con el “Lo mío vino fue un amor a pri­me­ra vis­ta”

Es li­cen­cia­da en De­re­cho y nun­ca ha­bía te­ni­do con­tac­to con la vi­ti­cul­tu­ra, pe­ro al­go en su in­te­rior es­pe­ra­ba el mo­men­to opor­tuno pa­ra ma­ni­fes­tar­se so­bre lo que aho­ra ocu­pa su vi­da: el mun­do del vino. «No te­nía ni idea de es­te tra­ba­jo —ex­pli­ca Ma­ría Luisa—

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - El Personaje - TEX­TO J. M. ORRIOLS MA­RÍA LUISA CUE­VAS

No­se can­sa de re­pe­tir que ser vi­ti­cul­tor o bo­de­gue­ro tie­ne mu­cho de ar­te y de ma­gia, «por­que ha­ce fal­ta pa­sión, emo­ti­vi­dad, crea­ti­vi­dad, sa­bi­du­ría, pa­cien­cia y ca­ri­ño».

—¿Por eso di­ce que lo su­yo fue un amor a pri­me­ra vis­ta?

—To­tal­men­te. Cuan­do al­guien co­mien­za un pro­yec­to de la en­ver­ga­du­ra de Fe­rra­tus sin pa­sión, se que­da en el ca­mino. Yo me enamo­ré y aquí lle­vo ya 14 años con la ilu­sión del pri­mer día. Es muy bo­ni­to to­do es­to y no re­ga­teas tiem­po y es­fuer­zo pa­ra lo­grar lo que bus­cas. En el año 1997 tra­ba­ja­ba co­mo li­cen­cia­da en de­re­cho en Madrid y de­ci­dí cam­biar mi vi­da por com­ple­to. Así que me vi­ne a Aran­da a ejer­cer de ma­dre y a es­tu­diar el mun­do del vino, que me per­mi­tió ob­te­ner va­rios más­te­res en es­te cam­po. Con la ayu­da de nues­tro pa­dre, Pe­dro Cue­vas, mi her­mano En­ri­que y yo nos pu­si­mos ma­nos a la obra pa­ra cum­plir el sue­ño de nues­tro pro­ge­ni­tor. El mis­mo nom­bre, Fe­rra­tus, es tam­bién un ho­me­na­je a él y a su la­bor em­pre­sa­rial, que siem­pre es­tu­vo li­ga­da al sec­tor del hie­rro en Cas­ti­lla y León.

—Las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas, las in­quie­tu­des de la ven­di­mia, la in­cer­ti­dum­bre de la crian­za, el in­mo­vi­li­za­do du­ran­te tan­tos años... ¿pe­ro va­le real­men­te la pe­na?

—Por na­da ha­ría una co­sa di­fe­ren­te. Mis com­pa­ñe­ros bo­de­gue­ros o vi­ti­cul­to­res (y apro­ve­cho pa­ra de­cir que ten­go mu­chos ami­gos en Ga­li­cia) me en­ten­de­rán per­fec­ta­men­te. No se sa­be por qué, pe­ro es­to en­gan­cha. To­do es cier­to. Las in­quie­tu­des son cons­tan­tes to­do el año, las an­gus­tias te­rri­bles y en la épo­ca de ven­di­mia el tiem­po es una ob­se­sión que no te deja vi­vir. Te le­van­tas por la ma­ña­na y lo pri­me­ro que ha­ces es mi­rar que pa­sa fue­ra y ob­ser­var el cie­lo, por­que si hay al­go in­con­tro­la­ble es el cli­ma. Hay que con­se­guir que la na­tu­ra­le­za te de lo me­jor que tie­ne, pe­ro to­dos los años son di­fe­ren­tes. Co­mo me de­cía siem­pre mi ami­go Ar­ca­dio, «las ven­di­mias no son to­dos los días, y me­nos mal». Pe­ro tam­bién te da mu­chas ale­grías y sa­tis­fac­cio­nes y eso lo com­pen­sa to­do, has­ta la par­te más du­ra des­de el pun­to de vis­ta em­pre­sa­rial, que es la ven­ta. Es muy di­fí­cil el mer­ca­do, di­ría in­clu­so que cruel, por­que la com­pe­ti­ti­vi­dad que nos he­mos crea­do nos es­tá amar­gan­do la vi­da a to­dos. Pe­ro, tam­bién sé que eso es inevi­ta­ble.

—Es­ta mis­ma se­ma­na re­ci­bía en Madrid el Dia­man­te al me­jor vino y a la me­jor bo­de­gue­ra, en el pal­ma­rés Vino y Mu­jer, ¿y di­ce que no le gus­ta pre­sen­tar­se a pre­mios?

—No, no me gus­ta, pe­ro es­te es un ca­so muy es­pe­cial y el pre­mio me ha he­cho mu­cha ilu­sión, por­que lo dan mu­je­res y en él se va­lo­ra, fun­da­men­tal­men­te, el pa­pel que jue­ga la mu­jer en la bo­de­ga, que es de­ter­mi­nan­te pa­ra con­se­guir un vino di­fe­ren­te. Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que los gus­tos en­tre hom­bres y mu­je­res son dis­tin­tos y las sen­si­bi­li­da­des tam­bién.

—Ha­bla­mos de tin­tos, pe­ro Ma­ría Luisa se de­cla­ra una fan de los blan­cos ¿tie­ne en men­te al­gún pro­yec­to en es­te cam­po ?

—Por aho­ra no, pe­ro nun­ca se sa­be. Yo soy una mu­jer de tin­tos con al­ma de blan­cos, por­que me fas­ci­nan. No es fá­cil, por­que es­tos te­rre­nos no son los me­jo­res pa­ra esos vi­nos, pe­ro yo ya hi­ce, y con éxi­to, al­gu­nos ex­pe­ri­men­tos. Lo que sí ela­bo­ra­mos es ro­sa­do, muy po­cas bo­te­llas, por­que el ob­je­ti­vo fun­da­men­tal es agra­dar a mi pa­dre.

—Y tres tin­tos en Fe­rra­tus.

—Sí, to­dos mo­no­va­rie­ta­les de Tem­pra­ni­llo, con di­fe­ren­tes ela­bo­ra­cio­nes y crian­zas y to­dos tam­bién muy bien pun­tua­dos en las guías in­ter­na­cio­na­les. Fe­rra­tus A0, que es el jo­ven de la sa­ga, rea­li­za la fer­men­ta­ción ma­lo­lác­ti­ca ma­yo­ri­ta­ria­men­te en barricas de ro­ble fran­cés y ame­ri­cano.

Fe­rra­tus es el bu­que in­sig­nia de la bo­de­ga. Cria­do en ba­rri­ca, pre­sen­ta un her­mo­so co­lor in­ten­so. Al ser­vir­lo en la co­pa caen len­ta­men­te lar­gas lá­gri­mas de gli­ce­ri­na, que ha­blan de la al­ta ca­li­dad del vino. En la ca­ta se des­cu­bren aro­mas de fru­ta ro­ja y ne­gra y, re­me­mo­ran­do nues­tra in­fan­cia, de ca­ra­me­lo de vio­le­ta. La ma­de­ra, siem­pre su­til, apor­ta no­tas de ta­ba­co, cho­co­la­te y le con­fie­re una gran com­ple­ji­dad.

Y, por úl­ti­mo, te­ne­mos el Fe­rra­tus Sen­sa­cio­nes, un cal­do ela­bo­ra­do so­la­men­te con uvas de las ce­pas del pa­go de San­ta Cruz de La Ho­rra, que por su an­ti­güe­dad le dan una enor­me per­so­na­li­dad. Es­te vino tie­ne 15 me­ses de crian­za en ro­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.