La mi­tad de la he­roí­na que se con­su­me en la Pe­nín­su­la pa­sa por las Rías Bai­xas

La mi­tad de los ali­jos que lle­gan a Es­pa­ña y el nor­te de Portugal pa­san an­tes por las Rías Bai­xas a tra­vés de or­ga­ni­za­cio­nes ho­lan­de­sas, tur­cas, búl­ga­ras, al­bano-ko­so­va­res o co­lom­bia­nas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - JAVIER RO­ME­RO VI­GO / LA VOZ

El trá­fi­co de he­roí­na crece en Eu­ro­pa al mis­mo rit­mo des­me­su­ra­do que el de co­caí­na en Su­da­mé­ri­ca. Y las Rías Bai­xas, en am­bos ca­sos, son el es­ce­na­rio de una asen­ta­da ac­ti­vi­dad cri­mi­nal in­ter­na­cio­nal tan­to pa­ra re­ci­bir los car­ga­men­tos co­mo pa­ra dar­les sa­li­da por el nor­te de Portugal y al­gu­nas zo­nas de Es­pa­ña. La gran di­fe­ren­cia es que un ali­jo gran­de de pol­vo blanco no ba­ja de la to­ne­la­da de pe­so, mien­tras que uno del opioi­de, el más gran­de in­cau­ta­do has­ta la fe­cha en Galicia, lle­gó a 64 ki­los. «De ca­da dos ki­los de he­roí­na, al cor­tar­la, se ob­tie­nen cin­co. De he­cho, ca­si siem­pre que hay de­co­mi­sos sue­le co­ger­se tam­bién sus­tan­cia de cor­te. La he­roí­na pu­ra es muy fuer­te por sí so­la y pue­de ser mor­tal», ex­pli­ca un man­do po­li­cial es­pe­cia­li­za­do en la sus­tan­cia.

Las aprehen­sio­nes de dro­ga se han vuel­to cons­tan­tes des­de ha­ce años. So­lo el gru­po se­gun­do de la Uni­dad de Dro­gas y Cri­men Or­ga­ni­za­do (Udy­co) de Pon­te­ve­dra acumula des­de el 2009 185 ki­los in­cau­ta­dos y 91 de­te­ni­dos, co­la­bo­ran­do en no po­cas oca­sio­nes con la Guar­dia Ci­vil y Vi­gi­lan­cia Adua­ne­ra. Pe­ro es­te reguero de in­cau­ta­cio­nes re­sul­ta in­su­fi­cien­te pa­ra cor­tar el flu­jo de mer­can­cía y des­ac­ti­var or­ga­ni­za­cio­nes ex­tran­je­ras que usan las Rías Bai­xas co­mo cuar­tel ge­ne­ral. «Las can­ti­da­des de­co­mi­sa­das son el me­jor ejem­plo de que to­da esa dro­ga, al tra­tar­se de he­roí­na, no pue­de con­su­mir­se en Galicia. Una par­te im­por­tan­te aca­ba en Portugal, en el nor­te so­bre to­do, y otras zo­nas de Es­pa­ña. La pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra lle­va años sien­do una gran puer­ta de en­tra­da pa­ra la he­roí­na que se pro­du­ce en Af­ga­nis­tán».

Los años 2016 y 2017 fue­ron es­pe­cial­men­te fruc­tí­fe­ros. Pri­me­ro se aprehen­die­ron 56 ki­los en la ope­ra­ción Mos­ka, el ali­jo más gran­de de Galicia has­ta la fe­cha y ese año el más pe­sa­do de Eu­ro­pa. La or­ga­ni­za­ción era ho­lan­de­sa y se des­pla­za­ba al sur de Galicia pa­ra lle­var por ca­rre­te­ra la he­roí­na; al año si­guien­te se de­co­mi­só otra re­me­sa de 64 ki­los en la ope­ra­ción Ti­ra­bu­zón, por lo que el nue­vo éxi­to po­li­cial vol­vió a su­bir el lis­tón. En es­te ca­so, con el arres­to de cin­co hom­bres de na­cio­na­li­dad búl­ga­ra. Di­cho país lle­va años ca­ta­pul­tan­do bue­na par­te de la pro­duc­ción de es­te pro­duc­to de la ama­po­la a Eu­ro­pa por ca­rre­te­ras, sien­do mu­chos los paí­ses de su en­torno que tam­bién se han pro­fe­sio­na­li­za­do en es­te ti­po de nar­co­trá­fi­co.

«El ori­gen siem­pre es Af­ga­nis­tán, lue­go se lle­va a Bul­ga­ria por ca­rre­te­ra y de ahí sue­le ir a Ho­lan­da, que es el gran al­ma­cén eu­ro­peo de es­ta sus­tan­cia. Galicia es la puer­ta de en­tra­da de una par­te de esa mer­can­cía por la fa­ma que tie­ne en el mun­do del nar­co­trá­fi­co y las ca­de­nas de dis­tri­bu­ción es­ta­ble­ci­das des­de ha­ce dé­ca­das. Di­ga­mos que los pro­vee­do­res se apro­ve­chan de sus con­tac­tos pa­ra mo­ver su mer­can­cía en po­co tiem­po», re­co­no­ce el mis­mo agen­te an­tes de aña­dir: «En­tre el 50 y el 60 % de la he­roí­na que en­tra en Es­pa­ña aca­ba en la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra pa­ra ser ven­di­da lue­go a otros com­pra­do­res que es­tán por de­ba­jo y que son es­pa­ño­les o por­tu­gue­ses. En Ma­drid aca­ba mu­cha mer­can­cía tam­bién».

Es­pe­cia­li­za­dos

El per­fil del tra­fi­can­te, al igual que el es­tu­pe­fa­cien­te que tra­ba­jan, tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des. «A una per­so­na que co­no­ce el ne­go­cio de la he­roí­na y tra­fi­ca con ella nun­ca la ve­rás mo­vien­do co­caí­na. Sin em­bar­go, a los que mueven co­ca sí que los ve­rás acep­tan­do cual­quier ne­go­cio». De ahí que no po­cas ve­ces se in­ves­ti­gue a ciu­da­da­nos de ori­gen co­lom­biano im­pli­ca­dos en es­te de­li­to con­cre­to. Pe­ro tam­bién a per­so­nas de na­cio­na­li­dad tur­ca, ho­lan­de­sa, por­tu­gue­sa, búl­ga­ra y al­bano-ko­so­var. «Al­gu­nos es­tán asen­ta­dos aquí [en alu­sión a la cos­ta de Pon­te­ve­dra o su fron­te­ra con Portugal] in­ten­tan­do pa­sar des­aper­ci­bi­dos y otros son iti­ne­ran­tes, es­tán días, se­ma­nas en al­gún pun­to y se van mo­vien­do se­gún las ur­gen­cias que tie­nen».

El re­pun­te de la he­roí­na, aten­dien­do a la es­ca­la­da po­li­cial de des­man­te­la­mien­to de or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les, comienza en el 2010 tras unos años es­tig­ma­ti­za­da por las muer­tes que cau­só y el de­te­rio­ro fí­si­co y psi­co­ló­gi­co en el que ins­ta­ló a mi­les de con­su­mi­do­res. «Pun­tos de ven­ta siem­pre han exis­ti­do, al­gu­nos im­por­tan­tes, co­mo el po­bla­do de Ca­ta­bois en Fe­rrol y en me­nor me­di­da el asen­ta­mien­to de O Vao en Pon­te­ve­dra. Pe­ro las or­ga­ni­za­cio­nes que ope­ran en Galicia no se mueven en ese am­bien­te». En lo re­fe­ri­do al con­su­mo, la he­roí­na vuel­ve a coin­ci­dir con la co­caí­na en que los dos paí­ses que li­de­ran su pro­duc­ción mun­dial no de­jan de au­men­tar sus re­gis­tros de fa­bri­ca­ción año tras año, pe­se a los in­ten­tos de fre­nar el nar­co­trá­fi­co en su ori­gen yen­do a las plan­ta­cio­nes, don­de, una vez tra­ta­das quí­mi­ca y clan­des­ti­na­men­te, am­bas sus­tan­cias se con­vier­ten en co­di­cia­dos ob­je­tos de de­seo en las ca­lles de to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.