Mo­nçao, una lo­ca­li­dad de tra­di­ción ter­mal

El mu­ni­ci­pio de Mo­nçao tie­ne una gran tra­di­ción que se re­mon­ta al si­glo XVII y que se con­cen­tra en el Ho­tel Bie­nes­tar y Ter­mas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Especial2 - - Portada - M. V. F. VI­GO

Mo­nçao des­ta­ca por ser una lo­ca­li­dad de gran tra­di­ción ter­mal. Las pro­pie­da­des de las aguas del río Mi­ño que ba­ña el mu­ni­ci­pio fue­ron ex­plo­ra­das al me­nos a par­tir del si­glo XVII y des­de en­ton­ces se ha tra­ta­do de sa­car­les el má­xi­mo par­ti­do po­si­ble. Su bal­nea­rio da­ta del si­glo XIX, si bien a prin­ci­pios del si­guien­te fue sus­ti­tui­do por un edi­fi­cio más mo­derno que es el que al­ber­ga ac­tual­men­te el Cen­tro Te­sal de Ter­mas de Mo­nçao.

Es­te cen­tro pre­su­me de con­tar con «las me­jo­res aguas mi­ne­ra­les del nor­te de Por­tu­gal», ca­rac­te­ri­za­das por ser hi­per­ter­ma­les, hi­po­sa­li­nas, sul­fú­ri­cas, só­di­cas, li­ti­na­das, fluo­re­ta­das y con un pH de 7,4. «Mez­cla­mos ma­ra­vi­llo­sos pai­sa­jes del en­torno don­de nos en­con­tra­mos con aguas ter­ma­les e ele­va­do po­der cu­ra­ti­vo. To­do eso nos con­vier­te en la prin­ci­pal área de pla­cer y ocio del Al­to Mi­ño por­tu­gués», des­ta­can sus res­pon­sa­bles.

Las aguas ter­ma­les se con­si­de­ran una fuen­te de sa­lud y bie­nes­tar. «Con­tri­bu­yen a re­cons­truir las fun­cio­nes fí­si­cas y men­ta­les, ade­más de pro­du­cir un efec­to an­ti es­trés a la vez que se dis­fru­ta de la na­tu­ra­le­za y se ol­vi­dan las preo­cu­pa­cio­nes del día a día», ex­pre­san.

En­tre las do­len­cias que se pue­den pa­liar de es­te mo­do se en­cuen­tran pa­to­lo­gías res­pi­ra­to­rias tan­to alér­gi­cas co­mo cró­ni­cas y os­teoar­ti­cu­la­res. «Más allá de eso, su com­po­si­ción quí­mi­ca in­di­ca que exis­te un as­pec­to te­ra­péu­ti­co mu­cho más am­plio que in­clu­ye efec­tos be­ne­fi­cio­sos so­bre en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias, der­ma­to­ló­gi­cas, in­fan­ti­les o do­len­cias de la vi­da mo­der­na».

En­tre es­tas úl­ti­mas es­tán las de­pre­sio­nes, el es­trés o el agotamiento in­te­lec­tual, a la or­den del día en los úl­ti­mos tiem­pos. En cuan­do a aque­llas que afec­tan a los más pe­que­ños, pue­de ayu­dar a com­ba­tir los atra­sos en el cre­ci­mien­to, las in­fec­cio­nes reite­ra­das en las vías res­pi­ra­to­rias, tras­tor­nos alérgicos o in­mu­no­ló­gi­cos.

En­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias co­mo ri­ni­tis, si­nu­si­tis, oti­tis, ri­no­fa­rin­gi­tis, as­ma, bron­qui­tis cró­ni­ca, en­fi­se­ma o bron­quiec­ta­sias tam­bién pue­den me­jo­rar con es­te ti­po de tra­ta­mien­tos. En­tre las más co­mu­nes de las der­ma­to­ló­gi­cas es­tán pso­ria­sis, der­ma­ti­tis ató­pi­ca, ec­ze­mas, ur­ti­ca­rias o der­ma­ti­tis de con­tac­to.

El bal­nea­rio pre­su­me de la gran ca­li­dad de sus aguas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.