­si­bles, echar la cuen­ta al cos­te y a la di­ná­mi­ca de ca­da de­man­da, preo­cu­par­se de los in­gre­sos, de las prio­ri­da­des del gas­to, de las deu­das y de la sos­te­ni­bi­li­dad de los ser­vi­cios. Y por eso es­te ni­vel es­tá lleno de enor­mes di­fi­cul­ta­des y de so­lu­cio­nes apa­ren­tes. De ahí se de­du­ce que los Go­bier­nos tie­nen la cul­pa de to­do, se des­gas­tan rá­pi­da­men­te, se equi­vo­can di­cien­do que sí, que no o abs­te­nién­do­se, y ca­re­cen de la pie­dra fi­lo­so­fal —la vo­lun­tad po­lí­ti­ca— que en gra­do in­fi­ni­to se le atri­bu­ye.

Por eso les pro­pon­go un ejer­ci­cio muy útil pa­ra sa­ber de qué va la es­té­ril po­lí­ti­ca de es­tos días. En vez de ha­blar de las pen­sio­nes —o de la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble— sin sa­lir del pri­mer ni­vel, ha­gan el es­fuer­zo de ima­gi­nar el mis­mo de­ba­te en los tres es­ce­na­rios, pri­me­ro co­mo dipu­tados o pe­rio­dis­tas, y des­pués co­mo Go­bierno. Y en­se­gui­da en­ten­de­rán el fa­mo­so mi­to de la to­rre de Ba­bel, que les im­pi­dió a los hom­bres en­ca­ra­mar­se al cie­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.