“Me han en­can­ta­do las es­ce­nas de se­xo”

El «th­ri­ller» eró­ti­co de Fra­nçois Ozon ex­hi­be en pan­ta­lla la ob­se­sión de Ch­loé, una ex­mo­de­lo, por des­cu­brir su iden­ti­dad y la de sus aman­tes ge­me­los

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - ESTRENOS DE CINE • ENTREVISTA - TEX­TO: ANA MON­TES

ra­ba­jó años an­tes pa­ra Fra­nçois Ozon en Aman­tes cri­mi­na­les y Po­ti­che, mu­je­res al po­der, pe­ro el di­rec­tor fran­cés no te­nía en la ca­be­za de an­te­mano a Jé­ré­mie Re­nier cuan­do se pu­so a bus­car al pro­ta­go­nis­ta que en El aman­te do­ble ten­dría que des­do­blar­se en los dos ge­me­los an­ta­gó­ni­cos, Paul y Louis, am­bos psi­co­te­ra­peu­tas, que se­du­ci­rán a la ines­ta­ble Ch­loé, pro­ta­go­ni­za­da por la ac­triz fran­ce­sa Ma­ri­ne Vacht. «Sin em­bar­go, me di cuen­ta de que Jé­ré­mie con los años ha­bía ma­du­ra­do mu­cho y lle­va­ba den­tro la dua­li­dad que le per­mi­ti­ría ha­cer ese pa­pel», di­jo Ozon en la rue­da de pren­sa que ofre­ció en Ma­drid jun­to a Re­nier an­tes del es­treno del fil­me en las sa­las es­pa­ño­las. Es­te th­ri­ller eró­ti­co, don­de reali­dad y fic­ción se cru­zan, un gé­ne­ro que el di­rec­tor fran­cés do­mi­na y que el ac­tor bel­ga bor­da con su in­ten­sa y com­ple­ja in­ter­pre­ta­ción, cau­ti­va con una ten­sión bien me­di­da y acer­ta­da des­de que la pro­ta­go­nis­ta ini­cia su pro­pia in­ves­ti­ga­ción pa­ra des­cu­brir la ver­dad que la tor­tu­ra, al hi­lo de la no­ve­la Vi­das ge­me­las de Joy­ce Ca­rol Oa­tes de la que par­te.

—In­ter­pre­ta a dos ge­me­los muy di­fe­ren­tes. ¿Ha si­do un re­to?

—Me ape­te­cía mu­cho ha­cer es­te do­ble pa­pel pa­ra ex­plo­tar las do­bles ca­pa­ci­da­des que te­ne­mos to­dos. Tam­bién me ape­te­cía vol­ver a tra­ba­jar con Ozon por­que es un di­rec­tor muy ge­ne­ro­so, pe­ro tam­bién muy exi­gen­te con­si­go mis­mo y con los ac­to­res, un gus­to por­que la pro­fe­sión sue­le ser re­pe­ti­ti­va y si uno no se su­pera con ca­da tra­ba­jo de­ja de ser in­tere­san­te. Pe­ro con Ozon es obli­ga­to­rio su­pe­rar­se. Y por su­pues­to dis­fru­té tam­bién cons­tru­yen­do los per­so­na­jes po­co a po­co. Fue un pla­cer.

—¿Cuál ha si­do la ma­yor di­fi­cul­tad a la ho­ra de com­pa­gi­nar­los?

—Ha si­do un pla­cer y un es­fuer­zo a par­tes igua­les pe­ro fue más di­fí­cil in­ter­pre­tar a Louis por­que me arries­ga­ba a caer en la ca­ri­ca­tu­ra, a vol­ver­me un egó­la­tra o un neu­ró­ti­co que aplas­ta­ra al per­so­na­je de Ch­loé de­jan­do de ser un ser hu­mano. Ade­más yo de­bía ce­ñir­me a có­mo Ch­loé ima­gi­na y fan­ta­sea so­bre es­tos dos hom­bres. Me re­sul­tó más fá­cil cuan­do fui pa­san­do de Paul a Louis que es cuan­do los per­so­na­jes no es­ta­ban tan de­fi­ni­dos. Con eso dis­fru­té más.

—¿De cuál se ha sen­ti­do más cer­ca?

—Real­men­te yo me sien­to más cer­ca de Paul pe­ro hay co­sas de Paul muy vio­len­tas que po­drían es­tar más cer­ca de Louis pe­ro es­to es un psi­coa­ná­li­sis que yo ha­go. La ver­dad es que un ac­tor cuan­do in­ter­pre­ta es co­mo si se es­tu­vie­ra psi­coa­na­li­zan­do por­que de­be ir den­tro de sí a bus­car las co­sas que ne­ce­si­ta pa­ra in­ter­pre­tar ese per­so­na­je.

—¿Có­mo se lle­vó las es­ce­nas de se­xo, el pla­to fuer­te del fil­me?

—Me han en­can­ta­do las es­ce­nas de se­xo y por eso acep­té el pa­pel. Al prin­ci­pio me pa­re­ció di­fí­cil ya que Ma­ri­ne Vatch y yo no nos co­no­cía­mos y pa­ra ro­dar se­xo es im­pres­cin­di­ble sen­tir­se có­mo­do con el com­pa­ñe­ro si no, no fun­cio­na. Pe­ro de en­tra­da hu­bo mu­cho com­pa­ñe­ris­mo en­tre no­so­tros y tam­bién nos reí­mos un mon­tón en­sa­yan­do las ca­ras que ten­dría­mos que po­ner du­ran­te las se­cuen­cias. En es­tas es­ce­nas hay que reír­se an­tes o des­pués del si­mu­la­cro por­que no prac­ti­cas se­xo real­men­te, lo cual ayu­da tam­bién a qui­tar ten­sión a la es­ce­na. Pe­ro sa­bía­mos que Ozon no iba a ro­dar­nos de for­ma cruel e iba a cui­dar la es­té­ti­ca. No so­lo fil­ma cuer­pos. Aun­que yo ya es­ta­ba cu­ra­do de es­pan­to por­que en la pri­me­ra pe­lí­cu­la que ro­dé con él me la pa­sé en cal­zon­ci­llos arras­trán­do­me por un só­tano con una co­rrea.

—En una es­ce­na se besa a sí mis­mo, al­go que, se­gún Ozon, mu­chos ac­to­res fran­ce­ses no ha­brían acep­ta­do

—Pa­ra mí fue di­ver­ti­do ha­cer­lo pe­ro son efec­tos es­pe­cia­les, lo cual ha re­que­ri­do tiem­po y pa­cien­cia. Cuan­do vi el re­sul­ta­do, me dio es­ca­lo­fríos por­que es­tá muy con­se­gui­do.

—¿Es más fá­cil des­nu­dar el cuer­po o la men­te?

—Tan­to la ca­be­za co­mo el cuer­po son he­rra­mien­tas pa­ra in­ter­pre­tar. Pa­ra mí cons­truir un per­so­na­je sig­ni­fi­ca mu­chas co­sas: des­nu­dez, si ha­ce fal­ta, pe­ro igual pue­de ser lle­var un tra­je o unas ga­fas de sol. No ten­go nin­gún pro­ble­ma en des­nu­dar­me de­lan­te de la cá­ma­ra si el pa­pel lo re­quie­re, si no, es al­go ab­sur­do. Pe­ro en es­te ca­so el pa­pel re­que­ría que nos des­nu­dá­ra­mos co­mo for­ma de cons­truir el per­so­na­je. Y tam­bién es ver­dad que cuan­do leí el guion, mis ga­nas de ha­cer la pe­lí­cu­la sur­gie­ron tam­bién de es­te ero­tis­mo, de to­das las es­ce­nas que se pal­pa­ban. Ade­más pen­sé que in­ter­pre­tar­las con Ozon ro­dan­do de­trás de la cá­ma­ra, ya que él es el úni­co ope­ra­dor y no otro, me pa­re­ció for­mi­da­ble por­que nun­ca me ha­bían da­do un pa­pel en el que po­día ir tan le­jos y con tan­ta se­gu­ri­dad.

—En una re­la­ción to­dos so­mos un po­co án­gel y de­mo­nio. ¿Le agra­da es­te an­ta­go­nis­mo?

—Po­de­mos des­do­blar­nos no so­lo en dos sino en tres o cua­tro per­so­na­li­da­des o in­clu­so más. Reac­cio­na­mos de for­ma di­fe­ren­te y so­mos de for­ma dis­tin­ta se­gún quien ten­ga­mos de­lan­te. Y lo que me gus­tó mu­chí­si­mo del guion es que hay co­sas de Paul y co­sas de Louis que en­tien­do, no por­que yo sea uno u otro, sino por­que hu­bo una em­pa­tía, un en­ten­di­mien­to ha­cia as­pec­tos de ellos que yo po­día ha­cer míos.

Nos reí­mos mu­cho en­sa­yan­do las ca­ras que ha­bía que po­ner

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.