La bio­ma­sa, una mi­na por ex­plo­tar

Ga­li­cia es una las zo­nas con más po­ten­cial pa­ra es­te ti­po de ener­gía

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Especial1 - - Análisis - M. V. F.

Ga­li­cia es ac­tual­men­te una de las zo­nas con más bio­ma­sa fo­res­tal de Eu­ro­pa. Eso sig­ni­fi­ca que si se fo­men­ta es­te ti­po de ener­gía se co­la­bo­ra en la uti­li­za­ción sos­te­ni­ble de los bos­ques, fa­vo­re­cien­do la lim­pie­za de es­tos. Ex­pli­ca el ge­ren­te de Eko­sol, Fran­cis­co Hi­no­jo­sa, que la crea­ción de em­pre­sas en el en­torno evi­ta «de­pen­der en par­te de los oli­go­po­lios y mo­no­po­lios que con­tro­lan la ener­gía» y sub­ra­ya que «cuan­to más ale­ja­do se es­té de de­pen­der ener­gé­ti­ca­men­te de otros paí­ses y de las gran­des com­pa­ñías, mu­cho me­jor irá».

Con­si­de­ra ade­más el ex­per­to que desa­rro­llar es­te ti­po de ener­gía su­pon­drá una re­duc­ción del cos­te del pro­duc­to, en­tre otras ven­ta­jas que con­si­de­ra que de­ben ser te­ni­das muy en cuen­ta. «Nues­tra tie­rra se­rá más ri­ca en el te­ji­do em­pre­sa­rial, crean­do nue­vos pues­tos de tra­ba­jo y mi­ni­mi­zan­do nues­tra de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca», ma­ni­fies­ta.

Des­ta­ca tam­bién la exis­ten­cia de ayu­das y sub­ven­cio­nes es­pe­cí­fi­cas que pre­ten­den in­cen­ti­var su uso. «La Xun­ta con­vo­ca ayu­das que pue­den al­can­zar el 50 % a fon­do per­di­do. Son pa­ra la bio­ma­sa (pe­llets), so­lar tér­mi­ca y es­te año pa­sa­do pa­re­ce que ya em­pie­zan con la fo­to­vol­tai­ca», des­gra­na. Pa­ra Con­ce­llos y en­ti­da­des sin áni­mo de lu­cro, las ayu­das al­can­zan has­ta el 80 % a fon­do per­di­do.

En cuan­to a la ener­gía fo­to­vol­tai­ca, la que se ob­tie­ne del apro­ve­cha­mien­to de la ener­gía del sol pa­ra pro­duc­ción de elec­tri­ci­dad, lo con­si­de­ra «un te­ma com­ple­jo». «Ha­ce años se pri­ma­ban es­te ti­po de ins­ta­la­cio­nes, pa­gan­do un al­to pre­cio por la ener­gía pro­du­ci­da. En mu­chas de ellas los gran­des ca­pi­ta­les vie­ron una in­ver­sión muy in­tere­san­te, por lo que se cons­tru­ye­ron gran­des par­ques fo­to­vol- tai­cos», in­di­ca. Y ase­gu­ra que el re­sul­ta­do fue que «en lu­gar de fo­men­tar es­te ti­po de ener­gías, se cons­tru­ye­ron so­lo pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos».

Po­ne un ejem­plo que co­no­ció de pri­me­ra mano en Por­tu­gal. «A una vi­vien­da uni­fa­mi­liar, por el he­cho de ins­ta­lar dos pa­ne­les tér­mi­cos, le per­mi­tían ins­ta­lar una ins­ta­la­ción fo- to­vol­tai­ca de has­ta cin­co ki­lo­va­tios pa­gan­do a 0,69 €/Kw.h du­ran­te cin­co años, lo cual ve­nía a de­cir que el clien­te amor­ti­za­ba su ins­ta­la­ción en ese pe­río­do, y ello con­lle­va­ba que esa fa­mi­liar uti­li­za­ría esa ins­ta­la­ción gra­tui­ta y eco­ló­gi­ca pa­ra un pe­rio­do apro­xi­ma­do de 25 años, to­dos ga­na­ban, se re­du­cían emi­sio­nes de CO2 y la fac­tu­ra», de­ta­lla.

Des­de Eko­sol po­nen el fo­co en los ries­gos de una ex­ce­si­va de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca.

FO­TOS ÁN­GEL MAN­SO

Exis­ten ayu­das y sub­ven­cio­nes que bus­can fo­men­tar el uso de es­ta ener­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.