Mul­ta his­tó­ri­ca a John­son & John­son por ven­der pol­vos de tal­co can­ce­rí­ge­nos

La fir­ma, que lo nie­ga, con­de­na­da a pa­gar 4.000 mi­llo­nes a 22 mu­je­res con tu­mor de ova­rio

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - R. ROMAR

Un ju­ra­do po­pu­lar de Saint Louis (Mi­su­ri) ha con­de­na­do a la mul­ti­na­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se John­son & Jon­son al pa­go de 4.021 mi­llo­nes de eu­ros por no ad­ver­tir a los con­su­mi­do­res de que el pol­vo de tal­co que co­mer­cia­li­za está con­ta­mi­na­do por as­bes­to (alu­mi­nio), una sus­tan­cia can­ce­rí­ge­na que se ha re­la­cio­na­do con el cán­cer de ve­ji­ga que ha afec­ta­do a las 22 de­man­dan­tes que uti­li­za­ban el pro­duc­to pa­ra su hi­gie­ne per­so­nal de for­ma con­ti­nua­da, de las que seis ya han fa­lle­ci­do. Ca­da una de ellas y sus fa­mi­lia­res re­ci­bi­rá 472 mi­llo­nes de eu­ros co­mo com­pen­sa­ción por los da­ños cau­sa­dos, una can­ti­dad a la que se su­man otros 3.550 mi­llo­nes en con­cep­to de san­ción a la com­pa­ñía por no in­for­mar so­bre los su­pues­tos ries­gos aso­cia­dos.

No es la pri­me­ra vez que la jus­ti­cia nor­te­ame­ri­ca­na se pro­nun­cia en con­tra de la em­pre­sa, que se en­fren­ta a otras 9.000 de­man­das en to­do el país por el mis­mo mo­ti­vo en una ba­ta­lla le­gal que se adi­vi­na lar­ga y muy du­ra. La sen­ten­cia pre­via más re­cien­te has­ta aho­ra se ha­bía fa­lla­do en agos­to del pa­sa­do año, cuan­do un tri­bu­nal de Los Án­ge­les con­de­nó a la fir­ma de pro­duc­tos cos­mé­ti­cos a pa­gar 417 mi­llo­nes de eu­ros a una mu­jer. Con an­te­rio­ri­dad se pro­du­je­ron otras dos de­ci­sio­nes con­tra­rias a los in­tere­ses de John­son & John­son, aun­que por can­ti­da­des me­no­res. Sin em­bar­go, en to­dos es­tos ca­sos pre­ce­den­tes la com­pa­ñía ape­ló y la jus­ti- cia le aca­bó dan­do la ra­zón an­te el ar­gu­men­to que es­gri­mían sus abo­ga­dos: que sus pro­duc­tos no con­tie­nen as­bes­to en nin­gún ca­so y que, si por cual­quier mo­ti­vo se hu­bie­ra pro­du­ci­do una con­ta­mi­na­ción ac­ci­den­tal en la ex­trac­ción del ma­te­rial, es­ta se­ría eli­mi­na­da en el pro­ce­so pos­te­rior de pu­ri­fi­ca­ción.

La mul­ti­na­cio­nal tam­bién re­cu­rri­rá aho­ra un ve­re­dic­to con el que se sien­te «pro­fun­da­men­te de­cep­cio­na­do» y que ase­gu­ra que es pro­duc­to de «un pro­ce­so muy in­jus­to que per­mi­tió a los de­man­dan­tes pre­sen­tar a un gru­po de 22 mu­je­res, la ma­yo­ría de ellas sin co­ne­xión a Mi­su­ri, en un úni­co ca­so, y to­das ale­gan­do que desa­rro­lla­ron un cán­cer de ova­rio». «Ca­da ve­re­dic­to con­tra John­son & John­son que ha pa­sa­do por el pro­ce­so de ape­la­ción en es­te jui­cio ha si­do re­vo­ca­do, y los mu­chos erro­res pre­sen­tes en es­te jui­cio han si­do peo­res que los que hu­bo en los pre­ce­den­tes, y que han si­do re­vo­ca­dos», ase­gu­ra la em­pre­sa.

Al igual que en los an­te­rio­res ca­sos, la so­cie­dad si­gue de­fen­dien­do que sus pro­duc­tos «no con­tie­nen as­bes­to y no cau­san cán­cer de ova­rio».

«En­cu­bri­mien­to»

Otra ver­sión dis­tin­ta es la ofre­ci­da por el abo­ga­do de las de­man­dan­tes, que acu­só a la com­pa­ñía de «en­cu­brir du­ran­te más de 40 años evi­den­cias de la exis­ten­cia de as­bes­to en sus pro­duc­tos». Fren­te a es­te ar­gu­men­to, la em­pre­sa ofre­ció un es­tu­dio en­car­ga­do a ad­mi­nis­tra­ción de fár­ma­cos y ali­men­tos de Es­ta­dos Uni­dos, la FDA, en la que no de­tec­tó mues­tras de la fi­bra can­ce­rí­ge­na en va­rias mues­tras del pro­duc­to. La in­ves­ti­ga­ción se reali­zó en­tre el 2019 y el 2010 y en nin­gún ca­so se en­con­tra­ron res­tos de amian­to.

El tal­co es el mi­ne­ral más blan­do de la tie­rra y está li­ga­do al as­bes­to —del que pro­ce­de el amian­to—, ya que am­bos ele­men­tos sue­len apa­re­cer pró­xi­mos en los ya­ci­mien­tos. Los de­man­dan­tes aseguran que am­bos mi­ne­ra­les se en­tre­mez­clan en la ex­trac­ción, ha­cien­do im­po­si­ble la eli­mi­na­ción de la sus­tan­cia car­ci­no­gé­ni­ca. Ese ar­gu­men­to es des­men­ti­do por la mul­ti­na­cio­nal, que afirma que los ri­gu­ro­sos pro­ce­sos de prue­bas y pu­ri­fi­ca­cio­nes a los que se so­me­ten sus pro­duc­tos ga­ran­ti­zan que el tal­co está lim­pio.

El pol­vo de tal­co del la­bo­ra­to­rio po­dría es­tar con­ta­mi­na­do con as­bes­to, un mi­ne­ral can­ce­rí­geno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.