Don Pe­dro Sán­chez ya sa­be go­ber­nar

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

Si ha­ce un año le di­je­sen a Sán­chez que iba a pa­sar es­te ve­rano en la Mon­cloa, y que una de sus pri­me­ras de­ci­sio­nes iba a ser au­men­tar el gas­to en de­fen­sa, se hu­bie­se creí­do la pri­me­ra, que era la más di­fí­cil, pe­ro no la se­gun­da. Más aún, hu­bie­se ju­ra­do por sus muer­tos que, en su con­di­ción de so­cia­lis­ta —pe­lín po­pu­lis­ta—, ja­más an­te­pon­dría la mo­der­ni­za­ción del ma­te­rial de gue­rra a la re­duc­ción de la bre­cha sa­la­rial, al au­men­to de las ayu­das a la de­pen­den­cia, al im­pul­so de la in­ves­ti­ga­ción o al re­fuer­zo de la lu­cha con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro. Tam­bién hu­bie­se ju­ra­do —en es­te ca­so por su vi­da— que, co­mo pre­si­den­te del Go­bierno, ja­más iba a ce­der an­te las bra­vu­co­na­das y gi­li­po­lle­ces de un ultra co­mo Trump, ni iba a ha­cer lo que fue­se ne­ce­sa­rio por ob­te­ner una foto sa­lu­dan­do y fin­gien­do con­ver­sar con ese dios ru­bio, con cor­ba­ta roja, pa­ra ga­nar —con se­me­jan­te idio­tez— unas dé­ci­mas de pres­ti­gio an­te sus com­pa­trio­tas. Pe­ro la ver­dad es que ya hi­zo to­do eso, ya rom­pió los ju­ra­men­tos ima­gi­na­rios que aca­bo de na­rrar, y ya apren­dió en car­ne pro­pia en qué con­sis­te go­ber­nar.

Yo creo —¡con per­dón!— que Eu­ro­pa tie­ne que au­men­tar sus gas­tos mi­li­ta­res y dar­le pron­ta y má­xi­ma efi­ca­cia a una política co­mún de ex­te­rio­res y de­fen­sa, pa­ra que nin­gún bo­ta­ra­te co­mo Trump pue­da chu­lear­nos y hu­mi­llar­nos, co­mo lo ha he­cho, con el sim­ple e im­ba­ti­ble ar­gu­men­to de que so­mos un gi­gan­te con pies de ba­rro que de­pen­de­mos de sus ca­pri­chos y bron­cas. Y por eso me ale­gra que Sán­chez, que ya ha­bía cons­trui­do aquel in­fan­til ar­gu­men­to de que no­so­tros no ne­ce­si­ta­mos más ma­te­rial de gue­rra, por­que pa­sea­mos por el mun­do nues­tra in­fan­te­ría inigua­la­ble, he­re­de­ra de los Ter­cios de Flan­des, se ha­ya tra­ga­do su gran­di­lo­cuen­te dis­cur­so so­cial, y su acar­to­na­da es­té­ti­ca po­pu­lis­ta, pa­ra asu­mir y ace­le­rar el mis­mo gas­to que Ra­joy ya ha­bía acep­ta­do res­pon­sa­ble­men­te. Por­que de es­te mo­do nos ha de­mos­tra­do, al me­nos a mí, que tie­ne aga­llas y es­tó­ma­go pa­ra tra­gar­se los mis­mos sa­pos pe­lu­dos que to­dos los de­más go­ber­nan­tes tie­nen que di­ge­rir.

Tam­bién es­pe­ro que no tar­de mu­cho en en­te­rar­se de que la prác­ti­ca to­ta­li­dad de los re­ga­los que nos está ha­cien­do —sa­ni­dad mun­dia­li­za­da en el ser­vi­cio y re­gio­na­li­za­da en su fi­nan­cia­ción, abo­li­ción de los co­pa­gos que im­pli­ca­ban a los be­ne­fi­cia­rios en el con­trol del gas­to, im­pues­tos que pue­dan cua­drar las pen­sio­nes, sa­la­rios vin­cu­la­dos al cos­te de la vi­da, nue­vos de­re­chos asis­ten­cia­les y co­sas así— nos los ten­drá que sa­car del bol­si­llo con las in­vi­si­bles ar­tes de los car­te­ris­tas. Por­que no está bien que si­ga­mos cre­yen­do que la re­la­ja­ción y el re­tra­so del ajus­te pre­su­pues­ta­rio es un milagro de los pa­nes y los pe­ces, obra­do por las mi­nis­tras y los mi­nis­tros, que nun­ca va­mos a te­ner que pa­gar con gas­tos, pe­na­li­za­cio­nes e in­tere­ses de de­mo­ra.

Po­co a po­co, inexo­ra­ble­men­te, to­dos apren­den lo que es go­ber­nar. Y por eso me ale­gro de que Pe­dro Sán­chez va­ya en es­to así de ace­le­ra­do. ¡Bien­ve­ni­do, ami­go, a la real­po­li­tik!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.