Las su­yas son las ca­nas más ren­ta­bles del pop español

El can­tan­te ca­ta­lán pu­bli­ca la ter­ce­ra en­tre­ga de «Vía Dal­ma», la sa­ga de dis­cos de ver­sio­nes de clá­si­cos ita­lia­nos que se con­vir­tie­ron en un ines­pe­ra­do ejem­plo de su­per­ven­tas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - EL PERSONAJE . TRES DÉCADAS EN LO MÁS ALTO - TEX­TO: JA­VIER BE­CE­RRA

El mú­si­co no se ha re­sis­ti­do a la ten­ta­ción de ex­plo­tar el fi­lón”

La de Ser­gio Dal­ma es una his­to­ria po­co usual en la mú­si­ca na­cio­nal. Lo nor­mal en ca­sos co­mo el su­yo, el de un can­tan­te ro­mán­ti­co con cla­ra vo­ca­ción co­mer­cial, es sa­lir a la pa­les­tra, in­ten­tar triun­far, es­ti­rar lo más po­si­ble ese triun­fo y per­ma­ne­cer en el tiem­po sien­do un po­co una sombra de lo que se fue, aga­rra­do a los éxi­tos pre­té­ri­tos pe­ro sin igua­lar­los nun­ca más. El ci­clón de Ope­ra­ción Triun­fo de la dé­ca­da pa­sa­da lo puso real­men­te di­fí­cil. Cuan­do a los ayun­ta­mien­tos les sa­lían más ren­ta­ble los ar­tis­tas te­le­vi­si­vos de se­gun­do ni­vel que las vie­jas glo­rias, mu­chos vie­ron el oca­so. La cri­sis eco­nó­mi­ca y los re­cor­tes pu­sie­ron el res­to.

Pe­ro con Ser­gio Dal­ma ocu­rrió al­go muy di­fe­ren­te. A fi­na­les de la dé­ca­da pa­sa­da con­ta­ba, pe­se a to­do es­te pa­no­ra­ma, con una só­li­da ba­se de fans. Eso sí, sin los ni­ve­les de po­pu­la­ri­dad de los tiem­pos de Bai­lar pe­ga­do. To­do iba a cam­biar. En el año 2010 te­nía 45 años y po­co o na­da de aquel as­pec­to ju­ve­nil con el que con­quis­tó al pú­bli­co en los pri­me­ros no­ven­ta. En­ton­ces hi­zo una ju­ga­da maestra. Adop­tó el rol de ar­tis­ta ma­yor y fue di­rec­ta­men­te a la mú­si­ca que siem­pre le fas­ci­nó: el pop ita­liano. To­mó un re­per­to­rio clá­si­co, se alió con el pro­duc­tor Clau­dio Gui­det­ti (Eros Ra­maz­zot­ti, Laura Pau­si­ni, Ti­ziano Fe­rro) y se fue a Milán. Allí gra­bó Vía Dal­ma. Se edi­tó me­ses an­tes de la Na­vi­dad pen­san­do en las po­si­bi­li­da­des de éxi­to de esa mez­cla de nostalgia, po­pu­la­ri­dad y tar­get adul­to.

El re­sul­ta­do des­bor­dó to­das las pre­vi­sio­nes. «Aque­llo fue tre­men­do, na­die lo es­pe­ra­ba», de­cía el ar­tis­ta en una en­tre­vis­ta a La Voz en el 2016. En ple­na de­ba­cle de la in­dus­tria mu­si­cal, ce­rró el año con 100.000 co­pias ven­di­das en ape­nas tres me­ses. Fue el úni­co título español en lo­grar­lo en aquel 2010. Des­pués, las ven­tas lle­ga­rían a las 200.000 co­pias. Y se pa­só una lar­ga tem­po­ra­da dan­do con­cier­tos por to­da Es­pa­ña, con un ca­ché de es­tre­lla na­cio­nal. El ar­tis­ta ha­bía re­sur­gi­do a ni­vel ma­si­vo. La prue­ba es que, aún hoy en día, si al­guien pien­sa en Ser­gio Dal­ma la ima­gen que le vie­ne a la men­te es la del can­tan­te maduro con ca­nas y no la de aquel cha­va­lín con me­le­ni­lla de Esa chica es mía.

A Vía Dal­ma le si­guió al año si­guien­te el Vía Dal­ma II (2011), am­plian­do el re­per­to­rio de can­cio­nes. Y, aun­que lue­go vol­ve­ría a su carrera nor­mal con Ca­do­re 33 (2013) y Dal­ma (2015), el mú­si­co ca­ta­lán no se ha re­sis­ti­do a la ten­ta­ción de se­guir ex­plo­tan­do el fi­lón de las ver­sio­nes. Des­de ha­ce se­ma­nas en los ex­po­si­to­res de dis­cos de las tien­das ya se pue­de ver co­mo lu­ce Via Dal­ma III. La fór­mu­la es la mis­ma que en los dos vo­lú­me­nes an­te­rio­res. Re­pi­te pro­duc­tor. Re­pi­te es­tu­dio. Y re­pi­te la mi­ra­da al can­cio­ne­ro ita­liano de las úl­ti­mas dé­ca­das. Solo cam­bian los te­mas ele­gi­dos.

PA­SEO CO­NO­CI­DO

En Vía Dal­ma III se jun­tan un pu­ña­do de can­cio­nes mí­ti­cas, de esas que crean fin­tas nos­tál­gi­cas a otro tiem­po. Tres ejem­plos. Se­rá por­que te amo, aquel te­ma con el que irrum­pie­ron (y arra­sa­ron) Ric­chi e Po­ve­ri en los pri­me­ros ochen­ta. Es­te amor no se to­ca, de Gian­ni Be­lla pe­ro que la ma­yo­ría de la gen­te la re­cuer­da en la voz de Yu­ri con su ver­sión pi­ro­téc­ni­ca. O Vo­la­re (nel blu di­pin­to di blu), un te­ma uni­ver­sal que irrum­pe en ca­da fies­ta. La úl­ti­ma la re­suel­ve en mo­do croo­ner, a la se­gun­da le da un to­que de rock y la pri­me­ra se ve re­mo­za­da con un bar­niz sin­té­ti­co. En esas lec­tu­ras que­da re­fle­ja­da la in­ten­ción de un au­tor, que se apro­xi­ma a ellas con respeto, pe­ro con ga­nas de dar­le un se­llo per­so­nal. Su voz con grano se adap­ta per­fec­ta­men­te a los te­mas y los en­vuel­ve con un pre­ten­di­do to­que de ca­li­dez. Ello de­ri­va en una sen­sa­ción que ya ha­bía ge­ne­ra­do en las dos en­tre­ga an­te­rio­res: una suer­te de do­ble fa­mi­lia­ri­dad, la del re­per­to­rio y la del in­tér­pre­te.

De ese mo­do, sal­tan­do por otras pie­zas co­mo Ne­ce­si­to un ami­go (ver­sión de An­to­ne­llo Ven­dit­ti), Amo­res (To­to Cu­tugno) o Tro­ta­mun­dos (Ni­co­la Di Ba­ri), Dal­ma fir­ma el ter­cer ca­pí­tu­lo de una sa­ga que lla­ma a la puer­ta de Pa­pá Noel y los Re­yes Ma­gos. Se­gu­ra­men­te, ter­mi­ne con­ve­nien­te­men­te en­vuel­to con pa­pel de re­ga­lo. Es el su­ma y si­gue de una de las his­to­rias más ines­pe­ra­das de es­te lo­co mun­do del pop, re­gi­do ge­ne­ral­men­te por la dic­ta­du­ra de lo ju­ve­nil y ra­ra vez ocu­rren mi­la­gros có­mo el del ca­no­so Ser­gio Dal­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.