La for­ta­le­za, otro de sus en­can­tos

Mo­nçao tie­ne en su for­ta­le­za uno de sus ele­men­tos más re­pre­sen­ta­ti­vos y re­co­no­ci­bles

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Especial2 - - Portada - M. V. F. VI­GO

El ra­li de la lamprea se desa­rro­lla ca­da año en Mo­nçao y con las mu­ra­llas de es­te mu­ni­ci­pio lu­so co­mo tras­fon­do. Lo que se con­ser­va de lo que en su día fue el cas­ti­llo de la lo­ca­li­dad cons­ti­tu­ye su gran sím­bo­lo, ade­más de ser un lu­gar idó­neo pa­ra pa­sear y eva­dir­se que ade­más tie­ne una gran im­por­tan­te his­tó­ri­ca y que for­ma par­te de la lí­nea de pla­zas de de­fen­sa de la fron­te­ra del nor­te del país ve­cino, re­co­no­ci­das en su con­jun­to co­mo Mo­nu­men­to Na­cio­nal.

Se tie­ne cons­tan­cia de que ya en el si­glo XII exis­tió un cas­ti­llo en es­te em­pla­za­mien­to, si bien los res­tos que se con­ser­van de la épo­ca me­die­val son muy re­du­ci­dos. La cons­truc­ción se reali­zó ba­jo el rei­na­do de Di­nis (12791325), mien­tras que con Manuel I en el trono con­si­guió la ca­ta de fo­ral y en 1509 fi­gu­ra en el Li­vro das For­ta­le­zas de Duar­te de Ar­mas.

Fue en el si­glo XVII cuan­do la ciu­dad fue amu­ra­lla­da al com­ple­to con mo­ti­vo de la Gue­rra da Res­tau­ra­ción. La in­ten­ción era mo­der­ni­zar los ele­men­tos de­fen­si­vos con los que con­ta­ba Mo­nçao y los tra­ba­jos en ese sen­ti­do co­men­za­ron en 1556, con un pro­yec­to del in­ge­nie­ro mi­li­tar fran­cés Mi­guel de L’Èco­le y con la di­rec­ción de obras a car­go del maes­tro João Al­ves do Re­go.

La con­sis­ten­cia de la edi­fi­ca­ción que­dó pa­ten­te cuan­do re­sis­tió el ase­dio es­pa­ñol en­tre 1958 y 1659 has­ta que se pi­dió la ren­di­ción en fe­bre­ro de es­te úl­ti­mo año. Du­ran­te el pe­río­do de la ocu­pa­ción cas­te­lla­na — que se pro­lon­ga­ría has­ta el 13 de fe­bre­ro de 1668, en que Por­tu­gal lo recupera por el Tra­ta­do de Paz— co­men­zó una re- for­ma de la pla­za que con­ti­nua­ría du­ran­te el si­glo XVIII. Se le do­tó en­ton­ces de do­ce ba­luar­tes, cin­co puer­tas y cuar­tel pa­ra 600 o 700 hom­bres y 120 ca­ba­llos, que di­sua­di­rían a los fran­ce­ses en la Gue­rra Pe­nin­su­lar (1080-1814) la in­va­sión por es­ta zo­na del Mi­ño.

El con­jun­to es de plan­ta cir­cu­lar y es­ti­lo gó­ti­co, aun­que las múl­ti­ples re­for­mas a las que fue so­me­ti­do a lo lar­go del tiem­po se tra­du­cen en la pre­sen­cia de ele­men­tos de di­fe­ren­tes eta­pas. Tan­to la for­ta­le­za co­mo la mu­ra­lla se con­ser­van en buen es­ta­do y en­tre sus gran­des re­cla­mos so­bre­sa­len las gran­des vis­tas de la zo­na que se pue­den dis­fru­tar des­de cual­quie­ra de sus ba­luar­tes.

Otros atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos del mu­ni­ci­pio los cons­ti­tu­yen las igle­sias de Va­la­da­res, Lon­gos Va­les y Cei­vães, así co­mo la Ca­sa-Mu­seu de Mo­nção y el Mu­seu do Al­va­rin­ho, de­di­ca­do a otro de los gran­des atrac­ti­vos de la lo­ca­li­dad.

FO­TO VÍTOR MEJUTO

La for­ta­le­za de Mo­nçao es un lu­gar idó­neo pa­ra dar­se un pa­seo y des­co­nec­tar de la ru­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.