“An­ge­la Mer­kel es mi he­roí­na, los de­más es­cu­rren el bul­to”

A sus 65 años, el ac­tor re­co­no­ce que tie­ne mie­do a le­sio­nar­se en los ro­da­jes. Con­fie­sa que su­frió «bull­ying» cuan­do era ni­ño, y sin em­bar­go, años más tar­de se hi­zo ami­go del que lo ase­dia­ba

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CINE - TEX­TO: MARÍA ESTÉVEZ

Ten­go un do­ble que ha tra­ba­ja­do con­mi­go en 19 pe­lí­cu­las

Liam Nee­son se ini­ció ha­ce diez años co­mo hé­roe de las pe­lí­cu­las de ac­ción gra­cias al éxi­to de Venganza. A lo lar­go de es­ta dé­ca­da ha pro­ta­go­ni­za­do pro­duc­cio­nes co­mo

Sin es­ca­las o In­fierno blan­co, a las que hoy se su­ma El pa­sa­je­ro, su cuar­to tra­ba­jo con el di­rec­tor es­pa­ñol Jau­me Co­llet-Se­rra. Nee­son in­ter­pre­ta a Mi­chael McCau­ley, un ex­po­licía con­ver­ti­do en hom­bre de ne­go­cios. Du­ran­te el via­je en tren, de re­gre­so a ca­sa, una mu­jer, Ve­ra Far­mi­ga, le ofre­ce 100.000 dó­la­res por en­con­trar una per­so­na que via­ja con ellos, lo que en reali­dad es una cons­pi­ra­ción pa­ra iden­ti­fi­car a un tes­ti­go pro­te­gi­do del FBI. —¿Se ha con­ver­ti­do en un hé­roe co­ti­diano, de esos que no ne­ce­si­tan ca­pa ni su­per­po­de­res pa­ra en­fren­tar­se al mal? —Pa­ra mí, un hé­roe es al­guien que al­za la voz. Ad­mi­ro a esos hé­roes co­ti­dia­nos que se atre­ven a lu­char por los de­más sin más ar­mas que su va­len­tía y su in­ge­nio. Hoy en día, nues­tros lí­de­res se pa­san el bul­to sin sen­tir­se res­pon­sa­bles de sus ac­tos, ex­cep­to An­ge­la Mer­kel que es mi he­roí­na. Se echan la cul­pa unos a otros sin acep­tar su res­pon­sa­bi­li­dad, ya na­die de­fien­de a na­die y con­si­de­ro im­por­tan­te ha­cer­lo. En mis pe­lí­cu­las, mis per­so­na­jes son gen­te nor­mal que tienen la opor­tu­ni­dad de ha­cer al­go por otros, sal­var lo que es­tá en pe­li­gro. Te­ne­mos que mi­rar a nues­tro al­re­de­dor y con­tri­buir a qué sean oí­dos aque­llos que lo ne­ce­si­tan. —Vuelve a tra­ba­jar con el di­rec­tor Jau­me Co­llet-Se­rra, ¿es su rea­li­za­dor fa­vo­ri­to? —Me gus­ta su for­ma de tra­ba­jar, el rit­mo que da a sus his­to­rias y me gus­tan los guio­nes que me ofre­ce. —¿Esa con­fian­za le per­mi­te in­di­car­le cuán­do la es­ce­na de una pe­lí­cu­la es­tá por en­ci­ma de sus pro­pias po­si­bi­li­da­des? —Soy un ac­tor al que le gus­tan los re- tos. Creo que es im­por­tan­te arries­gar­se, es­pe­cial­men­te si eres jo­ven. En mi ca­so, a mis 65 años, ten­go en cuen­ta va­rios fac­to­res a la ho­ra de ro­dar esas se­cuen­cias por­que no quie­ro le­sio­nar­me. En to­do ca­so tra­to de man­te­ner­me en for­ma por­que me he con­ver­ti­do en un ac­tor de es­te tipo de pe­lí­cu­las pe­ro, la ver­dad, es que no me ob­se­siono con el te­ma. Soy dis­ci­pli­na­do, por­que mi cuer­po es mi factoría, mi me­dio de tra­ba­jo, y ne­ce­si­to man­te­ner­lo ra­zo­na­ble­men­te en for­ma. —¿Có­mo se rue­dan las es­ce­nas de lu­cha?

—Son un re­to. En El pa­sa­je­ro te­nía­mos un ma­ra­vi­llo­so es­pa­cio don­de en­sa­yar y pre­pa­rar esas se­cuen­cias. Mi do­ble ha tra­ba­ja­do con­mi­go en 19 pe­lí­cu­las y nos co­no­ce­mos bien, nos en­ten­de­mos. La co­reo­gra­fía de una pe­lea en un es­pa­cio pe­que­ño co­mo un tren exi­ge mu­cha pre­pa­ra­ción. De­di­cá­ba­mos mu­chas ho­ras a en­sa­yar, pe­ro lo ha­cía­mos sa­bien­do que du­ran­te el ro­da­je de­bía pa­re­cer que era la pri­me­ra vez que pe­leá­ba­mos. Ese es real­men­te el se­cre­to de las es­ce­nas de ac­ción. —Us­ted in­ter­pre­ta hé­roes en la ficción, pe­ro en la vi­da real es uno de los prin­ci­pa­les lu­cha­do­res, den­tro de la es­ce­na pú­bli­ca, con­tra el «bull­ying». —Hay mu­chos co­le­gios que se sien­ten in­sul­ta­dos cuan­do les di­ces que en sus au­las ocu­rren ca­sos de bull­ying y, la ver­dad, en to­dos los cen­tros edu­ca­ti­vos, ya sean de ni­ños o ni­ñas, su­ce­den es­te tipo de abu­sos en al­gún mo­men­to. Co­mo pa­dres de­be­mos cues­tio­nar a nues­tros hi­jos, ave­ri­guar la ver­dad y es­tar aten­tos si des­cu­bri­mos un cam­bio en el ca­rác­ter en ellos. Siem­pre hay que ir a las cau­sas pa­ra sa­ber qué es­tá ocu­rrien­do y el por­qué. Yo su­frí

bull­ying de ni­ño y lue­go, a los 16 años, me hi­ce ami­go del que me ase­dia­ba. Des­cu­brí que, du­ran­te ese tiem­po, sus pa­dres le mal­tra­ta­ban. El cha­val aca­bó pa­gán­do­lo con­mi­go en el co­le­gio. Es­tá cla­ro que siem­pre hay que ir al ori­gen pa­ra en­ten­der por qué ocu­rre el bull­ying.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.