Bun­bury da otro es­ti­rón a sus 50 años

El za­ra­go­zano cum­ple dos dé­ca­das en so­li­ta­rio con­ver­ti­do en una de las ma­yo­res es­tre­llas de la mú­si­ca en es­pa­ñol de to­do el pla­ne­ta. Es­pan­ta­da la alar­ga­da som­bra de Hé­roes del Si­len­cio, hoy es un crea­dor más di­rec­to y en cons­tan­te re­no­va­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA - TEX­TO: RU­BÉN SAN­TA­MAR­TA

Ha­ce vein­te años En­ri­que Bun­bury es­cri­bía lo que se le pa­sa­ba por la ca­be­za de es­ta for­ma: «Ali­cia, via­jan­do en­tre lu­nas / de char­la con mu­sa­ra­ñas / Ali­cia te­jien­do las nu­bes / con te­la que nun­ca se aca­ba». Hoy se ex­pre­sa así: «Pa­re­ce que si hay que ele­gir / de­jar en las ma­nos res­pon­sa­bi­li­dad / pu­dien­do es­co­ger en­tre dos o tres / pre­fe­ri­mos al más sub­nor­mal».

Ha­ce vein­te años es­tru­ja­ba el len­gua­je, pre­me­di­ta­da­men­te am­bi­guo en sus le­tras, ba­jo la alar­ga­dí­si­ma som­bra de Hé­roes del Si­len­cio, ban­da de la que aca­ba­ba de se­pa­rar­se. Hoy va di­rec­to, sin po­si­bles se­gun­das o ter­ce­ras in­ter­pre­ta­cio­nes.

Ha­ce vein­te años es­tu­vo a pun­to de de­jar­lo to­do, de aban­do­nar la mú­si­ca, por la in­com­pren­sión que vio a su al­re­de­dor tras un ines­pe­ra­do vi­ra­je. Hoy es uno de los me­jo­res au­to­res en es­pa­ñol de to­do el pla­ne­ta, uno de los ti­pos más re­co­no­ci­dos a los dos la­dos del Atlán­ti­co.

Ha­ce vein­te años le ido­la­tra­ban en Ale­ma­nia y Fran­cia. Hoy ha­cen co­la en México, Los Án­ge­les, Mia­mi. Y siem­pre en Za­ra­go­za (es Hi­jo Pre­di­lec­to), y tam­bién en Ga­li­cia.

Ha­ce vein­te años no se sa­bía adón­de iba aquel tra­sun­to de Jim Mo­rri­son, y te­nía di­fí­cil en­ca­je con otros ar­tis­tas. Hoy le com­pa­ran con Rap­hael y con Bo­wie, aun­que ya tie­ne mar­ca pro­pia, y es un acom­pa­ñan­te de lu­jo: de Ve­tus­ta Mor­la, De Pe­dro, Na­cho Ve­gas, Zoe, Mar­lan­go, Dra­co Ro­sa, Pe­dro Gue­rra, Quique González, Jai­me Urru­tia, Ca­la­ma­ro, Es­tre­lla Mo­ren­te... Y, sí, cla­ro, Rap­hael.

Así que es­te 2017 tie­ne que es­tar sien­do ne­ce­sa­ria­men­te es­pe­cial. Por­que na­ció ha­ce jus­to 50 años co­mo En­ri­que Ortiz de Lan­dá­zu­ri, por­que ha­ce vein­te que ini­ció su tra­yec­to­ria en so­li­ta­rio, por­que ha­ce diez que dio su úl­ti­mo con­cier­to con Hé­roes, por­que es el quin­to aniver­sa­rio de bo­da (jun­to a la ma­dre de Asia, su hi­ja) y por­que pre­sen­ta nue­vo dis­co. Se lla­ma Ex­pec­ta­ti­vas. Si no las ha su­pe­ra­do, al me­nos sí las ha cum­pli­do. Es una per­fec­ta con­ti­nua­ción de Pa­lo­san­to, el tra­ba­jo en el que las le­tras de­ja­ron de ser (al­go me­nos) re­tor­ci­das, tras­la­dan­do lo que le lle­ga­ba de la ca­lle, lo que le ins­pi­ra­ron los mo­vi­mien­tos so­cia­les del 15-M en España, de Oc­cupy Wall Street en Es­ta­dos Uni­dos o de Yo soy 132 en México, sus te­rri­to­rios más afec­tos (con per­mi­so de Ma­rrue­cos y la In­dia). Pe­ro las ex­pec­ta­ti­vas —y de ahí el tí­tu­lo— de aque­lla pro­tes­ta no han fra­gua­do co­mo el ma­ño es­pe­ra­ba; po­si­ble­men­te la lle­ga­da al po­der de Do­nald Trump sea el me­jor ex­po­nen­te. Y esa frus­tra­ción se ha tras­la­da­do a su no­veno dis­co, el más po­lí­ti­co (aun­que él in­sis­ta en re­cha­zar esa eti­que­ta) des­de que em­pe­zó a com­po­ner.

Hay un es­ti­rón de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. Hay más os­cu­ri­dad en las le­tras y más du­re­za en los to­nos jun­to a su ban­da, Los San­tos Inocen­tes. Hay, co­mo siem­pre, re­fe­ren­cias li­te­ra­rias (es un vo­raz lector), en es­te ca­so al in­do­len­te Bartleby de Melville. Y hay más rock. Es una vuel­ta más pa­ra un crea­dor que lle­va ya más tiem­po so­lo que en com­pa­ñía de aque­llos Hé­roes que le au­pa­ron y de los que nun­ca ha re­ne­ga­do, pe­ro cu­yo ape­lli­do le pe­só de­ma­sia­do cuan­do en 1997 edi­tó Ra­di­cal So­no­ra, un dis­co con al­gu­na can­ción so­bre­sa­lien­te, pe­ro que su­po­nía una me­ta­mor­fo­sis mu­si­cal (y has­ta fí­si­ca) de­ma­sia­do pre­ci­pi­ta­da. Un tra­ba­jo in­com­pren­di­do que le lle­vó a re­plan­tear­se mu­chas co­sas.

Cuan­do se re­cu­pe­ró de un tiem­po de si­len­cio fue en­con­tran­do su si­tio, ex­plo­ran­do en­tre te­mas de desamor, de amis­ta­des, de via­jes, y aho­ra de reali­da­des so­cia­les. Sin per­der el ca­rac­te­rís­ti­co fal­se­te de su voz, pe­ro in­tro­du­cien­do des­de com­po­si­cio­nes tra­di­cio­na­les has­ta es­ce­no­gra­fías in­no­va­do­ras (del ca­ba­ret a la fies­ta de los muertos de México), más piano, gui­ta­rras me­nos afi­la­das, y aho­ra un po­de­ro­so sa­xo.

En sus gi­ras no ha fa­lla­do ca­si nun­ca a Ga­li­cia, aun­que aún no fi­gu­ra en el ma­pa de Ex­pec­ta­ti­vas. Es es­ta una tie­rra que le re­cuer­da a «ra­yas y cen­to­llos», co­mo re­la­tó en una me­mo­ra­ble en­tre­vis­ta a La Voz en­tre ami­gos y acei­tu­nas. Y es un lu­gar que es­ti­ma: «Ar­de mi que­ri­da Ga­li­cia. Domingo ne­gro de in­cen­dios. Qué do­lor y tris­te­za», es­cri­bió ha­ce ape­nas unas se­ma­nas.

«EX­PEC­TA­TI­VAS» AÑO 2017 ME­JO­RES TE­MAS «Pa­re­ce­mos ton­tos», «Bartleby», «La cons­tan­te».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.