De có­mo de­jar el chu­pe­te y so­ñar en el in­ten­to

Cua­tro crea­ti­vos co­ru­ñe­ses crean una co­lec­ción de cuen­tos in­fan­ti­les pa­ra ayu­dar a los ni­ños, y a sus fa­mi­lias, en esas si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas que sal­pi­can sus pri­me­ros años de vi­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CUENTOS ILUSTRADOS . LIBROS TIERNOS COMO UN PELUCH - TEX­TO: MA­NUEL BLAN­CO

La pa­ter­ni­dad es co­mo la son­ri­sa, ca­da uno tie­ne la su­ya. Hay, no obs­tan­te, si­tua­cio­nes trans­ver­sa­les, co­mu­nes a to­dos los ho­ga­res, a ese in­cier­to via­je que su­po­ne criar un re­to­ño: cuán­do qui­tar­le el chu­pe­te al pe­que, cuán­do de­cir adiós a los pa­ña­les, có­mo ayu­dar­lo a ven­cer sus mie­dos... Las so­lu­cio­nes a es­tas con­tin­gen­cias co­ti­dia­nas son tan va­rio­pin­tas, tan des­pro­vis­tas de ma­gia en oca­sio­nes, que en Bu­lu­lú, una ori­gi­nal agen­cia de pu­bli­ci­dad de A Co­ru­ña, con­clu­ye­ron ha­ce al­go más de un año que era ne­ce­sa­rio to­mar car­tas en el asun­to. ¿Su so­lu­ción? Edi­fi­car una na­rra­ti­va cau­ti­va­do­ra pa­ra los ni­ños en for­ma de re­la­tos in­fan­ti­les al­re­de­dor de aque­llas si­tua­cio­nes. Un dis­cur­so que pu­die­ra ayu­dar ade­más a pa­pis y ma­mis a re­sol­ver­las. Fue así co­mo vie­ron la luz Wom­bo, Wom­ba y Wom­bi, Os Wombis, los pro­ta­go­nis­tas de una co­lec­ción de cuen­tos en ga­lle­go edi­ta­da por Ga­la­xia di­ri­gi­da a ni­ños de entre ce­ro y tres años cu­yo des­em­bar­co en

las li­bre­rías se hi­zo reali­dad du­ran­te las pa­sa­das Na­vi­da­des.

Co­mo ca­si to­das las gran­des ideas, el ori­gen de Os Wombis es un tan­to ca­sual. O quién sa­be si una con­se­cuen­cia ló­gi­ca del des­bor­dan­te ta­len­to de sus crea­do­res. Re­sul­ta que Ton Por­to y Ma­ría Jua­na­tey, dos de los crea­ti­vos de Bu­lu­lú, com­par­tían en su día a día vi­ven­cias sobre sus aven­tu­ras do­més­ti­cas con sus res­pec­ti­vas des­cen­den­cias. Él ha­bía si­do pa­dre de dos ni­ñas pri­me­ro, y ella ma­dre des­pués. El ca­so es que de aque­llas con­ver­sa­cio­nes co­ti­dia­nas en el tra­ba­jo sur­gió la idea de pa­rir un cuen­to sobre cuán­do qui­tar­le el chu­pe­te al ni­ño, un re­la­to que au­xi­lia­se a los pro­ge­ni­to­res en es­ta co­yun­tu­ra y que uni­fi­ca­se la gran va­rie­dad de his­to­rias que sur­gen al­re­de­dor de es­te re­to: que si lo ro­bó la ga­vio­ta, que si se lo lle­vó el vien­to...

Un ado­ra­ble mar­su­pial

A esas al­tu­ras de la pe­lí­cu­la, en el pro­yec­to tam­bién es­ta­ban in­mer­sos otros dos miem­bros del equi­po crea­ti­vo de Bu­lu­lú: Alba Pa­yo y Die­go Ou­bel. Ya te­nían la idea pa­ra el cuen­to, pe­ro les fal­ta­ba el pro­ta­go­nis­ta. Y bus­ca­ron uno le­jos, muy le­jos, ca­si un des­co­no­ci­do por las tie­rras de Breo­gán: los wom­bats, unos ado­ra­bles mar­su­pia­les que ha­bi­tan Aus­tra­lia y la is­la de Tas­ma­nia. La guin­da del pro­yec­to la iban a po­ner las ilus­tra­cio­nes de Irene San­juán, acua­re­las ori­gi­na­les y sor­pren­den­te­men­te vi­vas que fue­ron di­gi­ta­li­za­das pa­ra su im­pre­sión.

Con todo ello ba­jo el bra­zo, la ini­cia­ti­va to­mó for­ma en ma­yo pa­sa­do, cuan­do los crea­ti­vos de Bu­lu­lú co­no­cie­ron a Francisco Cas­tro, el di­rec­tor de la Edi­to­rial Ga­la­xia. A es­te le fas­ci­nó des­de el pri­mer mo­men­to la idea, pe­ro les pu­so a los cua­tro publicistas una con­di­ción: ne­ce­si­ta­ba tres cuen­tos, no uno so­lo. Y se pu­sie­ron ma­nos a la obra. En me­nos de un mes te­nían la ta­rea lis­ta. A Os Wombis e os chupetes, el re­la­to ori­gi­nal, se ha­bían uni­do

Os Wombis e os cuei­ros y Os Wombis e a es­cu­ri­da­de, una se­rie con­ce­bi­da pa­ra ali­men­tar el hi­po­cam­po, allí don­de los adul­tos es­con­den sus re­cuer­dos a lar­go pla­zo. Mo­men­tos má­gi­cos de la vi­da, co­mo la lec­tu­ra de un cuen­to a tu hij@.

En el pro­ce­so crea­ti­vo in­flu­ye­ron mu­chas de las in­quie­tu­des de los pro- fe­sio­na­les de la agen­cia. Co­mo el cui­da­do de la na­tu­ra­le­za, su ob­se­sión por pro­te­ger los ár­bo­les, un ar­gu­men­to que tru­fa uno de los li­bros de la co­lec­ción (¡aten­ción! ni ras­tro de spoi­ler). Por des­con­ta­do, tam­bién el tra­ba­jo de­li­ca­do de la ilus­tra­do­ra a la que en­co­men­da­ron la ta­rea de ma­te­ria­li­zar sus cria­tu­ras. «Irene —de­ta­lla Die­go Ou­bel— con­si­guió dar­le mu­chí­si­ma vi­da a los di­bu­jos».

La fla­man­te co­lec­ción de Ga­la­xia es­tá fir­ma­da por Emilia Re­bum­bio, el al­ter ego de Ton, Ma­ría, Alba y Die­go. «Cuan­do ha­bla­mos con la edi­to­rial del pro­yec­to —ex­pli­ca Por­to—, que­ría­mos po­ner nues­tros nom­bres, pe­ro al ser los cua­tro eso com­pli­ca­ba la ca­ta­lo­ga­ción y por eso lo des­car­ta­mos. Tam­bién re­nun­cia­mos al nom­bre de la em­pre­sa pa­ra que no re­sul­ta­se de­ma­sia­do frío o co­mer­cial. Nos su­gi­rie­ron que bus­cá­se­mos un seu­dó­ni­mo y así na­ció Emilia Re­bum­bio. Es un ho­me­na­je a la es­cri­to­ra Emilia Par­do Ba­zán, así se lla­ma la ca­lle don­de te­ne­mos nues­tras ofi­ci­nas, y un gui­ño a Bu­lu­lú por­que re­bum­bio es un si­nó­ni­mo de bu­lu­lú. Am­bas re­pre­sen­tan un po­co el al­bo­ro­to en ga­lle­go», ar­gu­men­ta.

Más que al­bo­ro­to, al­re­de­dor de Os Wombis hay mu­cha ilu­sión. La que des­ti­la el equi­po de crea­ti­vos. Y sue­ños. De­seos que enun­cian con la bo­ca pe­que­ña, co­mo si al ver­ba­li­zar­los co­rrie­sen el ries­go de que­brar­se por el ca­mino. «So­ña­mos con una se­rie de te­le­vi­sión por­que el au­dio­vi­sual es al­go que nos ti­ra mu­cho a to­dos, pe­ro eso son pa­la­bras ma­yo­res», ad­mi­te Ton Por­to. Por lo de pron­to, ya tie­nen ca­si ce­rra­da con Ga­la­xia la pu­bli­ca­ción de otros tres cuen­tos pa­ra el año que vie­ne, aun­que eso de­pen­de­rá fi­nal­men­te de la aco­gi­da del pú­bli­co. «Las pri­me­ras se­ña­les son muy po­si­ti­vas, pe­ro has­ta que se cum­pla un tri­mes­tre de la lle­ga­da a las li­bre­rías no ten­dre­mos da­tos con­cre­tos sobre las ven­tas». La edi­to­rial via­ja­rá an­tes a la Fe­ria del Libro In­fan­til de Bo­lo­nia, don­de pre­su­mi­ble­men­te se po­dría ce­rrar la ven­ta de de­re­chos pa­ra su tra­duc­ción a otros idio­mas. El cas­te­llano, a la vis­ta de las sen­sa­cio­nes que es­tán per­ci­bien­do los au­to­res, qui­zás sea el si­guien­te pa­so.

En Bu­lu­lú han en­car­ga­do in­clu­so un en­tra­ña­ble pe­lu­che pa­ra la pro­duc­ción in­dus­trial de mer­chan­di­sing, otro de sus ob­je­ti­vos a me­dio pla­zo si los Wombis si­guen re­ci­bien­do el abra­zo cá­li­do de las fa­mi­lias.

El sue­ño de los cua­tro au­to­res es ver a Os Wombis en la gran pan­ta­lla

FOTO: MARCOS MÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.