El gran mi­la­gro de Dun­ker­que

El li­bro de Ant­hony McCar­ten que fun­da­men­ta el fil­me pro­ta­go­ni­za­do por Gary Old­man na­rra los di­fí­ci­les y de­ci­si­vos días que vi­vió el pri­mer mi­nis­tro Chur­chill en ma­yo de 1940

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CHURCHILL - TEX­TO: HÉC­TOR J. PORTO

Chur­chill ju­gó con la po­si­bi­li­dad de fir­mar un tra­ta­do de paz con Hitler

Aca­ba­ba de ac­ce­der al car­go de pri­mer mi­nis­tro co­mo con­se­cuen­cia de la desas­tro­sa si­tua­ción en que se ha­lla­ba la gue­rra, con los tanques na­zis avan­zan­do sin ti­tu­beos so­bre Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, ya afir­ma­dos so­bre las fron­te­ras de Ho­lan­da, Bél­gi­ca y Fran­cia. Era ma­yo de 1940. La de­li­ca­da po­si­ción del Ejér­ci­to bri­tá­ni­co des­pla­za­do en tie­rras ga­las ha­bía pro­vo­ca­do la re­nun­cia de Cham­ber­lain, des­au­to­ri­za­do por sus po­lí­ti­cas in­sis­ten­te­men­te di­ri­gi­das du­ran­te la dé­ca­da de 1930 a sen­tar las ba­ses de la paz con Ale­ma­nia (y aho­ra en una ri­dí­cu­la evi­den­cia). Él no es­ta­ba he­cho pa­ra el con­flic­to bé­li­co. Así lle­gó Chur­chill al po­der, im­po­nién­do­se al otro as­pi­ran­te, Ha­li­fax —tam­bién con­ven­ci­do de la ne­ce­si­dad de lo­grar la paz ca­si a cual­quier pre­cio—, y pe­se a sus desa­ti­nos mi­li­ta­res co­mo pri­mer lord del Al­mi­ran­taz­go du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial o en la re­cien­te cam­pa­ña de No­rue­ga, sus ex­ce­sos de per­so­na­li­dad y su preo­cu­pan­te que­ren­cia por la be­bi­da. Chur­chill ja­más acep­tó ne­go­ciar con dic­ta­do­res, e in­clu­so apos­tó abier­ta­men­te por la gue­rra si se tra­ta­ba de de­fen­der las li­ber­ta­des y la in­de­pen­den­cia de la na­ción bri­tá­ni­ca. Aho­ra, en el Nú­me­ro 10 de Dow­ning Street, vi­vía jor­na­das acia­gas: no so­lo es­ta­ba per­dien­do en el cam­po de ba­ta­lla sino que más de 300.000 sol­da­dos de los su­yos es­ta­ban que­dán­do­se atra­pa­dos en la lí­nea cos­te­ra ga­la. Los Paí­ses Ba­jos in­va­di­dos, la caí­da de Fran­cia en cier­nes... Y la Luft­waf­fe rei­na­ba en los cie­los. Los in­gle­ses in­ten­ta­ban pro­te­ger los puer­tos de Ca­lais y Dun­ker­que, pe­ro la ve­lo­ci­dad im­pre­vis­ta del avan­ce na­zi ame­na­za­ba la su­per­vi­ven­cia alia­da.

Em­pe­zó en­ton­ces a ma­ne­jar­se —con Ha­li­fax a la ca­be­za— la pro­pues­ta de son­dear a los ale­ma­nes pa­ra fir­mar un tra­ta­do de paz y sal­var los mue­bles. In­clu­so se tra­tó de que Mus­so­li­ni me­dia­ra an­te el Füh­rer. Chur­chill ju­gó con la po­si­bi­li­dad de ne­go­ciar un ar­mis­ti­cio, pe­ro so­lo pa­ra con­ten­tar a Ha­li­fax y sus par­ti­da­rios. En el fon­do, sa­bía que el pre­cio que ten­dría que pa­gar Gran Bre­ta­ña era inasu­mi­ble. Ape­nas de­ja­ba des­li­zar que si Ale­ma­nia ofre­cía un acuer­do ra­zo­na­ble es­ta­ría dis­pues­to a es­tu­diar­lo. La ren­di­ción bel­ga no ayu­dó a me­jo­rar la si­tua­ción de las tro­pas en sue­lo fran­cés, ca­da vez más des­am­pa­ra­das.

Con sus fa­mo­sos dis­cur­sos ape­lan­do al pa­trio­tis­mo, a la lu­cha has­ta el fi­nal, has­ta la úl­ti­ma go­ta de san­gre, Chur­chill di­sol­vió a sus crí­ti­cos co­mo un azu­ca­ri­llo, y lo­gró el res­pal­do de po­lí­ti­cos de muy di­fe­ren­te fi­lia­ción y del pue­blo de to­da con­di­ción.

Los puer­tos fran­ce­ses ha­bían si­do inu­ti­li­za­dos por la avia­ción na­zi. La eva­cua­ción era una ne­ce­si­dad ur­gen­tí­si­ma. Gra­cias a su crea­ti­vi­dad, Chur­chill ideó y pu­so en mar­cha un gi­gan­tes­co ope­ra­ti­vo que im­pli­có na­víos de la Ar­ma­da y cual­quier ti­po de em­bar­ca­ción pri­va­da (ve­le­ros, ya­tes de re­creo, lan­chas a mo­tor, bar­cos y bo­tes de pes­ca, sal­va­vi­das de tras­atlán­ti­cos, re­mol­ca­do­res, mer­can­tes, lo que fue­ra). De­bían cru­zar el Ca­nal de la Man­cha, arri­bar a las pla­yas, re­co­ger sol­da­dos y re­gre­sar a los mue­lles de Do­ver. Fue la lla­ma­da ope­ra­ción Di­na­mo —que re­crea el fil­me de Ch­ris­top­her No­lan

Dun­ker­que—. Pe­ro no to­do era pu­ra ins­pi­ra­ción en el mi­la­gro de Dun­ker­que. Pa­ra que to­do sa­lie­se ade­lan­te la de­fen­sa de Ca­lais hu­bo de man­te­ner­se has­ta lí­mi­tes sui­ci­das, con el sa­cri­fi­cio inevi­ta­ble de mi­les de sol­da­dos fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos, co­mo la he­roi­ca guar­ni­ción del bri­ga­dier Ni­chol­son. Tam­bién con­tri­bu­yó a la via­bi­li­dad de es­ta iné­di­ta tre­ta mi­li­tar —ca­si 340.000 eva­cua­dos con éxi­to— la ex­tra­ña inac­ción de Hitler, que evi­tó el bom­bar­deo ma­si­vo so­bre las du­nas y tan pe­cu­liar flo­ti­lla.

El es­cri­tor Ant­hony McCar­ten na­rra los di­fí­ci­les días que ci­men­ta­ron el mi­to de Chur­chill en su li­bro El ins­tan­te más os­cu­ro (edi­ta­do en cas­te­llano por Crí­ti­ca y que sus­ten­ta la pe­lí­cu­la ro­da­da por Joe Wright y pro­ta­go­ni­za­da por Gary Old­man), que re­cons­tru­ye la his­to­ria a tra­vés de la in­ves­ti­ga­ción de dia­rios, ac­tas, cartas, dis­cur­sos, tes­ti­mo­nios y do­cu­men­tos de la épo­ca.

Arri­ba, el pri­mer mi­nis­tro Chur­chill en su des­pa­cho del nú­me­ro 10 de Dow­ning Street, re­tra­ta­do por Ce­cil Bea­ton du­ran­te su ser­vi­cio pa­ra el Mi­nis­te­rio de In­for­ma­ción en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. A la iz­quier­da, Gary Old­man y Kris­tin Scott Thomas (co­mo Chur­chill y su es­po­sa Cle­men­ti­ne) en el fil­me «Dar­kest Hour». A la de­re­cha, por­ta­da del li­bro de Ant­hony McCar­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.