Por qué nos si­guen gus­tan­do tan­to los ti­pos ma­los

So­lo­way («Trans­pa­rent») se adue­ña de una ob­se­sión se­xual real y la con­vier­te en un ho­me­na­je vi­sual a la li­ber­tad fe­me­ni­na. ¿Es­tá el es­pec­ta­dor pre­pa­ra­do pa­ra al­go así?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - SERIES . «I LOVE DICK» - TEX­TO: MA­RÍA VIÑAS

Hay en pleno de­sier­to ame­ri­cano, al su­r­oes­te de Te­xas y a dos ho­ras de El Pa­so, un re­mo­to y pol­vo­rien­to lu­gar mal­tra­ta­do por el vien­to don­de los ca­ba­llos sal­va­jes y los oriun­dos ga­na­de­ros con­vi­ven a diario con elo­cuen­tes ar­tis­tas de van­guar­dia. Re­cón­di­ta y yer­ma, Ma­fra era has­ta fi­na­les de los ochen­ta una ciu­dad des­po­bla­da a la que la gen­te so­lo se acer­ca­ba pa­ra con­tem­plar los glo­bos de luz que aparecen y des­apa­re­cen en su cie­lo sin ex­pli­ca­ción al­gu­na. Y en­ton­ces lle­gó Do­nald Judd. Har­to de la agi­ta­da es­ce­na ar­tís­ti­ca neo­yor­ki­na, el es­cul­tor mi­ni­ma­lis­ta se ins­ta­ló entre cam­pos ru­bios, cac­tus y des­tar­ta­la­das ca­ra­va­nas pa­ra plan­tar, en me­dio de la más ab­so­lu­ta na­da, sus des­me­su­ra­das ins­ta­la­cio­nes. Po­co des­pués, se hi­zo con un an­ti­guo com­ple­jo mi­li­tar y pu­so en mar­cha su pro­pia fun­da­ción: ga­le­ría, es­pa­cio de crea­ción y es­cue­la. Ar­tis­tas de todo el mun­do arran­ca­ron en­ton­ces —invitados a leer, a es­cri­bir y a pen­sar— un peregrinaje en ma­sa que aún hoy en­gor­da el cen­so de ese lu­gar tan va­cío y lim­pio don­de su­ce­de, ahí y así mis­mo, I love Dick, la nue­va se­rie de la crea­do­ra de Trans­pa­rent, Jill So­llo­way: ocho pro­vo­ca­do­res y des­con­cer­tan­tes epi­so­dios, pro­ta­go­ni­za­dos por Kathryn Hahn, Grif­fin Dun­ne y Ke­vin Ba­con, ba­sa­dos en una trans­gre­so­ra no­ve­la ex­pe­ri­men­tal que re­co­ge la real ofus­ca­ción se­xual de una ca­ris­má­ti­ca y neu­ró­ti­ca mu­jer, y que pueden pa­sar por tu vi­da sin pe­na ni gloria o de­jar­te com­ple­ta­men­te ma­ra­vi­lla­do. No hay tér­mino me­dio.

I love Dick —a ve­ces his­to­ria, a ve­ces ex­pe­rien­cia vi­sual— es una fic­ción que jue­ga con un libro que jue­ga con la reali­dad, la que su pro­ta­go­nis­ta ase­gu­ra que vi­vió entre el 3 de di­ciem­bre de 1994 y sep­tiem­bre de 1995. Aque­lla gé­li­da noche de in­vierno, Ch­ris Kraus —39 años, di­rec­to­ra de cine ex­pe­ri­men­tal— y su ma­ri­do, Syl­vè­re Lo­trin­ger —56, pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio— dis­fru­ta­ban jun­to a su co­le­ga Dick —46, crí­ti­co cul­tu­ral—- de una agra­da­ble ve­la­da en un sus­hi bar de Pa­sa­de­na, cuan­do, avanzada la con­ver­sa­ción, Dick co­men­zó a sos­te­ner des­ca­ra­da­men­te la mi­ra­da de Ch­ris. Fue­ra ne­va­ba co­pio­sa­men­te y el ex­per­to en teo­ría pos­mo­der­na pro­pu­so ge­ne­ro­so al ma­tri­mo­nio pa­sar la noche en su ca­sa, en pleno de­sier­to de An­te­lo­pe Valley. In­sis­tió ella, al­go achis­pa­da, en lo ex­ci­tan­te de la pro­pues­ta, y la ma­dru­ga­da se des­ple­gó ebria entre flir­teos y po­si­bi­li­da­des que se que­da­ron en con­di­cio­nal. Na­da su­ce­dió, pe­ro todo su­ce­dió: la chi­ri­bi­ta en la pu­pi­la; Ch­ris, se­xual­men­te ex­ci­ta­da por pri­me­ra vez en sie­te años. Así arran­ca ese ma­ni­fies­to epis­to­lar ti­tu­la­do no sin po­ca in­ten­ción I love Dick, un pu­ña­do de car­na­les car­tas que tras su pu­bli­ca­ción en 1997 se con­vir­tie­ron en es­tan­dar­te fe­mi­nis­ta por cuan­to te­nían de na­rra­ción indiscreta, de ex­hi­bi­cio­nis­mo y voz al­za­da de mu­jer en con­tra­po­si­ción al so­me­ti­mien­to, al si­len­cio, a la mo­ji­ga­te­ría y a la con­ten­ción. So­lo­way dio con ellas y ex­por­tó al re­la­to au­dio­vi­sual la fór­mu­la es­co­gi­da por Kraus pa­ra con­tar­le al mun­do que tam­bién las mu­je­res tie­nen ca­len­to­nes y pueden (y de­ben) ha­blar de ellos, pe­lear por ellos has­ta en­friar­los. Que los lí­mi­tes son elás­ti­cos; que la eró­ti­ca a ve­ces es piel y a ve­ces, neu­ro­nas. Que una puede ser una se­ño­ri­ta gue­rre­ra y lis­ta, y caer ren­di­da por un au­tén­ti­co ca­pu­llo de pier­nas ar­quea­das, todo tes­tos­te­ro­na. Y que no hay na­da ma­lo en ello, en el im­pul­so, en el pla­cer, na­da que de­ba con­vo­car a la ver­güen­za ni al re­mor­di­mien­to si ade­más, co­mo aquí, el re­sul­ta­do es una voz pro­pia, si la fan­ta­sía aca­ba con­ver­ti­da en vía pa­ra ex­plo­rar en pro­fun­di­dad el de­seo y la crea­ción.

La adap­ta­ción de Ama­zon, con un ma­du­rí­si­mo Ke­vin Ba­con mar­can­do obli­cuos en la piel de Dick —que aquí, en lu­gar de ser crí­ti­co cul­tu­ral in­vo­ca al es­cul­tor pa­triar­ca de esa ári­da Mar­fa—, es des­ca­ra­da y es­pe­cial­men­te arries­ga­da tam­bién en su for­ma, en su pues­ta en es­ce­na, tan­to que la pla­ta­for­ma ha pre­fe­ri­do de­jar­la así.

Mu­cho me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.