El ins­tin­to de la ma­na­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS - TEX­TO: MI­GUEL SAN­DE

Xi­na Ve­ga es una es­cri­to­ra que siem­pre in­ten­ta ir más allá, que no se aco­mo­da en un es­ti­lo más o me­nos con­ven­cio­nal y en ca­da una de sus no­ve­las bus­ca al­go más. Re­cor­de­mos Car­du­me, pre­mio Xe­rais; lue­go arries­gó con Dark Butterfly, tam­bién en Xe­rais, y aho­ra sa­le al mer­ca­do en cas­te­llano di­rec­ta­men­te con Na­die duer­me (Pe­pi­tas Edi­to­rial). Se aden­tra en el len­gua­je —ella y quie­nes lee­mos— co­mo quien se aven­tu­ra en la sel­va. No sa­bes exac­ta­men­te lo que vas a en­con­trar. Ese es —a mi jui­cio, na­tu­ral­men­te— su gran va­lor. De bue­na ga­na di­ría que Na­die duer­me es una no­ve­la es­pe­cial­men­te arries­ga­da y du­ra, lo ha­ría con la me­jor in­ten­ción, pe­ro ya sé a es­tas al­tu­ras que eso es tal vez lo peor que se pue­de de­cir de una no­ve­la pa­ra su pro­mo­ción. Hay mu­cho tra­ba­jo y es­fuer­zo de­trás de es­ta pro­pues­ta na­rra­ti­va de la es­cri­to­ra vi­gue­sa. Un va­ciar­se en me­nos de 100 pá­gi­nas. Hay du­re­za y des­am­pa­ro en la his­to­ria y en la pro­pia na­rra­ti­va. Esa ma­ne­ra tan su­ya de con­tar­lo. Hay que te­ner ta­len­to pa­ra que fun­cio­ne y atra­pe. Y una mi­ra­da su­til. Y fun­cio­na, en frag­men­tos, con una voz que na­rra, per­fec­ta. Lo poé­ti­co en­vol­vien­do lo sór­di­do de la no­che, de lo ín­ti­mo, de nues­tro in­te­rior frío. Una mujer que aca­ba de des­ga­jar­se con una cria­tu­ra. Esa ma­ter­ni­dad in­te­rrum­pi­da; esa car­ne aún hin­cha­da pa­ra el se­xo; qué di­go, pa­ra la fric­ción. Esa jo­ven, ese aman­te afri­cano en el des­am­pa­ro de la ma­dru­ga­da. Mo­te­les de ca­rre­te­ra. Sub­ya­ce el ins­tin­to de la ma­na­da. No­ve­la de res­pi­rar hon­do, a con­tra­co­rrien­te, que abre un mun­do ca­da vez que se lee.

NA­DIE DUER­ME AU­TO­RA XI­NA VE­GA EDI­TO­RIAL PE­PI­TAS 87 PÁ­GI­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.