La cri­sis de la si­lla va­cía en la opo­si­ción

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

En un cor­to es­pa­cio de tiem­po, los so­cia­lis­tas ga­lle­gos aban­do­na­ron la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre el ac­ci­den­te de O Ma­ris­qui­ño; una de sus car­gos más re­le­van­tes, Car­me­la Sil­va, de­cli­nó com­pa­re­cer an­te la co­mi­sión de Eco­no­mía y los dipu­tados del PS­deG, jun­to a los de En Ma­rea y el BNG, die­ron un por­ta­zo a la co­mi­sión que se pro­po­ne ana­li­zar las po­lí­ti­cas de re­cor­tes en la sa­ni­dad ga­lle­ga, que pa­ra más in­ri fue crea­da por los so­cia­lis­tas y el res­to de la opo­si­ción.

A vis­ta de pá­ja­ro, da la im­pre­sión de que al PS­deG le so­bra Par­la­men­to o per­dió in­te­rés en sus di­ná­mi­cas, al­go acen­tua­do por la de­ci­sión de su lí­der, Gonzalo Ca­ba­lle­ro, de re­tra­sar si­ne die la op­ción de ocu­par un es­ca­ño o por la re­nun­cia al ac­ta que hi­zo su se­cre­ta­rio de or­ga­ni­za­ción, José Antonio Qui­ro­ga, que vio más in­te­rés en ges­tio­nar los em­bal­ses del Mi­ño-Sil que en su la­bor en la Cá­ma­ra. O pue­de in­clu­so que los so­cia­lis­tas, y el res­to de la opo­si­ción, sien­tan cier­to has­tío en ver có­mo sus ini­cia­ti­vas se es­tam­pan una tras otra con­tra los muros del PP. Na­die ha di­cho que fue­ra fá­cil plan­tar­le ca­ra a quien go­bier­na con ma­yo­ría ab­so­lu­ta des­de ha­ce diez años.

En cam­bio, pocas ve­ces acer­tó tan­to la opo­si­ción co­mo cuan­do de­ci­dió abrir una in­ves­ti­ga­ción so­bre la ges­tión de la sa­ni­dad ga­lle­ga. A di­fe­ren­cia de lo ocu­rri­do en torno a los si­nies­por tros de O Ma­ris­qui­ño, An­grois o el Pres­ti­ge, en los que pue­de dis­cu­tir­se que las com­pe­ten­cias idó­neas pa­ra in­ves­ti­gar­los sean au­to­nó­mi­cas, en el ca­so de la sa­ni­dad no ha lu­gar a du­das.

El sis­te­ma ga­lle­go de sa­lud es la prin­ci­pal área com­pe­ten­cial de la Xun­ta. No so­lo en vo­lu­men, pues tie­ne 36.000 pro­fe­sio­na­les en nó­mi­na y ab­sor­be el 40 % del gas­to au­to­nó­mi­co, sino tam­bién en tér­mi­nos cua­li­ta­ti­vos, en tan­to que es una pres­ta­ción uni­ver­sal y muy pre­cia­da por la ciu­da­da­nía, no en vano salva vi­das.

Hay fun­da­men­tos de so­bra pa­ra que la sa­ni­dad ocu­pe gran par­te del tiem­po del de­ba­te po­lí­ti­co, in­clu­so en una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción que po­ne los fo­cos so­bre las zo­nas de pe­num­bra. Así que del mis­mo mo­do que la opo­si­ción acier­ta al em­plear con la sa­ni­dad la úni­ca ba­la de pla­ta que dis­po­ne en ca­da le­gis­la­tu­ra pa­ra de­ci­dir qué ma­te­ria in­ves­ti­gar, tam­bién se equi­vo­ca un mes más tar­de cuan­do pro­vo­ca una cri­sis al aban­do­nar de for­ma per­ma­nen­te la co­mi­sión por no te­ner la ma­yo­ría pa­ra con­tro­lar­la.

Es co­mo si en O Hó­rreo se hi­cie­ra un re­ma­ke de la cé­le­bre cri­sis de la si­lla va­cía desata­da por De Gau­lle en la en­ton­ces CEE no que­rer ple­gar­se a las de­ci­sio­nes adop­ta­das por la ma­yo­ría de los so­cios eu­ro­peos. Fran­cia es­tu­vo seis me­ses sin acu­dir al Con­se­jo Eu­ro­peo, has­ta que le fa­ci­li­ta­ron una so­lu­ción a la car­ta pa­ra que re­gre­sa­ra. Pe­ro nun­ca lo­gró lo que pre­ten­día.

Des­pués de su plan­te, la opo­si­ción ga­lle­ga tam­bién in­ten­ta que el PP abra la mano y fa­ci­li­te su re­gre­so a la co­mi­sión que ellos crea­ron. Y lo van a te­ner difícil. Por­que la ba­la de pla­ta so­lo se li­mi­ta a de­ci­dir la ma­te­ria a in­ves­ti­gar. La ma­yo­ría en el Par­la­men­to no se ga­na con un ar­tícu­lo del re­gla­men­to, sino en las ur­nas.

ED

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.