De­co­ra­ción Un pro­ce­so mi­li­me­tra­do

De­co­rar una nue­va ca­sa o re­for­mar­la re­quie­re pres­tar aten­ción a los de­ta­lles

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Especial1 - - Hogar - M. V. F.

Cuan­do se afron­ta un cam­bio de ca­sa o una re­for­ma im­por­tan­te de la vi­vien­da son mu­chí­si­mos los as­pec­tos que se de­ben te­ner en cuen­ta. To­das las em­pre­sas que se de­di­can a ges­tio­nar es­te ti­po de pro­yec­tos vi­ta­les in­ci­den en un con­cep­to: la per­so­na­li­za­ción. Tra­ba­jan con el pun­to de par­ti­da de los gus­tos, los de­seos y las as­pi­ra­cio­nes del clien­te, apar­te de es­tar siem­pre dis­pues­tos a ase­so­rar­le y tra­tar de sol­ven­tar las du­das que ten­ga, en to­do mo­men­to res­pe­tan­do su pun­to de vis­ta y lo que es­pe­ra de la ac­ción que va a em­pren­der.

Lo pri­me­ro que se de­be de­ter­mi­nar a la ho­ra de pro­gra­mar el pro­yec­to —ya des­de mu­cho an­tes de co­men­zar a po­ner­lo en prác­ti­ca— es las ne­ce­si­da­des que tie­ne la per­so­na o la fa­mi­lia que va­ya a vi­vir en ese es­pa­cio. Son ellos los que de­ben de­ci­dir, por mu­cho que ami­gos, co­no­ci­dos u otros fa­mi­lia­res in­ten­ten acon­se­jar ba­jo sus pro­pios cri­te­rios, di­cen los pro­fe­sio­na­les. Ha­cer ca­so a quie­nes no van a for­mar par­te del día a día de esa vi­vien­da pue­de ser per­ju­di­cial.

Se re­co­mien­da an­te to­do pen­sar de­te­ni­da­men­te en el uso que se le va dar a la vi­vien­da, qué es­tan­cias se van a usar más y me­nos, qué se va ac­ti­vi­da­des se van a desa­rro­llar en ca­da una de ellas y qué co­sas les gus­ta­ría a los ha­bi­tan­tes que tu­vie­ra, así co­mo cuá­les po­drían no re­sul­tar­les agra­da­bles. Una bue­na op­ción es ela­bo­rar una lis­ta or­de­nan­do prio­ri­da­des y ne­ce­si­da­des y res­pon­dien­do a pre­gun­tas co­mo cuán­tas ha­bi­ta­cio­nes se­rá pre­ci­sas, si se pre­fie­re ba­ñe­ra o du­cha, así co­mo otros as­pec­tos prác­ti­cos.

Exis­ten pro­fe­sio­na­les que se de­di­can a orien­tar so­bre to­das es­tas cues­tio­nes. Por ejem­plo, para sa­car ma­yor par­ti­do al es­pa­cio a tra­vés de la dis­tri­bu­ción. Otra re­co­men­da­ción que se re­pi­te es fi­jar­se bien a la ho­ra de com­pa­rar pre­su­pues­tos, evi­tan­do el error de po­ner en re­la­ción úni­ca­men­te el pre­cio fi­nal sin te­ner en cuen­ta que no to­das las em­pre­sas in­clu­yen lo mis­mo en esa ofer­ta.

Una vez que co­mien­za el pro­ce­so, es re­co­men­da­ble se­guir­lo de cer­ca para de­tec­tar as­pec­tos que no sa­tis­fa­gan al clien­te cuan­do to­da­vía se es­tá a tiem­po de co­rre­gir­los. La pla­ni­fi­ca­ción y la aten­ción a los de­ta­lles sue­len ser las re­ce­tas del éxi­to.

FOTO FO­TOS: CHARO FI­GUE­ROA IN­TE­RIO­RIS­MO

Es im­por­tan­te te­ner cla­ro el pa­pel de ca­da es­tan­cia.

La dis­tri­bu­ción del es­pa­cio es cla­ve.

Ca­da vez hay más gen­te que re­cu­rre a pro­fe­sio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.