La se­ma­na «ho­rri­bi­lis» de la jue­za De La­ra

Tras el ex­pe­dien­te ju­di­cial, la Au­dien­cia ar­chi­va su cau­sa con­tra el ex­con­se­llei­ro

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada -

La jue­za ne­gó el pa­sa­do ve­rano que la ins­truc­ción que­da­se en el lim­bo

Es­ta fue la se­ma­na ho­rri­bi­lis pa­ra la jue­za lu­cen­se Pi­lar de La­ra, de­di­ca­da en los úl­ti­mos años a la aper­tu­ra de ope­ra­cio­nes su­pues­ta­men­te vin­cu­la­das con tra­mas de co­rrup­ción. El Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial le abrió un ex­pe­dien­te por los am­plios re­tra­sos en la ins­truc­ción de al­gu­nos ca­sos, y la Au­dien­cia Pro­vin­cial op­tó por qui­tar­le de las ma­nos las ac­tua­cio­nes que te­nía en re­la­ción al con­se­llei­ro de In­dus­tria en­tre el 2005 y 2009, du­ran­te el go­bierno del bi­par­ti­to, Fernando Blanco (BNG), co­mo con­se­cuen­cia de unas acu­sa­cio­nes efec­tua­das por el con­tro­ver­ti­do em­pre­sa­rio lu­cen­se Jorge Do­rri­bo en la ope­ra­ción Cam­peón. El tri­bu­nal op­tó por el so­bre­sei­mien­to pro­vi­sio­nal por­que no da cre­di­bi­li­dad al­gu­na a las ma­ni­fes­ta­cio­nes del que fue­ra crea­dor del im­pe­rio Nu­pel, que fa­bri­có des­de cre­mas pa­ra ca­za­do­ras has­ta al­gu­nos me­di­ca­men­tos genéricos.

A la jue­za De La­ra le ca­yó de re­bo­te el ca­so de Fernando Blanco. Es­te fue me­ti­do en la ope­ra­ción Cam­peón, que di­ri­gió des­de el mi­nu­to ce­ro la ma­gis­tra­da Es­te­la San José, aho­ra al fren­te de un juz­ga­do pe­nal en Huel­va. Es­ta con­si­de­ró que lo que de­cía Do­rri­bo so­bre Blanco era ne­ce­sa­rio in­ves­ti­gar­lo más a fon­do y, pa­ra no ha­cer in­go­ber­na­ble la ope­ra­ción prin­ci­pal, op­tó por ha­cer una pie­za se­pa­ra­da, que man­dó al juz­ga­do de­cano pa­ra re­par­to. Le to­có a De La­ra y en su juz­ga­do que­dó va­ra­da, se­gún en­ten­dió Xoán An­tón Pérez Le­ma, el le­tra­do del ex­con­se­llei­ro. Un dato es irre­fu­ta­ble: Fernando Blanco lle­va­ba sie­te años in­vo­lu­cra­do en un pro­ce­so ju­di­cial que no te­nía tra­zas de re­sol­ver­se con agi­li­dad y que le cos­tó su ac­ta de dipu­tado en el 2011.

A prin­ci­pios del pa­sa­do ve­rano, el le­tra­do op­tó por di­ri­gir un torpe­do a la lí­nea de flo­ta­ción de la jue­za De La­ra, pre­sen­tan­do una que­ja al Con­se­jo del Po­der Ju­di­cial, a tra­vés del Co­le­gio de Abo­ga­dos de Lu­go, por lo que es­ti­ma­ba «de­mo­ras in­jus­ti­fi­ca­das» en la tra­mi­ta­ción de los re­cur­sos pre­sen­ta­dos al so­li­ci­tar el so­bre­sei­mien­to de la cau­sa con­tra el ex­con­se­llei­ro de In­dus­tria. Al tras­cen­der la que­ja, la jue­za dio a co­no­cer que no era cier­to que esas di­li­gen­cias —por pre­sun­tos de­li­tos de frau­de en sub­ven­cio­nes, cohe­cho y blan­queo de ca­pi­ta­les— es­tu­vie­ran plan­ta­das o hu­bie­ran que­da­do en el lim­bo. De­cía tam­bién que los re­cur­sos que el abo­ga­do pre­sen­ta­ba eran con­tes­ta­dos en tiem­po y for­ma.

Fuentes de la abo­ga­cía se­ña­lan que la que­ja por el ca­so Blanco pu­do ser de­ci­si­va pa­ra la ins­pec­ción rea­li­za­da por el CGPJ en el juz­ga­do de De La­ra y que aca­bó con el ex­pe­dien­te que se co­no­ció es­ta mis­ma se­ma­na.

Co­che y 200.000 eu­ros

Fernando Blanco, que co­men­zó sien­do con­ce­jal y dipu­tado pro­vin­cial en Lu­go y des­pués lle­gó al Go­bierno de la Xun­ta, en­tró de lleno en la Cam­peón por­que Jorge Do­rri­bo di­jo que le ha­bía pa­ga­do 200.000 eu­ros y en­tre­ga­do un co­che, así co­mo otor­ga­do par­ti­ci­pa­cio­nes en va­rias de sus em­pre­sas, tras ha­ber ob­te­ni­do una sub­ven­ción de 1,6 mi­llo­nes de la Con­se­lle­ría de In­dus­tria, que di­ri­gía el po­lí­ti­co lu­cen­se. Blanco siem­pre lo ne­gó.

El em­pre­sa­rio tam­bién ha­bló en al­gún mo­men­to de la en­tre­ga de un dia­man­te a Fernando Blanco cuan­do era edil en Lu­go, pa­ra la ob­ten­ción de un con­tra­to de un ser­vi­cio de lim­pie­za. Es­ta pre­sun­ta en­tre­ga se­ría efec­tua­da por otra per­so­na.

En el 2012, la Agen­cia Tri­bu­ta­ria no en­con­tró prue­ba al­gu­na que res­pal­da­se las gra­ves acu­sa­cio­nes de Do­rri­bo. Per­so­nal de la uni­dad de blan­queo de ca­pi­ta­les ana­li­zó to­das sus pro­pie­da­des, pe­ro no ha­lló na­da irre­gu­lar. El abo­ga­do de Blanco di­jo que es­te ape­nas te­nía pa­tri­mo­nio o era muy mo­des­to, te­nien­do en cuen­ta el ni­vel me­dio al­to de los suel­dos que per­ci­bió.

Aho­ra, la Au­dien­cia echó aba­jo to­das las acu­sa­cio­nes de Do­rri­bo. El al­to tri­bu­nal lu­cen­se di­ce que sus de­cla­ra­cio­nes no tie­nen cre­di­bi­li­dad. No hay prue­bas de la en­tre­ga de nin­gún dia­man­te y la in­ves­ti­ga­ción pa­tri­mo­nial re­sul­tó ne­ga­ti­va, se­gún di­ce el in­for­me que de­cre­ta el so­bre­sei­mien­to de las ac­tua­cio­nes. La acu­sa­ción de una sub­ven­ción de In­dus­tria en la épo­ca de Blanco ni tie­ne «so­por­te do­cu­men­tal ni tes­ti­fi­cal fia­ble», en opi­nión de quie­nes va­lo­ra­ron el con­te­ni­do de la ins­truc­ción en la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Lu­go.

AL­BER­TO LÓ­PEZ, PRADERO

La jue­za Pi­lar de La­ra y el ex­con­se­llei­ro de In­dus­tria, Fernando Blanco.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.