Pe­lí­cu­las desas­tre: el pla­cer del cine ma­lo

A raíz del éxi­to del fil­me de Ja­mes Franco, pro­po­ne­mos un re­pa­so a al­gu­nos mo­men­tos cum­bre del ri­dícu­lo en pan­ta­lla gran­de

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CINE. ARRIBA EL TELÓN - TEX­TO: JO­SÉ LUIS LO­SA

Los me­jo­res bo­drios son los que van de se­rios y te ha­cen reír

He vis­to y dis­fru­ta­do con lo que Ja­mes Franco ha­ce en The Disaster Artist. En reali­dad, su re­cons­truc­ción del ro­da­je de The Room, con aque­lla pandilla de loo­sers ca­pi­ta­nea­dos por un tal Tom Wi­seau, gu­rú del Gu­ru­gú de lo que que­ría ser un psi­co­dra­ma a lo Ten­nes­see Wi­lliams y se con­vir­tió en bo­drio ce­le­bra­do entre car­ca­ja­das pri­me­ro crue­les y fi­nal­men­te sal­ví­fi­cas, es muy es­ti­ma­ble pe­ro no tie­ne na­da de ori­gi­nal. No de­ja de ser una re­vi­si­ta­ción de la mo­nu­men­tal Ed Wood, en la que Tim Bur­ton nos le­gó una me­mo­ra­ble na­ve de los freaks de la que nun­ca ol­vi­da­re­mos el sar­có­fa­go de Martin Lan­dau y el tra­ves­tis­mo con jer­sey de an­go­ri­na de Johny Depp.

No voy a abu­rrir­les ela­bo­ran­do un lis­ta­do de las que con­si­de­ro peo­res pe­lí­cu­las de los anales. Si con­sul­tan In­ter­net, ve­rán ahí un mon­tón de se­ries Z que ape­nas na­die ha vis­to, jun­to a al­gu­nas ex­cre­cen­cias del cine de su­per­hé­roes (en es­pe­cial, la Cat­wo­man que pro­ta­go­ni­zó Ha­lle Berry o el Bat­man & Ro­bin de Joel Schu­ma­cher que pro­ta­go­ni­zó Geor­ge Cloo­ney. Re­cuer­do las pro­yec­cio­nes de los ci­ta­dos fil­mes de Ha­lle Berry es­ti­lo leat­her-night y de un Cloo­ney co­mo mur­cié­la­go bas­tan­te ho­mo­eró­ti­co. Y eran puro so­por, una at­mós­fe­ra de muer­mo abru­ma­do­ra. Un an­ti­clí­max. Y no es eso, no es eso. Lo que realmente con­vier­te la mal­dad in­trín­se­ca de un fil­me en al­go su­bli­me, en una inol­vi­da­ble ca­tar­sis del to­ma­ta­zo, es ese mo­men­to en el cual una sa­la en­te­ra co­mien­za es­pon­tá­nea­men­te a reír­se de al­go muy so­lem­ne y em­pe­ri­fo­lla­do. Y cuan­do esas car­ca­ja­das van a más, se cre­cen con ca­da nue­vo des­pro­pó­si­to y es­ta­llan en una se­sión ca­na­lla pa­ra el re­cuer­do co­lec­ti­vo. Ahí es don­de se la­bran las le­yen­das de las cult-mo­vies más allá de las lá­gri­mas. Y del sen­ti­do del ri­dícu­lo.

En mi me­mo­ria per­vi­ven has­ta cua­tro de esos pla­ce­res me­ta­ci­ne­ma­to­grá­fi­cos, esos mo­men­tos que con­si­de­ras di­fí­cil­men­te re­pe­ti­bles. Pa­so a re­se­ñar­les con el res­pe­to me­re­ci­do los cua­tro, que en el si­glo XX la gen­te era bas­tan­te más se­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.